lunes, 16 de noviembre de 2015

Dolmen de San Martín de Montalbán. (Toledo)

Un dolmen, que en bretón quiere decir ‘mesa grande de piedra’, es una construcción megalítica consistente por lo general en varias losas (ortostatos) hincadas en la tierra en posición vertical y una losa de cubierta apoyada sobre ellas en posición horizontal. 

El conjunto conforma una cámara y está rodeado en muchos casos por un montón de tierra de sujeción o piedras que cubren en parte las losas verticales, formando una colina artificial túmulo, distinguible como marca funeraria.

Estas estructuras fueron construidas durante el Neolítico final y el Calcolítico y se dan en Europa Occidental, sobre todo en la franja atlántica, donde se cuentan por miles. Su función atribuida suele ser la de sepulcro colectivo, pero también se cree que puede ser una forma de reclamar un territorio y reforzar la identidad grupal, dada la poca identidad de los poblados neolíticos en tránsito a los calcolíticos y que prepara las ciudades de época del bronce.

Los modelos sencillos de dólmenes consisten en dos o más piedras verticales y encima una horizontal, ejercicio de destreza constructiva monumental sin par. Generalmente se acompaña de otras piedras en los alrededores de grandes dimensiones.



Muy cerca, como se puede ver en la primera foto, del Castillo de Montalbán en San Martín de Montalbán (Toledo), está este grupo de piedras que a pesar de su aspecto de abandono dan sensación de ser los restos de un dolmen. No me consta que este documentado como tal. 

Si hubiese un vórtice en este amontonamiento de piedras, una vez más la radiestesia podría ser muy útil a la arqueología para ubicar un nuevo dolmen.





Efectivamente se detecta un vórtice de 13500 UB en dextrógiro en esas piedras, creo que se trata de un dolmen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...