sábado, 21 de noviembre de 2015

Los Arnalte: linaje preponderante en la villa de Ocaña (Toledo)

La nobleza de Ocaña, desde tiempos bajomedievales, se asentó al amparo de dos formaciones nobiliarias. Estas parcialidades eran conocidas como la de los Romanes y la de los Amaltes 15. A la segunda facción perteneció el linaje de D. Hernán Núñez Arnalte ló. El historiador local D. Benito de Láriz, de mediados del siglo XIX, dice de nuestro personaje:

Anteriormente, un descendiente de este linaje -el patricio ocañense del siglo XVIII D. Tomás Ignacio de Ribera Buitrago y Amalte- encargado de contestar el cuestionario planteado por Tomás López, a la hora de apuntar la nobleza natural de la villa dice que entre los Amaltes más reconocidos se encontró D. Femán Núñez "que sirvió a la Reina Doña Isabel, siendo Infanta ... " .

Poco sabemos de la ascendencia de D. Hemán. Gracias a un manuscrito del siglo XVI sabemos que se le tenía por descendiente de Alonso Arnalte, que vivió en tiempos del rey don Alonso Xl, de quien fue hijo D. Fernán Alfonso, que vivió en tiempos de Pedro el Cruel 19 (Figura 1).

Aunque Núñez Amalte, al comienzo de su testamento, refleja su naturaleza en la villa toledana de Ocaña al momento del otorgamiento era vec ino de la ciudad de Ávila. Allí, en esta ciudad, contraerá matrimonio con María Dá- vila. Ésta pertenecía a una distinguida familia abulense 20. Los Dávila eran cortesanos de D. Juan 11 de Castilla, lo cual nos viene muy bien para lanzar la hipótesis Fig. 1. Armas de Hernán Núfiez Amalte 22 . " 11 ' d d . que st;na a I on e se conocIera el matrimonio.

Como hemos demostrado, Isabel aún siendo Infanta, escogió a Hernán Núñez por tesorero, momento desde el que no se separará de ella. Podríamos suponer que el primer contacto de Arnalte con la ciudad de Ávila " fue en la primera visita de 5 de julio de 1468. El matrimonio se afincó en Ávila, donde la esposa gozaba de casas y posesiones.

Las casas principales de los Dávila se hallaban en la plaza de la catedral, la que actualmeute se conoce como Torreón de Velada. Desde Á vila firmaría Arnalte infinidad de documentos, adquiriendo nuevas fincas y posesiones, en las que le acompaña el apelativo de "tesorero y secretario" de los reyes.

 Igualmente los Núñez Dávila realizarían muchas e importantes obras y fundaciones, las que han inmortalizado sus nombres como así 10 son la fundación del convento de clarisas denominado de Las Gordillas, y el propio Monasterio de Santo Tomás, de la Orden de Predicadores.

En el testamento se nos habla de un sobrino de D. Hernán Núñez Arnalte, llamado Alfonso Núñez hijo del mencionado Gó- mez Núñez Arnalte, hermano de nuestro protagonista. Se nos habla de una hermana que hubo, llamada Catalina, de la que se dice era beata de la Tercera Regla, a la cual nombra por albacea D. Igualmente, se habla de una hija natural del mismo nombre" a la que deja cantidad de maravedís para que tomase estado. A la citada hermana Catalina la corresponsabiliza de ejecutar en todo el Codicilo.

Fr. Jesús Santos Montes, O. P.
Académico correspondiente
http://realacademiatoledo.es/wp-content/uploads/2014/02/files_anales_0044_01.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...