sábado, 14 de enero de 2017

7 Curiosidades que no sabías de las calles de Toledo

El patrimonio cultural y artístico de Toledo hace que la ciudad sea uno de los centros turísticos más importantes de España. 

El visitante cuando viene a la capital suele frecuentar los monumentos más significativos, disfrutar de nuestra gastronomía, etc.

Muchas otras veces, si cuenta con el tiempo suficiente, opta por perderse por sus sinuosas calles. Sea como sea el visitante y el propio toledano se encuentran en ellas detalles que pueden pasar desapercibidos (o no) y de los que se suele desconocer su significado.

Toledo Time Capsule ha realizado una lista con las 7 curiosidades de nuestras calles que harán que entiendas el fantástico patrimonio del que disponemos y que no te puedes perder.

Cruces clavadas en la pared. En Toledo hay más de una y generalmente significa que detrás del muro donde se encuentra la cruz se sitúa el altar mayor de un templo o convento. 



Antiguamente se avisaba para que el transeúnte guardara el debido respeto a su paso. Actualmente está práctica no se realiza, pero es muy interesante reconocer que así se hacía.

Convento de las Capuchinas (aljibes). Si pasas por este fantástico convento te llamará la atención en una de sus fachadas dos ventanitas cuadradas. 

Ambas son la entrada a dos aljibeso cisternas. Estas ventanas fueron ideadas por las religiosas del convento con la intención que los toledanos les brindaran su limosna en forma de agua. 

Otra curiosidad es que una de las ventanas era para recoger agua potable y el otro de agua salobre.

Guarda ejes. Cuando pasees por las calles de Toledo te llamará la atención unos rebajes que hay en las fachadas de los edificios. En la calle Aljibillos encontraras un ejemplo.

Se trata de cortes realizados en los edificios para evitar el roce de los ejes de las ruedas de los carros. La razón era porque la anchura de las calles y callejones dificultaba el paso de los carruajes. 

Con el fin de ampliar las zonas accesibles, se decidió realizar estos rebajes a una altura aproximada entre los 60 y los 80 centímetros desde el suelo en edificios situados en vías estrechas o en giros.

Guardacantones. Son potentes sillares exentos o casi exentos colocados a línea con la fachada para proteger las esquinas de los edificios del roce de los carros. 

(La fotografía pertenece al guardacantón del Palacio del Canónigo Obrero, en la Plaza de Abdón, 7, esquina con la calle del Cristo de la Calavera).

Iniciales y dibujos de universitarios. Los alumnos de la Universidad de Santa Catalina tenían por costumbre celebrar su fin de carrera con una fiesta de toros. 

Con la sangre de estos animales, grasas y otros ingredientes dejaban su impronta en las fachadas de los edificios. (Estas iniciales se encuentran en la Puerta del Cambrón).

“Esta calle es de Toledo”. En la ciudad hay varias placas con esta inscripción. Estos letreros son el resultado unos juicios e indican que las calles eran públicas. 

De esta manera se evitaba que las calles fueran ocupadas nuevas viviendas. 

(Esta placa en concreto se encuentra en el callejón entre el Palacio de Lorenzana y la iglesia de San Vicente, Círculo de Arte).

Bolas que rematan las esquinas de las casas. Las casas que tenían estas bolas indicaban que tenían aljibe o pozo, así en caso de incendio los vecinos podían utilizar su agua.

Seguro que ahora verás las calles de Toledo de otro modo. No dudes en visitar nuestro espectáculo Toledo Time Capsule para conocer Toledo de una manera diferente ¡Te esperamos!

http://toledotimecapsule.com/siete-curiosidades-que-no-sabias-de-las-calles-de-toledo/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...