sábado, 4 de enero de 2014

Las Cuevas de Olihuelas o de Higares

El Castillo de Higares.—La ermita.
El Castillo de Higares.—La ermita.
Olihuelas es un paraje y sitio arqueológico situado en el término de Olías del Rey en la provincia de Toledo, España.

En las excavaciones efectuadas se han encontrado restos de presencia humana en el paleolítico superior, así como un asentamiento romano al que se atribuye la primera explotación de las canteras de piedra blanca que se encuentran cerca de allí.

Lo más destacable de la zona son sus cuevas (tres en total), que han sido objeto de diversos estudios y de incursiones de espeleólogos. Durante el siglo XIX se especuló con la posibilidad de que las cuevas hubieran sido el lugar de enterramiento de los primeros cristianos de la ciudad de Toledo, de la que distan sólo 6 kilómetros, si bien dicha tesis no ha podido ser confirmada.

"Cerca de Toledo se levanto una montaña donde el arte de la nigromancia tuvo su origen" poema epico aleman de 1250, titulado Biterolf und dietleib. 

Después de más de dos años de busqueda ya estan georeferenciadas para TERRACACHING, LAS CUEVAS DE OLIHUELA o DE HIGARES.

"He vistos en las toledanas CUEVAS DE HIGARES a un gnomo de mirada perversa, aunque no diabolica, decrépito y agil a su tiempo, vistiendo burdo sayal con capucha" 

Comienzo dandole un cierto toque literario a mi expedición a las llamada CUEVA DE OLIHUELAS o DE HIGARES, que bien me podía haber encontrado a uno de estos gnomos a los que tradicionalmente se asocia con la custodia y salvaguardia de tesoros fabulosos, en este caso un TERRACACHE, como los que insistentemente se relacionan este tipo de cuevas, sin que duden en disfrazarse de cualquier cosa con tal de conseguir su objetivo, se les suele identificar con monjes sobrenaturales. Pero, no iba preparado para adentrarme en estas cavernas. 

Llevaba tiempo, incluso años, intentando georeferencias las famosas CUEVAS DE HIGARES que los toledanos conocían por primera vez a través del HERALDO DE MADRID el 02 de Noviembre de 1892: 

"¿LAS CATACUMBAS DE TOLEDO? 

Nuestro corresponsal en Toledo nos comunica que a unos diez kilometros de esta capital se han descubierto unas cuevas en la Dehesa de Olihuelas, propiedad del Duque de Veragua. 

Estas cuevas estan situadas en el vertice de un cerro, presentando al exterior unas aberturas semicirculares, de un metro de altura aproximadamente, por 1,50 de latitud, que dan acceso a una especie de rotonda, de la que parten en dirección N, E y O una inextricables serie de galerias, abiertas a pico sobre piedra caliza, y cuya altura varia entre dos y tres metros. 
Los pilarotes que sostienen la techumbre afectan de forma de paralelepipedos, y son de un grueso extraordinario..." 

La fantasía popular dice que los subterráneos fabulosos de Toledo se comunican entre sí y van a dar, unos al río, y otros, mucho más lejos, a otras cuevas o subterráneos a varios kilómetros de la ciudad. Una de esas cuevas, por lo menos, es real y auténtica. 

Ya había esta por estos andurriales hacia bastantes meses, pero me fue imposible encontrar las bocas de entrada, supongo por que los arbustos me lo impedian. Como es una finca particular, es muy difícil visitar y encontrar estas cuevas, que además cada día se ven más cegadas por derrumbes. 

Tras escribir este hilo visione de nuevo las ortofotos de SIGPAC para encontrar alguna evidencia que me señalaran el lugar exacto de las cuevas, pero había buen numero de cerros que podian ser la entrada a las cavernas. Sin embargo, al visionarlo con el GOOGLE EARTH, que tiene ortofotos de la zona de este mismo año, encontre evidencias de las entradas y derrumbamientos que habia sufrido a lo largo de la historia, una imagenes tomadas en una epoca del año que posibilitaba el visionado de estos detalles. 

"Este es el bostan (paraiso) de Xenan Alward en España de la provincia de Toledo: dicen que en este lugar esta la caverna (de los siete durmientes) y el arraquim (piedra escrita) que el Alcoran conmemora; y asi se refiere en el arraquim. Dicese tambien que Toledo es la ciudad del rey Daciano... Y todavia refieren algunos que Toledo es la ciudad del Daciano, prefecto de la gente de la caverna. 

Dicese que no lejos de ella hay un sitio llamado Xenan alwarda, donde estan los cuerpos de la gente de la caverna, que permanecen incorruptos hasta el presente; pero Dios sabe la verdad. Y aun mas dicen algunos autores que asi esta escrito en el arraquim." Diccionario Geografico de Yacut, en la edicion alemana de 1866, de Ferdinand Wilstenfeld. 

También hay quien lo relaciona con el CERRO VAELMORIALE, que es donde Carlomagno lucho con el gigante Bremunt por el amor de Galiana, le venció y le arrebató la espara magica Durendart, según un poema épico aleman de Karl Meinet. 

Y que junto a la cueva se educó el amado mago VERGIL DE TOLEDO, autor de un importante libro sobre recetas mágicas.

Es curioso que según las cronicas del siglo XIX una de las galerias derivaba en una principal que los labriegos del país llamaban ALTAR DE MAHOMA, porque formaba un alto escalon que recordaba el aspecto de un altar. ÁLCORAN = CORÁN, libro de la vida de Mahoma. 

Respecto a lo de LOS 7 DURMIENTES (que no los 7 ENANITOS aunque sería el lugar más adecuado para ellos) me recuerda a la fábula de Efeso (esa que cuenta Voltaire), pero supongo que se refierena al capitulo o sura octava del Corán llamado LA CAVERNA (versión arabe de los martires cristianos del siglo III). Según la leyenda, en esta caverna fueron encerrados siete jóvenes cristianos por orden del emperador romano Decio, en el año 250 de nuestra era. Los jóvenes se quedaron dormidos; permanecieron así durante doscientos años y despertaron ¡para morir de inmediato! Según el Corán, los Siete Durmientes serán los anunciadores del Juicio Final. Logicamente no es mi intención llegar a las cuevas y desencadernar el Fin del Mundo 

Invocar a los Siete Durmientes era una práctica muy habitual en la Europa medieval y aún sigue vigente en algunos países musulmanes. En los países germánicos se recurría a ellos para vencer el insomnio, para calmar a los niños inquietos, para bajar la fiebre y para aliviar el dolor. En la actualidad es en Turquía donde los Siete Durmientes tienen una mayor presencia en la vida cotidiana. En Estambul, por ejemplo, se hace recitar a los niños sus nombres -Yemliha, Sazenus, Mekselina, Debernus, Meslina, Mernus y Kefetatyus- para que se queden dormidos. Entre el siglo XVI y la caída del Imperio Otomano, la marina de guerra del Sultanato estaba dedicada a los Siete Durmientes. Sus nombres se escribían en la popa de los navíos para protegerlos de los naufragios, sobre todo si iban a navegar por el Mar Negro. También se grababa sus nombres en las espadas, para que no se rompieran, y en las casas, para protegerlas del fuego y del mal de ojo. El nombre del perro de los muchachos, Qitmîr, (porque eran siete durmientes y el perro o lebrel) se escribía en las cartas para garantizar que llegaran a su destino. El can es invocado, por su parte, en Afganistán para eludir los ataques de perros rabiosos. 

En concreto, en la finca Higares -oDehesa de Olihuelas-, en el margen derecho del río Tajo y a unos seis kilómetros de una las ciudades más bellas del mundo, como esToledo, existen un conjunto de cuevas artificiales compuestas por salas y amplias galerías. 

Son tres cuevas que, según el autor Juan Moraleda y Esteban, en un artículo de 1892, son conocidas comoLa Carrera de Caballo, La Cocinilla y La Cantera Vieja.

Los labradores del lugar llamaban a una especie de altar rupestre, que hay en el interior de una de las galerías, el Altar de Mahoma, con lo que nos volvemos a encontrar con la costumbre de catalogar como de "tiempo de moros" a todo aquel lugar del cual se desconoce su verdadero origen. 

Para Juan Moraleda bien pudieron ser las catacumbas toledanas al estilo de las de la propiaRoma, Nápoles o Siracusa y este "altar" el que usaran los cristianos toledanos del Toledo romano, pero para otro autor contemporáneo del citado, El Vizconde de Palazuelos, fueron, simplemente, unas canteras que surtieron de piedra para la construcción de la Catedral de Toledo, pues aporta el dato del archivo de la propia catedral, donde a un tal Alvar Gómez se le denomina "aparejador de las canteras de Olihuelas". En la actualidad, ésta parece ser la opinión más extendida, pues se consideran canteras de época romana. 

Algunos autores actuales, como Juan Ignacio Cuesta, comparando éstas con otras, como la"De los moros" de Pastrana, creen que pueden ser de época carpetana, pero no existen grabados, ni ningún otro elemento que constituyan una prueba clara al respecto.

En un estudio arqueológico realizado en aquel paraje, se ha constatado presencia humana durante el Paleolítico Superior.

Las cuevas están totalmente abandonadas y poco a poco las entradas a las mismas van desapareciendo, con lo que parece, si no se interviene antes, que están abocadas a un paulatino derrumbamiento, como así ha ocurrido con muchas de sus galerías a lo largo de los siglos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...