lunes, 25 de mayo de 2015

Todo se ha perdido, menos el honor.

(Francisco I de Francia)

El origen de la frase todo se ha perdido, menos el honor, se remonta al siglo XVI, cuando Carlos V gobernaba el Imperio Español y su gran enemigo era el rey de Francia, Francisco I. 

Y en este contexto llegó la noticia a Toledo, a la sazón capital del imperio, de que en Pavía, posesión entonces española en el Milanesado, las tropas de Antonio de Leyva estaba sitiadas por un considerable contingente de soldados al mando de los cuales estaba el propio rey de Francia.

Salió en ayuda de los sitiados el marqués de Pescara junto con soldados de los archiconocidos tercios. El francés, conociendo su llegada, intentó sobornar a los españoles con 200.000 escudos pero el jefe español respondió a los mensajeros que había enviado Francisco I:

Decid al rey que si dineros tiene, que se los guarde, que yo sé que los habrá menester para su rescate.
La batalla fue dura y reñida, pero un error del rey francés puso la balanza del lado imperial. Cargó él mismo al frente de sus caballeros contra las tropas españolas impidiendo así que su propia artillería siguiera trabajando.

 Aquello fue la perdición de los franceses ya que las tropas españolas aprovecharon para romper las líneas del enemigo y arrollarlo, juntándose las tropas sitiadas con las que habían llegado en su auxilio. 

El mismísimo rey de Francia, Francisco I, fue tomado prisionero por tres soldados españoles cuyos nombres eran Urbieta, Pita y Dávila, un vasco, un granadino y un gallego.

Poco después Francisco I escribía una carta a su madre, María Luisa de Saboya, y en ella decía la famosa frase: 
Todo se ha perdido, menos el honor.
 http://www.curistoria.com/2015/05/todo-se-ha-perdido-menos-el-honor.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...