viernes, 7 de agosto de 2015

Wamba, el rey burlado

El mismo día del fallecimiento de Recesvinto, es elegido nuevo rey por los altos dignatarios Wamba (un noble que debía tener una edad avanzada). 

Los primero que debe hacer Wamba es organizar una nueva expedición contra los vascones que asolan la Rioja. 

En plena campaña contra los vascones conoce la rebelión de la nobleza narbonense (Sur de Francia). 

Decide dividir su ejército (no olvidemos que los ejércitos están formados por la nobleza y sus clientelas políticas) y envía una parte de él (al mando de un alto dignatario visigodo llamado Paulo) para sofocar la revuelta. Paulo, tan pronto aleja su ejército del rey se rebela con el apoyo de parte de la nobleza de la Tarraconense (actual Cataluña) y se proclama rey de los visigodos. Para Wamba fue una suerte que Paulo no obtuviera el apoyo de ninguna región más del reino.

El rey actuó con celeridad. Después de una rápida y victoriosa campaña contra los vascones, marcha sobre Cataluña con su ejército, sofoca fácilmente la rebelión de Paulo tomando Barcelona y Gerona. Tras esto, pasó a la Narbonense donde acabó también con los rebeldes. Pese a tan fulgurante éxito, Wamba se dio perfecta cuenta de los escasos lazos que unen la monarquía y la nobleza (sobre todo la de territorios periféricos). Las noblezas locales desean una autonomía sobre el poder central. Para paliar esta situación, Wamba promulgó leyesque obligan a colaborar a la nobleza e Iglesia con el rey en momentos de crisis (léase rebeliones) so pena de pagar pesadas multas o, incluso, confiscación de bienes.

El fin del reinado de Wamba es de lo más peculiar. En 680, sintiéndose el rey enfermo de muerte decide hacer confesión, es ordenado sacerdote (lo que le incapacitaría para ocupar el trono) e ingresa en un monasterio.

La nobleza elige al comes (conde) Ervigio (traicionero sobrino del Rey Wamba) como sucesor. Pasados unos meses, en 681, Wamba parece haber recuperado la salud y exige su restitución en el trono. Ervigio se niega a ceder el trono y ordena que Wamba siga recluido en el monasterio. Tras esta rocambolesca historia parece que se esconde una conjura de la alta nobleza y en la que tuvo un papel destacado el arzobispo de Toledo. 

Wamba pudo recibir un veneno que le produciría un grave estado de enfermedad. El rey, viéndose moribundo permitió ser ordenado sacerdote por el mismo arzobispo de Toledo, con lo que perdió el trono. Una vez ingresado en el monasterio y a salvo de sus envenenadores, recobró la salud pero no el trono, aunque viviría los años suficientes para seguir conspirando contra Ervigio.

http://www.wamba.org/epocavisigoda.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...