martes, 11 de agosto de 2015

¿Vascos una atalaya? misteriosa ciudad.

Los musulmanes fortifican Talabira  la embellecen y llenan de habitantes, habitantes éstos que venidos de África se adaptan unos mas que otros, pues en Talabira conviven diferentes culturas y algunos clanes guerreros no son partidarios de estas mezclas y de someterse, menos. 

Grandes participantes en la conquista son los Bereberes, que si entran como hordas de guerreros valientes y casi indestructibles, también son un pueblo que prefiere su independencia y vida apartada para sus familias, las élites de gobierno la forman principalmente árabes, diferentes en costumbres, mas tolerantes con las de los demás, pero nada dispuestos a ser dirigidos en ningún caso por los Bereberes. 

Lo que hace buscar a éstos asentamientos separados, y cercanos pues están al servicio del gobierno de Córdoba. 

Y esto podría ser la base de varias de las teorías para encontrar la razón de la fundación de Vascos, ciudad musulmana, en el término de Navalmoralejo, y para la que su fundación parece un misterio, pero en las que todas ellas a mi entender confluyen y si las juntamos podrían formar una sola, dando a esta ciudad toda la importancia que parece tenía. 

Una de esas teorías dice que la situación fue la causa de su construcción en un lugar privilegiado en el margen del río Uso, afluente del Tajo y dominando desde su altura, el lugar donde se produce un vado de fácil paso, lo que podría ser para su control, no olvidemos que estamos en la zona fronteriza de Al-Andalús con los politeistas, como conocían los musulmanes a los cristianos, por su adoración a santos y a los tres dioses en uno, desde esta ciudad con su enclave, sorprendente en altura, podría dar aviso a Talabira de un nuevo ataque e impedir el paso del río. 

Otro motivo que se baraja para su construcción es el aprovechamiento de las minas de metales en los montes de Toledo, siendo una ciudad dedicada a la extracción y tratamiento de los mismos, unos dicen piedras preciosas, otros sólo hierro que abastecía a Córdoba, como fuere, herramientas para éste uso se han encontrado. Hay una versión en la que todas las demás pueden confluir sin tener que dejar de ser ciertas ninguna de ellas, es haber creado la ciudad para los Bereberes. 

Coinciden en su deseo de vivir apartados pero siempre alertas de las llamadas de Córdoba y defensa de Talabira en este caso, que controlando la posibilidad de acercarse a ella por el oeste, tendrían en un primer ataque, no dejando pasar el vado y anticipando las defensas, por otro lado se dedicaban al pastoreo y la agricultura, siendo una cultura que nos ha aportado mucho en este aspecto, regadío, cultivo de terrazas, etc. 

Vascos tiene un lugar excelente para ello, les proporcionaría la independencia deseada, y ser gobernados prácticamente por ellos mismos, haciendo uso de esta condición, se cree que en ocasiones hacían incursiones a poblados enemigos, para abastecerse de mujeres, ganado y esclavos, a la vez que desgastaban las ciudades fronterizas del otro lado. En cuanto a la labor minera, pues la ciudad tenía un tamaño importante para su supuesto único uso, por lo que podría haber prosperado gracias a esto. 

El nombre, puede hacer referencia al distrito, ya que Talabira tenía tres, uno de ellos era Basak, lo que podría haber generado en el nombre de la ciudad, conjeturas podemos hacer, pero estas versiones, parecen ser adecuadas para una ciudad algo misteriosa que en esto también aporta firmeza a la teoría pues el pueblo Bereber, y sus clanes, el afincado en esta zona sería el de Nafza, no tenía tradición escrita, lo que hace muy difícil averiguar sus movimientos y modos de vida. Sea cual sea el origen de su fundación visitarla y tener un momento para imaginarla en su máximo apogeo con sus murallas, alcazaba, templos, y todos los edificios que el islam ponía en sus ciudades, os hará pasar un día especial, y a los amantes del paisaje, las vistas son espectaculares y ahora en primavera con la gama de colores que nos proporciona esta estación maravillosa, un placer para los sentidos.

Además de Vascos y su muy posible uso defensivo para Talabira, existían unas torres de vigilancia repartidas alrededor de la ciudad, con el fin de dar aviso en el caso de movimientos cristianos en avance hacia la ciudad, estas estaban localizadas en El Casar, Mejorada, Cervera de los Montes y Segurilla, sobre la última existe una leyenda que dependiendo de la parte que la contase, imagino, ponía la creencia religiosa en la mujer, pero que el término y desarrollo es el mismo. 

Se cuenta que un valiente caballero castellano afincado en Ávila y casado con una bella doncella, vivía sus días entre su amor a la guerra y a su amante esposa, cuando un día de romería a las que su creyente esposa acudía, estando él guerreando, la preciosa devota fue raptada por los moros que en ese día andaban de correrías por la zona, la belleza de la raptada era tal que alertó a sus raptores de la buena recompensa que podrían sacarle si se la entregaban al walí de Talabira, lo que hicieron, quedando éste prendado desde el principio y haciéndola su esposa, en esto.

Navalucillos que así se llamaba el ultrajado, llega a casa con ferviente deseo de encontrar a la esposa, cuando recibe la noticia, sin pensarlo reclama ayuda a los caballeros abulenses, dictándoles órdenes de permanecer escondidos en los alrededores de la Atalaya de Segurilla, a espera de su llamada con el sonido de aviso, mientras el se adentra en Talabira con unos haces de mies en la espalda, cuando llega a la altura de la alcazaba, la hermosa doble esposa lo reconoce y sin saber que hacer, lo ayuda a acceder a sus aposentos, pero en ese momento el walí acude a su encuentro, escondiendo a Navalucillos en lugar cercano en el que pudo escuchar las cuitas amorosas del walí y su esposa, que al parecer no mostraba mucho ultraje, mas quizá todo lo contrario, buen o mal amante el walí, lo cierto es que la esposa arrobada de placer, vendió al castellano, no por baja suma, ofreciéndosele a éste la forma de morir, por todo lo sufrido y observado, considerado el wali, Navalucillos pide ser quemado en el lugar mas alto y alejado de la ciudad.

 La casualidad hace que éste lugar elegido sea el alto frente a la atalaya donde tiene apostados a los abulenses, así cuando iba llegando toda la comitiva, de musulmanes a presenciar el espectáculo, Navalucillos hizo la señal a sus guerreros emboscados, que prendieron al gobernador y quemaron, atacando Talabira y dando la misma suerte a la placentera esposa ultrajada.

Fuente: http://generaciontalavera.blogspot.com.es/2014/03/vascos-una-atalaya-misteriosa-ciudad.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...