Entrada destacada

La Batalla inédita de Viriato en Arroba de los Montes ( Montes de Toledo )

Huida de Viriato de Arsa(Campillo-Zalamea) a Carpetania(Arroba de los Montes)   Viriato pasaba los inviernos en la Carpetania, ya q...

jueves, 28 de noviembre de 2013

Leyenda del Angel de la Puerta de Bisagra

La "Puerta de la Sagra" fue reconstruida por Alonso de Covarrubias durante los reinados de Carlos V y Felipe II. Es uno de los monumentos más característicos de Toledo y que más impresiona al que llega por primera vez a la ciudad. Pulsa en "leer más" para conocer una curiosa leyenda sobre esta puerta.

En el patio que encierra la monumental puerta renacentista que da salida a la ciudad al territorio denominado "La Sagra", y hacia el camino a Madrid, encontramos una hornacina con la estatua del primer obispo de la ciudad, San Eugenio y sobre esta, una lápida con los versos que el rey Godo [[Wamba]] ordenó esculpir en las puertas de la ciudad. Por debajo, otra lápida en latín en la que se afirma que fue Felipe II el que mandó destruir las inscripciones árabes puestas en las puertas, restableciendo las inscripciones godas dedicadas a los santos patronos.

La estatua de [[Carlos V]], bajo cuyo reinado se levantó esta puerta, preside el centro del patio.

La puerta, diseñada por [[Alonso de Covarrubias]] en el siglo XVI, sustituyó a una de origen musulmán anterior. Las obras debieron terminar hacia 1576 bajo la dirección de Nicolás Vergara el Mozo. Este espacio fue utilizado durante muchos años para controlar las entradas y salidas de personas y animales, para el cobro de impuestos sobre manufacturas y alimentos y para actividades festivas, protocolarias y militares, pues fue (y es) el principal acceso a la ciudad.

Hasta el año 1934 no se iniciaron las obras para abrir dos entradas laterales en la muralla y evitar así el continuo paso de tráfico rodado por la puerta del siglo XVI.
Cuenta la leyenda

Que un triste día, la terrible peste quiso entrar en la ciudad, pero el ángel guardián situado en lo alto del acceso principal la detuvo con su espada. "Tengo permiso de Dios para matar a siete", dijo la peste y el ángel la dejó entrar...

En aquella peste murieron siete mil toledanos.

Cuando la peste abandonaba la ciudad por la misma puerta, el ángel le reprochó: "Me dijiste que sólo matarías a siete y has matado a siete mil", a lo que la peste respondió:

"Yo sólo maté a siete, a los otros los mató el terror".

Fotografía de la Puerta de Bisagra a comienzos del siglo XX por eduardoasb

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...