miércoles, 7 de enero de 2015

Los gancheros del Tajo

La madera ha sido un recurso económico fundamental de la comarca del Alto Tajo desde tiempos ancestrales, debido a la gran cantidad de bosques que aquí hay. De la madera han surgido varios oficios que han ocupado a las personas de los pueblos de la zona: el resineo, el carboneo y la maderada. De estos tres, el de la maderada es el más representativo de ellos.

Un ganchero era una persona dedicada a un oficio desaparecido que consistía en el transporte de troncos demadera (maderadas) flotando aguas abajo por el río Tajo


Las expediciones comenzaban en el curso alto del río, donde se cortaban árboles que tuviesen unas dimensiones mínimas, y concluían en Aranjuez



Los gancheros transportaban elevadas cantidades de troncos sueltos, a diferencia de los nabateros, que ataban los troncos para formar almadías

Al frente de la ganchería se encontraba el «maestro de río», quien dirigía a todo el grupo de gancheros, compuesto fundamentalmente por tres compañías: la delantera, la de en medio y la zaga. 

Todos ellos llevaban como única herramienta un bichero. La pericia del ganchero y su conocimiento del río eran de vital importancia para entregar la mercancía en su destino sin percances.

Los empresarios o comerciante de esta clase de industria, compraban pinares, y durante el invierno dedicaban una porción de jornaleros a la corta de dichos árboles; después los labraban, y para principios de abril la embarcaban, conduciéndola en carros, cuya operación era costosísima por la composición de caminos, y porque la corta solía verificarse en un terreno escabroso, abriendo carriles a fuerza de peones.

Despues de que la madera estubiera en el río, se retiraban los jornaleros, y los dueños de ella se la entregaban a los madereros. 

La conducción salía muy cara por la mucha gente que empleaba, ... y además por el muchol tiempo que se tardaba en llegar al desembarcadero; pero esto dependía de la mucha o poco agua que llevara el río, en sus pasos malos o en los contratiempos que solían acontecer en el viaje; pero desde los pinares de Cuenca y de Guadalajara hasta Aranjuez tardaban de cuatro a cinco meses.

En el río Tajo se estuvo acarreando madera mediante este modo durante cinco siglos, hasta la irrupción del transporte por carretera ya entrado el siglo XX.

Los gancheros transportaban los árboles, principalmente pinos, talados en los bosques del Alto Tajo a través de los ríos Tajo y Guadiela hasta las fábricas establecidas en Aranjuez, Toledo, e incluso Talavera de la Reina.

 El oficio de la ganchería perduró hasta avanzados los años 40, tras el inicio de la construcción de las presas de Entrepeñas y de Buendía, que dificultaban la bajada de la madera, y cuando el transporte por camión comenzó a ser más rentable que por el río.

La forma de vida de los Gancheros inspiró a José Luis Sampedro para escribir El río que nos lleva en 1961, que narra la última maderada desde el Alto Tajo hasta Aranjuez, a través de un minucioso estudio topográfico de los lugares por los que discurre el recorrido, en plena época de postguerra.

Fuente: http://rutadelosgancheros.com/
http://parquenaturalaltotajo.blogspot.com.es/2009/07/los-gancheros-pericia-esfuerzo-y-valor.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...