viernes, 11 de noviembre de 2016

Base histórica de la Leyenda de La Puerta del Sol y los "Niños Hermosos"

 La Puerta del Sol y los "Niños Hermosos"

Dos variantes tiene este relato, según se le aplique a la bella construcción mudéjar de la Puerta del Sol, o al callejón del barrio de San Justo que aún denominamos de los Niños Hermosos. 

Según el primero de ellos, un alguacil mayor de Toledo, señor de la villa hoy despoblada de Yegros, junto a la villa de Mora, consiguió los favores de dos toledanas, una de noble linaje y otra plebeya, prometiéndose con ambas en matrimonio. 

Descubrieron las dos el engaño de que habían sido víctimas y, en lugar de reñir entre ambas -lo que parece que hubiera sido la reacción natural- se pusieron de acuerdo para exponer su engaño al propio rey. Visitó al poco tiempo Fernando IU el Santo a la ciudad de Toledo y su paso por las calles engalanadas y colmadas de público, fue interrumpido al arrojarse a sus pies una de las ofendidas, reclamando justicia y exponiendo su caso. 

Reclamó el rey inmediatamente la presencia del culpable; el cual, rápidamente, prometió enmendar su falta mediante el matrimonio con la ofendida (1). Parecía así arreglado el caso; pero con gran sorpresa del mal caballero, surgió inmediatamente la segunda víctima, alegando lo mismo que la primera. 

Furioso el rey ante la doble afrenta, ordenó hacer justicia que, como era de esperar en la época, consistió en decapitar al burlador. Como recuerdo de ello se señala el relieve colocado sobre el arco de la Puerta del Sol, en el que unas figuras con largo ropaje parecen sustentar el borde de una bandeja, en la que una cabeza cortada recuerda la expeditiva justicia del Rey Sanio (2). La segunda versión tiene un final análogo, aunque la causa de la ejecución varía. 

Relata que el burlador fue efectivamente señor de Yegros, pero su abuso se intentó sin lograr consumarse, consistiendo en secuestrar a dos niños muy bellos, hijos de una noble dama cuyo esposo se hallaba ausente temporalmente de Toledo: amenazando a su madre con hacerlos matar si no accedía a sus libidinosos deseos. 

Llegado providencialmente a Toledo por entonces el santo rey castellano, le expuso el atropello de que era víctima la atribulada madre, ordenando inmediatamente la ejecución del culpable. 

http://realacademiatoledo.es/wp-content/uploads/2014/02/files_anales_0019_05.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...