lunes, 19 de diciembre de 2016

Como los Mozárabes hicieron probanza de su nobleza ante las cancillerias


COMO LOS MOZÁRABES HAN HECHO PROBANZA DE SU NOBLEZA ANTE LAS CANCILLERÍAS

La Real Cancillería de Granada, a mediados del siglo XVII reconoció en documento público, la calidad de noble de una familia mozárabe toledana, por el hecho de ser mozárabe. Y el historiador toledano, archivero de la Catedral, Gonzálvez Ruiz, acaba de detectar en una Crónica del Canciller de Castilla, López de Ayala, escrita poco antes del 1400 una referencia explícita a los mozárabes de Toledo como «fijosdalgo», trabajo que está adicionado a las Actas del 1 Congreso Internacional de Estudios Mozárabes.

En la revista "Crónica Mozárabe" n°. 6 de enero de 1982, el M. I. Sr. D. Balbino Gómez-Chacón y Díaz-Alejo, publicó un magnífico artículo sobre una familia mozárabe del siglo XVII, se trataba de los López de la Cruz Ahedo, genealogía perfectamente válida, de uno de los hijos, el Dr. D. Sebastián.

En el año 1703 al fallecer D. Diego de Nájera capellán de la Real Capilla de Reyes Nuevos, quedó esta capellanía vacante, siendo provisto y presentado por el rey Felipe V, el citado Dr. D. Sebastián para ocuparla. Con el nombramiento el Dr. Sebastián que era cura propio de las iglesias parroquiales de los dos Carabancheles, Calificador del Santo Oficio y examinador sinodal del Arzobispado de Toledo, dio su carta de poder ante Francisco Chico, escribano del número y del Ayuntamiento del lugar de Carabanchel de Abajo, jurisdicción de la villa de Madrid, el día 28 de diciembre de 1703 "para que la Rl. Cap. pueda hacerla información de su linaje y limpieza de sangre".

La Real Capilla el día 15 de enero de 1704 nombra a D. Agustín de Larrea, uno de sus capellanes, para que haga dicha información según los Estatutos y ante Notario o Escribano público y testigos, facilitándole las preguntas del interrogatorio, por las cuales se debían de examinar a los testigos, eran generalmente ocho las preguntas.

Aceptado el nombramiento con los requisitos exigidos, el Comisario nombra para que le acompañe a Francisco Costero, Notario Apostólico y Agente de la Real Capilla, jurando ambos hacerlo fielmente y guardar el secreto de todo lo actuado.

Empieza la información este mismo día en Toledo, saliendo el Comisario de su casa en compañía del Notario y fueron a la morada del primer testigo, D. Juan Antonio de Zárate, Caballero de Santiago, secretario del Santo Oficio de la Inquisición y Regidor de Toledo y, previo juramento, declaró ser natural de Orduña, en el señorío de Vizcaya y vecino de Toledo desde el año 1669, siendo de 54 años.

Declara que conoce de vista, trato y comunicación al Dr. D. Sebastián, que sabe que es natural de esta ciudad, que está bautizado en la parroquia mozárabe de Santa Justa y que ha sido cura en los Carabancheles, junto a la villa de Madrid y, le conoce desde que él vino a Toledo.

Que trató muchos años hasta que fallecieron a sus padres, que se llamaban Sebastián López de la Cruz Ahedo secretario de Secuestro de la Santa Inquisición de Toledo, y a Dª. Isabel López de Contreras y Castellano, enterrada en Santa Justa, matrimonio legítimo, casados y velados según lo manda la santa Iglesia; que vivían en la calle que baja al Santo Cristo de la Luz y, que entre otros hijos, procrearon al dicho Sebastián. A otra de las preguntas respondió que no conoció a los abuelos maternos que se llamaban Luis López de Contreras y Dª. María Castellanos, naturales y vecinos de Toledo.

Sigue declarando que tanto el pretendiente, sus padres y abuelos por ambas líneas a los que a unos trató y comunicó y a los que no conoció, pero por haberlo oído decir y visto en los papeles y otros instrumentos, que son y han sido por todas sus líneas y apellidos, cristianos viejos, limpios de limpia sangre y generación, sin raza, mácula, ni descendencia de judíos, moros, herejes, ni de otra secta reprobada, ni conversos, que ninguno de ellos ha sido preso castigado, ni penitenciado en público, ni en secreto por el Santo Oficio de la Inquisición, ni otro tribunal de juez eclesiástico ni secular, etc.

Sabe que el pretendiente es Calificador del Santo Oficio y que para ello se le hicieron pruebas, que el padre fue Secretario del Secuestro del Santo Oficio y haciéndoles pruebas a él y a su esposa por el oficio del marido; que D. Luis López de la Cruz Ahedo hermano entero del pretendiente, se le hicieron pruebas para oficial del Santo Oficio y que en la actualidad es Secretario del Secreto; que Dª. Isabel y Dª. Catalina López de la Cruz Ahedo hermanas del pretendiente, también se le hicieron pruebas para entrar en el Colegio de Doncellas de Toledo; que D. Felipe otro de los hermanos es Secretario de S. Majestad en la Embajada de Roma y es Caballero de Santiago, y que para ello se le hicieron pruebas.

Declarando por último que sabe que el pretendiente es "clérigo presbítero, de ejemplar vida y loables costumbres y que le parece muy a propósito para vivir en comunidad de eclesiásticos graves y doctos como lo es la de la Real Capilla de los señores Reyes Nuevos de esta ciudad".

El segundo testigo es D. Antonio de las Infantas, de 65 años, Caballero de Santiago, natural de Córdoba y residente en Toledo durante 53 años.

Declara prácticamente lo mismo que el anterior y que los conoció viviendo en la calle Jardines y después se pasaron a vivir a la bajada de la ermita del Cristo de la Luz, y lo sabe porque él vivió contiguo a ellas en la calle Jardines, y sabe que el padre murió en compañía del pretendiente en los Carabancheles.

De los abuelos paternos confirma lo dicho y que vivían enfrente de la parroquia de Santa Justa, y de los maternos a los que no conoció, pero que sabe de ellos por diversas personas, como fueron su suegro Marcos Pérez Cruzado, Jurado de Toledo, que falleció a los 61 años y hacia 23; Cristóbal de Chaves, Alcalde que fue de las cárceles secretas de la Inquisición.

D. José de Yepes, Regidor de Toledo, de 51 años, declara que son "feligreses mozárabe de Santa Justa, que aunque vivían en sus casas en la colación de San Nicolás, los padres del pretendiente fueron parroquianos mozárabes de Santa Justa".

D. Eugenio de Herrera, de 75 años, declara que conoció al pretendiente y a sus padres y abuelos maternos que vivían "a donde llaman el peso del carbón" en la parroquia de Santo Tomé (plaza de Valdecaleros) y lo sabe "por que siendo de poca edad iba a sus casas de los susodichos a los entretenimientos que suelen tener los muchachos", añade que D. Manuel López de la Cruz Ahedo otro de los hermanos, es del Consejo Real de Hacienda y Gobernador de Llerena, Caballero de Santiago, y que una de las hermanas está casada con D. Simón López de Umara, Caballero de Santiago y oficial de la Secretaría de Guerra.

D. Juan de Villarroel, clérigo presbítero, cura propio de la parroquia mozárabe de San Marcos, Comisario del Santo Oficio y Capellán Mayor de la Capilla Mozárabe, de 70 años. Declara conocer a toda la familia y a la abuela paterna viviendo enfrente de la iglesia de Santa Justa, donde estuvo en la cama impedida durante muchos años, cuidándola con gran caridad su hijo, el padre del pretendiente, hasta que falleció. Que confirma todos los actos positivos declarados por los testigos anteriores.

Otros testigos declarantes fueron:

El Maestro Gregorio del Castillo, cura propio de la iglesia mozárabe de Santa Justa, capellán de S. Majestad en la Real Capilla de la Reina Dª. Catalina, natural de la villa de Provencio (Cuenca), declara como los anteriores, y amplía su declaración diciendo que fray Juan de la Cruz, de la Orden de San Francisco, que fue primo hermano del padre del pretendiente y, que fue obispo de Trebento, que fue consagrado en Roma donde falleció antes de tomar posesión del obispado, fue colegial de San Pedro y San Pablo en Alcalá de Henares; que sabe por haberlo oído decir a María de San Francisco, beata de la misma orden, que le dijo al obispo al tiempo de despedirse que no tomaría posesión del obispado y que así fue, después murió la beata en opinión de santa.

Francisco de la Cruz Maestro, Jurado de la ciudad, de 75 años. Tomás de Herrera, presbítero beneficiado de la iglesia mozárabe de Santa Justa, natural de Toledo, de 64 años. Luis Laso de la Vega, Regidor de Toledo, natural de Toledo, de 70 años. José de la Torre y Uceda, Caballero de Santiago, Regidor de Toledo, de 63 años. Gaspar Ignacio Zorilla de Loaisa, natural de Toledo de 72 años, hijo de Francisco Zorrilla, Jurado de Toledo, que, nació en 1593 y falleció en 1661; nieto de Pedro de Loaisa, Regidor de Toledo, que nació en 1567 y falleció en 1657. Alonso José Fernández de Madrid, Caballero de Santiago, del Consejo de S. Majestad en la Contaduría de Cuentas y Regidor de Toledo, natural de Toledo de 53 años. Todas las declaraciones de estos testigos son coincidentes y se realizaron en sus casas.

Se continuaron con una serie de testigos para tomarles sus declaraciones "in voce" y para ello el Sr. Comisario en compañía del Notario fueron por las calles y plazas públicas de Toledo y en ellas examinaron a los siguientes testigos:

Pedro Moreno, Licenciado, racionero de la catedral. Sebastián Sánchez, Licenciado, capellán de la Reina Dª. Catalina y Comisario del Santo Oficio. Cristóbal Ramírez de Perales, Escribano del número de Toledo. Gregorio Serrano. Alfonso Martín de Almagro, Contador del Ayuntamiento de Toledo. Manuel Ruiz y Machaca, Escribano. Bernardino Beizana, caballerizo de S. Majestad y Regidor de Toledo. Tomás Melgar, Notario de la Audiencia Arzobispal. Alonso Díaz de Arellano, familiar del Santo Oficio. Gregorio López, Procurador del Número.

Todos declaran lo ya referido, unos por propio conocimiento y otros porque lo habían oído a otras personas de crédito, dando con estas declaraciones finalizada la información el día 18 de enero de 1704, al día siguiente se vieron las pruebas por la Real capilla en Cabildo siendo aprobadas "nemine discrepante".

Tomó posesión el día 1 de febrero de 1704, falleció en Toledo el 18 de marzo de 1707 está enterrado en su parroquia mozárabe de Santas Justa y Rufina.

PARTIDA DE BAUTISMO

Diligencia. D. Gregorio del Castillo, cura propio de la iglesia parroquial mozárabe de Santas Justa y Rufina y capellán de S. Majestad en la real Capilla de la reina Dª. Catalina, al solicitarle la partida de Bautismo del pretendiente, entró en su casa contigua a la iglesia y sacó un libro mediano empergaminado, bien tratado y encima del pergamino tiene un rótulo que dice "Baptismos de la parroquial Muzarabe de Stas. Justa y Rufina de esta ciudad de Toledo desde el año de 1600", el cual está escrito hasta el folio 97 y, la primera partida empieza el lunes 21 de febrero de 1600, al folio 53 está escrita la partida siguiente. "Sábado ocho días del mes de noviembre de mil seiscientos cincuenta y tres. Yo, el licenciado Francisco de Mesa, cura propio de esta parroquia mozárabe de Santa Justa y Rufina, Baptice a Sebastián, hixo del Jurado Sebastián López de la Cruz Ahedo de Dª. Isabel de Contreras su muxer, parroquianos mozárabes de esta iglesia, fueron sus padrinos Sebastián de Contreras, familiar del Santo Oficio y Dª. María de Paredes su muxer, advertiles el parentesco Spiritual; siendo testigos el Ldo. Diego de Escobar y Bernardo López de Contreras y Mathias Gómez, vecinos de Toledo". Ldo. Francisco de Mesa.

Es importante destacar que todos los testigos presentan como acto positivo de limpieza de sangre el ser mozárabe y descender de familia mozárabe.

http://www.architoledo.org/Parroquias/SantasJustayRufina/Losmozarabes.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...