lunes, 10 de diciembre de 2018

Gargantilla, Toledo

Resultado de imagen de gargantilla toledo mapaEs uno de los pueblos fundado por mozárabes cordobeses huidos de Al-Andalus, que encontraron refugio en La Jara. 

Éstos obtuvieron licencia de Talavera para colonizar y fundar pueblos en este territorio, no lejano de Sevilleja

Se conoce pocos detalles respecto de estas fundaciones. 

Al norte a un kilómetro y medio de Sevilleja, baja de la Cumbre Alta una garganta llamada Cordobilla, en sus márgenes se fundó una aldea llamada La Cordobilla. 

En los lusitanos predomina la raza Celta, y en concreto en la zona de Gargantilla se asientan los vetones, siglo V a. de Cristo, de ellos son los típicos cerramientos del ganado con paredes de piedra superpuestas y también los chozos.

Resultado de imagen de gargantilla toledo mapa

La primera mención de Gargantilla en la Historia reciente, comienza cuando España se encuentra dividida en dos reinos: Cartilla y León. 


Hacia el S.XIII con la invasión y derrota de los almohades la aldea fue liberada y repoblada pasando a llamarse desde entonces Gargantilla. 

La base económica fue una antigua posada de colmenas.

Publicado por Litos.NET
http://vivelajara.blogspot.com/2014/10/gargantilla.html#.XA5FJnRKiM9

domingo, 9 de diciembre de 2018

La Subasta del Ramo de Marrupe (Toledo)

LA SUBASTA DEL RAMO DE MARRUPE (TOLEDO)

Resultado de imagen de Marrupe (Toledo) mapa











Muchos son los pueblos que el 24 de agosto dedican sus fiestas a San Bartolomé Apóstol. 

Es el caso del pequeño pueblo de Marrupe, en la comarca de la Sierra de San Vicente, en la provincia de Toledo.

Hasta allí acudí para conocer de cerca la tradición de la "Subasta del Ramo", una de sus mayores señas de identidad.



El papel protagonista lo ostentan los mayordomos y mayordomas, que son los encargados de la organización de las fiestas en honor al patrón de Marrupe y que son elegidos cada año. 

Ellos son quienes visten el ramo, que supone el elemento más característico de la fiesta. 


























Se trata de una gran rama de árbol que se sustenta en unas andas o parihuelas de hierro y que se engalana a base de roscas de pan, ramos de albahaca, racimos de uvas, ciruelas, peras, manzanas, banderas, cintas y el tradicional plato de cerámica talaverana. 

El ramo preside la misa en honor a San Bartolomé, y a su término es sacado a la puerta de la iglesia donde tiene lugar la subasta.

Este es uno de los momentos más esperados. Uno de los mayordomos convoca a los asistentes con una campanilla y da comienzo la tradicional puja, que se caracteriza por hacerse como antaño, es decir, en celemines (antigua medida agraria). 

Me contaba Paco, uno de los mayordomos de este año, que antiguamente se pagaba la equivalencia de los celemines ofrecidos en el dinero correspondiente. 


























Es en ese momento cuando salen electos los mayordomos para la fiesta del año siguiente, privilegio que recae en quien o quienes pujen la cantidad más elevada. 

Una vez rematada la subasta, se traslada el ramo a la puerta del ayuntamiento donde se reparten las roscas y los frutos entre los vecinos de Marrupe. Me decían que antes se repartían las roscas casa por casa, una por cabeza, pero desde hace algunos años se optó por repartirlas en la plaza, a las puertas de la casa consistorial.



Una tradición que se remonta a muchos siglos atrás y que podemos relacionar con un acto de agradecimiento a San Bartolomé por los frutos obtenidos y las cosechas abundantes. 


























Podríamos incluso volver la mirada a tiempos más remotos, y pensar en la posibilidad de encontrarnos ante un antiguo rito agrario de origen pagano de agradecimiento a la tierra que, con la llegada del cristianismo, pudo experimentar el sincretismo que encontramos en otras muchas fiestas de rasgos similares.



Publicado por Objetivo Tradición en 13:07
http://objetivotradicion.blogspot.com/2018/08/la-subasta-del-ramo-de-marrupe-toledo.html

viernes, 7 de diciembre de 2018

La Población de Toledo en 1569

Resultado de imagen de toledo siglo xvi

Según el censo, Toledo tenía, en 1569, 6.840 casas habitadas por 12.248 vecinos. 

El documento suma 51.181 habitantes, de los cuales 17.877 eran hombres, 27.221 mujeres y 6.083 niños. A esta cifra pueden añadirse 921 clérigos y 1.668 religiosos, para llegar a un total de 53.770 personas. 

Determinar el grado de exactitud de estas cifras es una cuestión abierta. Con toda probabilidad los forasteros y otras personas que residían en Toledo -ladrones, mendigos, prostitutas, esclavos- no fueron incluidos en el censo. 

Por otro lado, tales cifras son coherentes con las proporcionadas por otros padrones del siglo XVI, particularmente con los de 1561 y 1571 . 


Se han excluido de esta tabla las cifras de población de 1574 analizadas por Julián Montemayor, «Tolède en 1639», Mélanges de la Casa de Velázquez, XVIII (1982), pp. 138-139· 

Esas cifras proceden de un documento (Archivo General de Simancas. Exp. Hac. 185, fol. 440v) que incluye el número de vecinos residente en cada parroquia. 

Sin embargo el documento mismo no tiene fecha y sus cifras, con excepción de errores mínimos en el clero, se corresponden casi exactamente con las del censo de 1569, similitud que sugiere que ese recuento es una simple copia del de 15699 · 

Agradezco a Linda Martz el haberme proporcionado una xerocopia de este documento concreto. Aunque el nuevo censo apenas cambia nuestro conocimiento de la trayectoria general de la población de Toledo, confirma la hipótesis de que la pérdida de la Corte en beneficio de Madrid en 1561 tuvo poca influencia en el declive demográfico de la ciudad. 

Entre 1561 y 1569 la población de sus 26 parroquias latinas aumentó de 11.254 a 12.060 vecinos, una ganancia neta del 7 por ciento en ocho años, o, lo que es igual, un incremento de sólo un 1 por ciento anual. Este ritmo se mantuvo durante otros dos años, tal y como parecen sugerir las cifras del censo de 1571. 

Lo que ocurrió a partir de este momento es mera conjetura, pero la decisión de Felipe II de triplicar el montante de la alcabala en 1574, un aumento que resultó demoledor para una economía de base comercial y artesana como era la de Toledo, fue aparentemente el catalizador del inicio de una larga espiral de declive de la población de la ciudad10 . 

El censo de 1569 es también importante en la medida en que demuestra que el crecimiento demográfico de Toledo durante los años sesenta del siglo XVI no fue ni universal ni uniforme. 

Algunas parroquias,  crecieron mucho más rápidamente que otras, siendo las ganancias mayores —de casi un 60 por ciento— las de la de San Miguel, un distrito de perfil social heterogéneo situado al sur del alcázar real. Mientras tanto, otras parroquias de la ciudad, sobre todo la relativamente pobre y periférica parroquia de Santiago, al norte de la ciudad, perdía población, aunque por razones que están todavía por determinar.

 ¿Eran estos cambios el resultado de variaciones en las alternativas de inmigración y emigración? ¿O se trataba simplemente de desplazamientos internos de la población de unas parroquias a otras? 

Richard L. Kagan Johns Hopkins University
file:///D:/Documentos/Downloads/4682-15517-1-PB.pdf

jueves, 6 de diciembre de 2018

'El Maragato': 250 años del nacimiento del bandolero cuya captura inmortalizó Goya

Andiñuela de Somoza vio nacer a Pedro Piñero de la Rodera, carbonero convertido en uno de los asaltantes de caminos más temido de la época


Pedro Piñero de la Rodera, hijo de Juan y María, nacido el 6 de julio de 1768 en la localidad leonesa de Andiñuela de Somoza, fue un modesto carbonero que residía en Talayuela, cerca de Plasencia (Cáceres) hasta que en 1799 -quizá empujado por la mala situación económica a la que acompañó el bajo precio de las armas y la escasa eficacia de las fuerzas de seguridad- se sumó al fenómeno del bandolerismo y se convirtió en uno de los asaltantes de caminos más temidos de la época.


Casado con Francisca Trexo, con quien tuvo tres hijos, pasó de ser un modesto padre de familia llegado a tierras extremeñas como ayudante de arriero a 'echarse al monte' para fundar una banda de maleantes y cometer «toda clase de fechorías, desmanes, robos y atropellos, siempre pertrechados con armas de fuego, arcabuces, pistolas y cuchillos» para hacerse con caballerías, joyas, vestimentas y dinero.

Así se explica en un estudio al respecto del cronista oficial de la villa de Leganés (Madrid) y vicepresidente de la Real Asociación de Cronistas Oficiales de España (Raeco), Juan Antonio Alonso Resalt, quien cita a Serafín Tapia como experto en el marco histórico en el que vivió el que describe como el «terrible, hábil y temido» bandolero llamado Pedro y apodado 'El Maragato'.

Las sierras abulenses y las limítrofes de Toledo y Extremadura se convirtieron en los escenarios de las acciones delictivas de este leonés que se refugiaba en una cueva que fue bautizada como 'del Maragato' y que mantiene desde entonces su nombre.

La gruta está situada «en el camino que comunica el valle Ambles con las Cinco Villa abulenses, y en término cepedeño; un estrecho paso labrado por el río de la Mora que, presidido por un impresionante roquedo, controla el que fuera importante paso de comunicaciones», tal y como lo detalla el historiador Dámaso Barranco Moreno.

Le acompañaban en sus ataques, entre otros muchos, un tal Lorenzo Almanza, 'El Estudiante' y Martín Rodríguez, alias 'el Martinillo', con quienes 'El Maragato' no dudó -en el momento en el que decidió abandonar la vida de delincuente- en presentarse en el palacio de El Escorial para solicitar clemencia al rey Carlos IV. 'El Maragato' y 'El Martinillo', recogen las crónicas, fueron condenados a horca y descuartizamiento, y Almanza a 200 azotes y diez años de presidio. 

Pero no fueron ejecutados porque el monarca ordenó conmutar la pena de los dos primeros por 200 azotes, paso bajo la horca (para recordar que estuvieron a punto de morir en ella), y destino a diez años de trabajos forzados en el arsenal de Cartagena.

Transcurridos tres años, el afamado bandido consiguió escapar de su cautiverio y retomó su faceta de asaltante, cuyo destino quedó marcado mientras cometía un asalto en una venta próxima a Oropesa (Toledo), donde un fraile vasco, fray Pedro de Zaldivia -Pedro Argaia Mendizábal-, logró arrebatarle al arma, dispararle y reducirle. 

En ese momento comenzóel principio del fin de su vida y el inicio de su inmortalidad, a través de los pinceles de Goya.

Trasladado a Madrid, Pedro Piñero de la Rodera, 'El Maragato' fue nuevamente condenado a la horca y a ser descuartizado y repartidos sus pedazos. Esta vez se cumplió el implacable castigo -el fraile intentó en vano su indulto- pero los restos mortales recibieron finalmente cristiana sepultura.

 La hazaña del religioso al apresar al bandido fue divulgada en los escritos de la época y el rey le otorgó una renta vitalicia.

La captura

La secuencia del prendimiento tuvo el inusual destino de ser elegido por Goya como protagonista de un conjunto de pequeños cuadros en los que el genial Francisco de Goya y Lucientes reflejó lo ocurrido en esa venta donde 'el Maragato' concluyó su trayectoria de bandolero. 

Se da por hecho que el pintor fue conocedor de las andanzas que plasmó en consonancia con su interés por los temas populares cuya cara más cruda representó en esta serie que precede a sus obras directamente vinculadas con la Guerra de la Independencia.

En pequeñas pinturas sobre tabla; un conjunto calificado por alguno como precursor del cómic y por otros como precedente de los guiones gráficos de cine ('storyboard'), el artista de Fuendetodos (Zaragoza) dejó testimonio perenne de unos acontecimientos que fueron narrados en un folletín publicado en Madrid en un legado pictórico que ahora forma parte de los fondos de la importante colección de pinturas y esculturas europeas del Art Institute of Chicago (Illinois, Estados Unidos).


Ese recinto alberga entre sus más de 3.500 piezas la serie denominada 'La captura del bandido Maragato por fray Pedro de Zaldivia', obra que, según explica la Fundación Goya Aragón, el pintor conservó y que tras la muerte de su esposa Josefa Bayeu se adjudicó a Javier Goya. 

El 7 de marzo de 1861 fue puesta en venta la colección Laffite, de Madrid, a la que pertenecían los cuadros, en el Hotel Drouot de París (lote 34), pero quedaron sin vender hasta 1911. Julius Böhler, de Munich, fue quien las adquirió y hacia 1928 ya formaban parte de la colección de Martin A. Ryerson, de Chicago, quien las donó a su actual sede en 1933.

En el cine

El director de cine leonés Luis Miguel Alonso Guadalupe dedicó al afamado bandolero y a la serie de cuadros de Goya el cortometraje -subvencionado por la Junta dentro del Proyecto Leader Montañas del Teleno- 'El bandido Maragato', rodado en la localidad de Santiagomillas, que presenta tanto el episodio de la captura como lo ocurrido con el condenado y finalmente ejecutado Pedro Piñero de la Rodera.

Cueva del Maragato

El nombre el bandolero se perpetúa también en La cueva del Maragato, que se encuentra en la carretera N-502, que une Ávila con Arenas de San Pedro.

Un cartel identificativo informa de su presencia. La cavidad tiene un acceso al que se accede por un corto pasillo y su ubicación permitía al malhechor vigilar las caravanas y a las autoridades que le perseguían. 

El historiador Emilio Rodríguez Almeida cuestiona que Pedro Piñero fuese quien le diera nombre y atribuye la denominación a que el refugio se encontraba al margen de la Calzada -Gran Cañada- Leonesa o Maragata

ELENA F. GORDÓN
Sábado, 30 junio 2018, 11:58
https://www.leonoticias.com/comarcas/maragato-anos-nacimiento-20180630115653-nt.html

miércoles, 5 de diciembre de 2018

Baltasar de Mendoza, un Inquisidor General oriundo de Santa Olalla

Escudo de la "Santa Inquisición"

Resultado de imagen de Santa Olalla toledo mapa










Baltasar de Mendoza y Sandoval (Madrid, 1652 - Segovia, 1727) fue un religioso que ocupó diversos puestos de relevancia eclesiástica y política durante la Guerra de Sucesión Española. Baltasar de Mendoza y Gómez de Sandoval, era hijo de los condes de Orgaz Baltasar de Mendoza y Mendoza (Santa Olalla, 1622) y María Gómez de Sandoval y Rojas (Arganda) hija de los duques de Lerma. 

Al menos dos de sus hermanos mayores nacieron en Santa Olalla: Esteban de Mendoza (Santa Olalla, 1645) y José de Mendoza (Santa Olalla, 1648) futuro conde de Orgaz y señor de Santa Olalla.

Estudió en el colegio de San Bartolomé el Viejo en la Universidad de Salamanca, donde entró el 23 de julio de 1673. Inició su carrera eclesiástica como capellán mayor del colegio de San Bartolomé, donde había sido colegial; en el 1679 fue nombrado oidor de la Chancillería de Granada; y desde el 18 de diciembre de 1681, habiéndole sido concedido el hábito de la orden de Calatrava, fue promovido por el rey Carlos II al Consejo de Órdenes. 


Dentro de la orden de Calatrava fue comendador de Lopera. En 1690 el rey le nombró como uno de sus sumilleres de cortina y oratorio, en 1699 le presento para el obispado de Ávila, cargo al que no llegó a acceder y en el que rivalizo con su eterno enemigo, el confesor del rey, fray Froilán Díaz. 

En 1699 fue finalmente nombrado obispo de Segovia, cargo que ostentó hasta su muerte en 1727. También desde el 3 de octubre de 1699 es Inquisidor General por bula de Inocencio XII, el más alto puesto del Santo Oficio. Y tras la muerte del rey sin descendencia en noviembre de 1700, fue miembro de la junta de gobierno del reino hasta la llegada del sucesor al trono. 

Sus maneras dictatoriales al frente del Consejo de la Suprema Inquisición y su extralimitación al crear empleos y otorgar prebendas en perjuicio de la hacienda del Santo Oficio le canjearon numerosas enemistades.

Fue muy famosa su participación en el proceso que la Inquisición siguió contra el religioso dominico fray Froilán Díaz de Llanos (León, S.XVII - Madrid, 1709), confesor del rey Carlos II. El religioso fue perseguido en un proceso lleno de arbitrariedades por haber dirigido los exorcismos destinados a liberar al rey de los hechizos bajo los que supuestamente se hallaba, los exorcismos se llevaron a cabo entre 1698 y 1699 bajo la supervisión del inquisidor general Juan Tomás de Rocabertí. 

A través de la correspondencia mantenida con Antonio Álvarez Argüelles, antiguo compañero de Díaz residente en Asturias que en esos tiempos llevaba a cabo un exorcismo sobre tres monjas supuestamente endemoniadas, Díaz y Rocabertí interrogaron a los demonios, los cuales declararon que Carlos II era efectivamente víctima de un maleficio del cual eran responsables importantes personalidades de la corte, entre ellas la reina Mariana de Neoburgo y el valido del rey Manuel Joaquín Álvarez de Toledo, conde de Oropesa.

Durante la Guerra de Sucesión fueron conocidas sus simpatías políticas hacia la facción del Archiduque Carlos. En 1701 el nuevo rey Felipe V decreta su relevo en el puesto de inquisidor general, relevo que fue postergado por un conflicto de competencias entre la corte de Madrid y la Santa Sede, y por las ausencias del rey Felipe durante la guerra, el relevo no se hizo efectivo hasta 1705. 

Juró en 1706 en Madrid al Archiduque Carlos perdedor de la pugna, y fue luego confinado por Felipe V en Segovia y después en Pamplona. 

Baltasar apeló al Papa en Roma, lo que junto con el apoyo del Papa al Archiduque Carlos hizo que Felipe V rompiera relaciones con Roma en 1709. Al año siguiente Baltasar de Mendoza fue acusado de traición y desterrado por su apoyo a la facción del Archiduque, marchó a Aviñón (Francia) hasta 1713, cuando le fue permitido regresar para ocuparse nuevamente del obispado de Segovia.

La familia del obispo también simpatizó con el bando perdedor del Archiduque Carlos. A su sobrino el conde de Orgaz, don Agustín de Mendoza y Trelles, le fueron secuestrados por el rey sus señoríos de Orgaz y Santa Olalla, que no fueron devueltos hasta su muerte y en la persona de su hermana y heredera. El documento firmado en la toma de posesión el 19 de noviembre de 1712, decía: "toda esta jurisdicción alta y baja en mero y mixto imperio desde la hoja de árbol hasta la piedra del río". 

 Pero no logró suceder a su hermano en los estados de la Prestamería Mayor de Vizcaya, la Ribera de Santa Cruz del Campezo, Nanclares, Olivari, Fontecha y otras de Tierra Llana y Merindad de Durango. El monarca escribía al respecto: "cuyo secuestro queremos que subsista respecto de haberse obtenido por merced regia por los ascendientes del mismo don Agustín y por haber llegado el Caso de la reversión a nuestra corona por el delito cometido".

Falleció en la villa de Mojados (Valladolid) en su obispado de Segovia el 4 de noviembre de 1727 siendo el obispo decano de los españoles.

Pocos datos tenemos de su relación con Santa Olalla. Solo sabemos que donó al Convento franciscano de San Juan Bautista una pequeña pero bella imagen “de las más perfectas y agradables que puede sacar el arte”. 


 Imagen que debía ser de gran devoción pues se creó para ella una capilla lujosamente adornada, levantada por suscripción popular a iniciativa de fray Francisco de Lillo, que se enterró en ella al poco de terminarse la obra cuando falleció en 1743.

http://eulaliense.blogspot.com/2016/01/baltasar-de-mendoza-un-inquisidor.html

martes, 4 de diciembre de 2018

Castrola, el Bandolero mas famoso de los Montes de Toledo

Resultado de imagen de Bandolero siglo xix
Isidoro Juárez Navarro, hijo de Castor (de ahí el mote de Castrola) y de Ascensión, nació el 5 de abril de 1851 en Villarrubia de los Ojos, comenzó sus fechorías con 19 años robando aceite de un molino, siendo condenado junto a otros compañeros y sentenciado a 2 años y 4 meses de cárcel, que cumplió en la prisión de Alcalá de Henares.

Mientras tanto tenía que cumplir el servicio militar, pero al estar recluído, tenía que ingresar a la salida. 

Alegó ser hijo de padre pobre y enfermo al que tenía que mantener. Pero no le hicieron caso y le mandaron a África. Pero intentó huir, acabando el suceso con los huesos de Isidoro en el calabozo.

Pero cuando sale y esperando partir hacia Ceuta, el padre lo ayuda a escaparse, caminando por los campos, ocupando la cueva que lleva su nombre, en el término de Madridejos, a unos 12 km de su pueblo natal. 

El padre, miembro de las milicias antifacciosas (así se llamaban grupos de civiles armados en contra de los bandoleros), la frase que más le repite es "No eres hombre si no te tiras a la sierra". 



Así el 6 de agosto de 1873 comienza la leyenda del bandolero "Castrola"; el cual ocupó la cueva durante ocho años, y cuentan que dejó oculto un tesoro en los alrededores. 

Encontró la muerte en 1881, en la localidad de Urda, en el sitio denominado El Puerto de la Gineta, junto a la Cañada Real Soriana y muy cerca del valle de La Galana.

Resultado de imagen de Castrola Bandolero
A 8 km de distancia en línea recta a la cueva. 

Este bandolero fue calificado como la "alimaña más terrible de los Montes de Toledo"; y se decía que infundía terror a sus propios compañeros (de hecho asesinó a tres de ellos: 

Juan Barajas, el Mamón y el Farruco). Incluso en una ocasión obligó a unos segadores a consumir su almuerzo sobre los cadáveres de los camaradas, tendidos momentos antes a sus pies. 

Todavía se puede escuchar el Romance de los Montes o del Castrolas; un recuerdo popular que contaba como el bandolero había permanecido colgado boca abajo en la verja del Cristo desde por la mañana hasta el atardecer, en una actitud tan cómica que todos los habitantes de Urda, chicos y grandes, se echaban a reír, poniendo así una cruel moraleja a la sanguinaria biografía.



https://www.youtube.com/watch?v=S-RDjxrvo5c

lunes, 3 de diciembre de 2018

Claudio Coello en la Calzada de Oropesa

Resultado de imagen de Calzada de Oropesa mapa









Detalle de una de las pinturas laterales del retablo de La Calzada, obra de Claudio Coello

Las pinturas del hermoso retablo mayor de la iglesia parroquial de La Calzada de Oropesa y del que hablaremos otro día son en principio encargadas al pintor madrileño José Jiménez Donoso, pintor que colaboró con Claudio Coello, pero que no llega a realizar este trabajo por resultar demasiado caro para las arcas de la parroquia, por lo que se encargan las pinturas a Simón Vicente, pintor toledano que ajusta los lienzos en un precio menor.

A este artista se atribuían las pinturas del retablo hasta que el restaurador Luciano Gutiérrez descubrió durante la limpieza de los lienzos la autoría de Claudio Coello, como se contaba en el diario “El País” el 19 de marzo de 1986:

“Un fugaz escalofrío recorrió, a comienzos de este año, el cuerpo del restaurador toledano Luciano Gutiérrez. Desde un andamio de 16 metros de altura y con evidente peligro para su integridad física descubrió una inscripción latina que rezaba: “Claudius Acoello pigtor rexis faciebat 1691”. 


Era sin duda la prueba que determinaba que los tres óleos de la parte superior del retablo de la iglesia de la Asunción de Calzada de Oropesa (Toledo) pertenecen al pintor barroco Claudio Coello, discípulo de Ricci, y no a otro artista toledano, como se creía hasta entonces.

“Nunca dudé”, cuenta Luciano Gutiérrez -quien ayudara hace unas semanas a John Brealey en la limpieza de El Expolio de El Greco en la catedral de Toledo-, “que la obra pertenecía a un gran pintor”, porque “vi desde el principio que era maravillosa”.

 Tras casi 300 años ocultos bajo el polvo, el restaurador y escultor Luciano Gutiérrez descubrió a comienzos de este año que los tres cuadros que forman el tríptico del retablo del altar mayor de la iglesia de Calzada de Oropesa pertenecen a Claudio Coello. 

En la parte superior de este retablo, de finales del siglo XVII, donde la pintura se amplía hasta entrar en uno de los ábsides del templo, se pueden apreciar tres óleos. 

El central, La coronación de la Virgen, tiene una dimensiones de 4,5 por 3,20 metros, y los otros dos, de 4,67 por 1,86, recogen La gloria de los ángeles, que festejan esta coronación.

Retablo central de José Jiménez Donoso en la iglesia de La Calzada

Gerardo Ortega, cura párroco de Calzada de Oropesa, ha explicado a este periódico que la razón por la que el pintor pudo realizar esta obra dos años antes de su muerte estaría en que en 1685 el conde de Oropesa, Manuel Joaquín Álvarez de Toledo, fue nombrado valido de Carlos II. 

Dos años antes, en 1683, Claudio Coello comenzó a trabajar para la Corte del Rey en Madrid .

Ésta es la interpretación que los expertos dan para explicar la vinculación del artista con el pequeño pueblo, en el límite con la provincia de Cáceres y con apenas 1.000 habitantes

Detalle de otra de las pinturas laterales del retablo mayor obra de Claudio Coello

Archivo parroquial

En principio se consideraba que los tres lienzos pertenecían a un pintor toledano, Simón Vicente, al encontrarse en el archivo parroquial con fecha de 1687 una carta del obispado de Ávila -diócesis a la que pertenecía entonces la localidad- por la que se le recomendaba al párroco el encargo de unas pinturas para el retablo de la iglesia del pueblo. 


En la carta se nombra como posibles autores de las pinturas a José Donoso y a Simón Vicente, éste último “maestro de pintura de Toledo que lo hará por menos cantidad”, señala Gerardo Ortega citando los documentos.

Lo cierto es que el encargo no le resultó barato a sus patrocinadores, porque ya en el siglo XVII el tallado y el dorado del retablo en oro de 23 kilates costó 17.000 ducados-oro.

Pero en el retablo de la iglesia parroquial, de estilo herreriano, desafecta al culto desde el final de la contienda civil hasta la década de los cincuenta, alberga en su parte central una pintura del artista nacido en Calzada de Oropesa Nicolás Soria, el mismo que tallara la cruz de los Caídos.

Los estudiosos no descartan que esta pintura central, La Asunción, que sustituye otra anterior que ocupaba el mismo lugar, fuera pintada también por Coello, al ser precisamente la Asunción la que da nombre a la parroquia. Este primer lienzo de cinco por tres metros fue destruido durante la guerra civil. Para ocupar su espacio, Nicolás Soria pintó otro de las mismas dimensiones.

Después de dos meses de trabajo, tres manos de limpieza y otras tres para revitalizar la pintura ha necesitado Gutiérrez para que las tonalidades primitivas de los lienzos afloraran. Precisamente y después de todo este trabajo el restaurador halló la inscripción latina prueba de la autenticidad de los cuadros.

Además, se ha tenido que tensar y retelar la parte derecha del tríptico, desprendido del bastidor en su parte derecha. Los gastos de restauración del retablo, el arreglo de los ventanales de la iglesia y el acondicionamiento de un crucifijo tallado en madera del siglo XVII han sido costeados entre el arzobispado de Toledo, la propia parroquia de Calzada y las donaciones de los fieles del pueblo”.


http://lamejortierradecastilla.com/los-claudio-coello-de-la-calzada/#more-557

domingo, 2 de diciembre de 2018

8 Curiosidades sobre el Alcázar de Toledo

El Alcázar de Toledo tiene muchas singularidades, ¡descubrelas! (iStock)

La capital de Castilla La Mancha destaca por su bello patrimonio arquitectónico, sus calles medievales y por ser una de las ciudades españolas con más historia ya que se mezclaron diversas culturas desde el siglo I d.C. 

Pero, sobre todo, llama la atención las curiosidades del Alcázar de Toledo, edificio que ha sobrevivido a invasiones, guerras y desastres pero que sigue ahí estoico y grandioso en todo lo alto de ciudad.

1. Época romana

En el siglo III en pleno dominación romana se empezó a levantar esta fortaleza. En ese tiempo se construyó un palacio que daba cobijo al cuartel general del ejército romano. Allí se estableció el pretorio,sede de pretor o magistrado. El gobernador del imperio romano en la provincia de hispania vivía en Toledo.



Construido en el siglo III, ¡hace poco, vamos! 

2. Residencia de Reyes

En el año 568 los Reyes Visigodos, que tenían el poder en la península, designaron a Toledo como la capital del reino. Lo primero que hicieron fue mejorar las habitaciones de la fortificación. También Alfonso VI y Alfonso X el Sabio restauraron y ampliaron el palacio.

 Pero la función de la fortaleza siguió siendo defensiva ya que su construcción en lo más alto de la ciudad permitía ver los ejércitos que se acercaban a la ciudad.


Hogar de reyes de España. (istock)

3. Ciudad Imperial

Carlos I de España en 1525 lleva su corte a la ciudad de Toledo. Él es quien da su estilo definitivo como lo conocemos hoy: un edificio compacto con un patio rectangular y columnas con formas corintias. 

El emperador ordenó el trabajo a los mejores arquitectos de la época: Alonso de Covarrubias, Francisco de Villalpando y Juan de Herrera. Sin embargo a mediados del siglo XVI, el emperador se traslada a Madridy el Alcázar es abandonado a su suerte. En este momento la decadencia se hace parte de su estructura.


Carlos I le dio la forma tal cual lo conocemos ahora.(istock)

4. Continua reconstrucción

El Alcázar de Toledo ha sufrido varios atentados en su historia. El siglo XVIII durante la guerra de la Sucesión entre los Austria y Borbones sufrió un incendio provocado debido a los enfrentamientos entre ambas facciones. 



Esto lo destruyó completamente. Tras ganar la Casa Borbón se restaura para seguir en la historia de Toledo.


En la guerra de sucesión se destruyó por completo. (istock)

5. Guerra de la Independencia

Un segundo incendio tuvo lugar en 1810 cuando los franceses ocupaban el edificio durante la Guerra de Independencia de España. También hubo otro atentado en 1887. Tras la guerra contra los franceses el Alcázar se comenzó a utilizar como Academia Militar.


Tras la Guerra de Independencia, comenzó a ser un lugar de instrucción militar. (istock)

6. Guerra civil

El Alcázar de Toledo durante la Guerra Civil sufrió un incesante asedio por parte del ejército de la II República. Fue bombardeado constantemente ya que el coronel nacionalista Moscardó se había refugiado en él con los soldados golpistas. 

Los ataques republicanos destruyeron casi toda su estructura pero Moscardó logró aguantar sin ser derrotado. Por eso, el dictador Franco en 1961 volvió a reconstruir su exterior de forma idéntica al estilo original y lo utilizó como propaganda del régimen.


Franco lo reconstruyo y lo uso como propaganda franquista. (istock)

7. Descubrimientos arqueológicos

En la actualidad, el Alcázar ha sido remodelado para convertirse en Museo del Ejército. Durante los trabajos se encontraron restos protohistóricos, romanos, musulmanes y de la época de la dinastía trastámara (liderada por Juana La Loca) que aportaron datos muy interesantes sobre la historia y los habitantes de esta hermosa ciudad. 

Por ejemplo, se encontraron cisternas de agua romanas, sillares visigodos, una muralla árabe y un jardín colgante del siglo IX.


Hoy en día, el Alcázar es un museo militar. (istock)

8. Nombre árabe

Otra de las curiosidades del Alcázar de Toledo es que su nombre se lo debe a los árabes. Durante la dominación musulmana (desde 711 dC hasta su liberación a manos de Alfonso VI de Castilla, en 1085) lo llamaron ‘Al Qasar’, que significa ‘Fortaleza’.



 Aunque no estaba todavía en pie la fortificación que conocemos hoy, si tenía unas torres de vigilancia y una espacio cuadrado. En un principio se le asignó el nombre de ‘Al-Quasaba’ o residencia del príncipe.


Su nombre significa ‘Fortaleza’ en árabe. (istock)

15 noviembre, 2018 - Emilio Leighton
https://www.elviajerofisgon.com/magazine/8-curiosidades-del-alcazar-de-toledo-que-debes-saber/

sábado, 1 de diciembre de 2018

Valdeazores

Conocido como el pequeño Jerusalén de Castilla es, junto a Los Alares y Robledo del Buey una localidad de la provincia de Toledo, en la Comunidad Autónoma española de Castilla-La Mancha situado en los Montes de Toledo y en las antiguas Tierras de Talavera.

La economía se basa en el turismo, el corcho, la caza, la agricultura, la ganadería y la apicultura. 

En 2018, la pedanía cuenta con 38 habitantes censados.

Se encuentra en el valle Valdeazores, entre dos ríos. 


Está frente a una carretera que lo comunica con Los Navalucillos (cm-4155) y con la carretera cm-4157. 

Resultado de imagen de los navalucillos toledo mapaSe encuentra justo en la frontera con Extremadura, en concreto con la provincia de Badajoz, y muy cerca de la provincia de Ciudad Real, en la frontera del término municipal de Los Navalucillos, siendo pedanía de este, y bastante cercano al embalse de Cíjara y al parque nacional de Cabañeros, en la cara sur de los Montes de Toledo. 

Desde la década del 2000, gran parte del término municipal (Los Navalucillos) se encuentra en el parque nacional de Cabañeros.

El nombre de Valdeazores proviene de valle de azores, rapaces que por entonces abundaban en esta zona. Se encuentra situado en un valle con monte de alcornoque. 

Se utiliza habitualmente la mampostería de pizarra en las edificaciones, y hay numerosos portalones de acceso a los corrales.

El patrón de esta localidad es San Isidro Labrador que se celebra el día 15 de Mayo. 

Son unas fiestas muy familiares ya que vienen los numerosos Valdeazoreños que están repartidos por el territorio español. 

Hay verbena durante tres días, fuegos artificiales y una procesión en honor al patrón.

 Y otras fiestas que se celebran el 15 de agosto que se reúne más gente incluso que en las fiestas de San Isidro a causa de la gente que se encuentra en el lugar de vacaciones en verano.

Publicado por Litos.NET
http://vivelajara.blogspot.com/2014/10/valdeazores.html#.XAEXZGhKiM8

viernes, 30 de noviembre de 2018

La Calle San Francisco de Talavera de la Reina en 1920


Calle San Francisco 1920

Traemos hoy una foto del Archivo municipal que por las indumentarias de los viandantes podemos situar a principios de siglo hacia 1920.



Se trata de una vista de la Calle de San Francisco desde el ensanchamiento frente a la iglesia, aunque no se ve su edificio, hasta la plaza de la Trinidad cuyo convento se percibe al fondo con la espadaña a la derecha.

Si la recorremos de izquierda a derecha encontramos primero edificios comerciales con sus rótulos y un personaje con un borrico al que parece ajustar la carga. 

Viste montera, faja ancha y parece que zahones. 

Detrás se ve la calle de Entrada a Barrionuevo y a su derecha la entrada de la calle de San Francisco y el cruce de “La Tropical”

Al fondo el monasterio e la Trinidad, donde se observa a la derecha su espadaña. 

Se ven árboles jóvenes plantados en la plaza de la Trinidad y el cruce de “la Tropical” y la embocadura de la calle San Francisco

Recorre la calle un albañal una de esas corrientes superficiales de aguas residuales que casi todos los viajeros a través de cientos de años comentaban como el aspecto más negativo de la ciudad. 

El suelo era el que cubría la mayor parte de las calles, el empedrado con cantos rodados mejor o peor conservado.

Se ven una serie de paisanos en cuya vestimenta podemos ver las características de los trajes populares de la comarca. 

Los guardapiés y los pañuelos de las mujeres o los chalecos, las monteras y algo más específico, los blusones con bordados en la pechera como los de los dos personajes más visibles en primer plano.



Uno de ellos lleva la vara de ganadero o tal vez de tratante. 

Sus monteras acaban en pico.

Vista parcial de la fotografía que nos muestra a un lugareño con su vestimenta tradicional: montera, blusón, faja muy ancha…

Los edificios de la derecha tienen mayor empaque por ser una de las calles principales también en aquella época. 

Las plantas bajas tienen también comercios, incluso alguno de ellos muestra tejidos en la calle.

Es importante la imagen del monasterio de La Trinidad al fondo con su espadaña, tal vez la única imagen en la que se puede observar.

Dos tipos con la vara de tratante o vaquero, el blusón bordado, la faja y la montera.

http://lamejortierradecastilla.com/foto-calle-san-francisco-1920/

jueves, 29 de noviembre de 2018

Nuestra Señora de la Oliva y el Olivo milenario, Recas

Nos gusta más la Iberia comarcal, que la clasificada en provincias o distritos, por derivar de razones de geografía humana con más hondas raíces culturales y, sobre todo, naturales, pues, en la mayoría de los casos, las fronteras las marcaban distintos accidentes geográficos o variedades paisajísticas y no decisiones de corte administrativo. 

Foto: recas.es

Es por este motivo que siempre -o casi siempre- ubicamos el enclave, festejo o el lugar donde apareció una determinada pieza arqueológica, en la comarca de la que se trate.

Hecha esta puntualización, que hasta ahora nunca habíamos realizado, diremos que hoy nos acercamos a la comarca castellana de La Sagra y lo hacemos para traer una muestra más de árbol singular. 



Los más habituales en aparecer en Iberia Mágica, hasta ahora, han sido tejos, robles, olmos o morales, pero hoy le toca el turno al árbol mediterráneo por excelencia, con el permiso de otros, como es el olivo. 

En Recas, población sagreña, existe un Olivo milenario junto al que se construyó un oratorio consagrado a una Virgen que toma el nombre, precisamente, del árbol: la Virgen de la Oliva o Nuestra Señora de la Oliva, siendo, este último, el nombre oficial de esta Virgen, a la que llaman la alcaldesa perpetua de Recas. 

Nos encontramos, por tanto, ante un nuevo caso de sincretismo entre el ancestral culto al árbol y el culto cristiano, o mariano, para ser más exactos. 

Evidentemente la mitología cristiana tiene su propia versión sobre el particular, pero nosotros entendemos, respetando, evidentemente, cualquier sincera creencia, y visto, esctrictamente, desde un punto de vista antropológico, que nos hallamos ante una muestra más de veneración al árbol, que se ha conservado o ha llegado a nosotros, con el barniz del culto mariano, que no deja de ser, además, este último, una reminiscencia, además, del antiguo culto a la Madre Tierra.

Traemos unas líneas de la web del propio Ayuntamiento de Recas, donde, además de hablarnos de la vinculación de esta Virgen con el Olivo milenario del municipio, se habla del origen que la mitología griega da al olivo. 

Igualmente, como ocurre con tantos otros pueblos que tienen su árbol totémico, éste aparece en el escudo de la localidad.

Fuente: recas.es

La imagen de la patrona de Recas, Nuestra Señora la Virgen de la Oliva, se encuentra ligada al árbol milenario del olivo.

El olivo llega a Europa y a la península ibérica desde la Antigua Mesopotamia. Aunque según los estudios históricos la obtención de aceite de oliva empieza en la época paleolítica.

Por el contrario, según la tradición de la cultura griega y sus escritos legados, el origen del olivo se debe a una lucha entre Poseidón y Atenea. 

Cuenta la leyenda que el dios griego Zeus concedería el dominio de determinada región a quien fuera capaz de aportar el elemento más beneficioso y útil para la humanidad.

Foto: monumentaltrees.com

Poseidón ofreció un caballo, animal capaz de ayudar al hombre en su trabajo; la diosa Atenea por el contrario aportó una rama de olivo, capaz de producir un árbol robusto que mediante su cultivo ofrecía al ser humano un líquido capaz de alimentar al ser humano, aliviarle sus enfermedades y alumbrar de su noche.


El olivo, o como gusta llamar por estas tierras: la oliva, forma parte de la tradición y la devoción religiosa en Recas.

En el término municipal de Recas, dirección norte, existe una oliva que destaca sobre las demás por su grandeza y frondosidad. 

PUBLICADO POR ARGANTONIOS 
http://iberiamagica.blogspot.com/2018/11/nuestra-senora-de-la-oliva-y-el-olivo.html

miércoles, 28 de noviembre de 2018

La Puerta de Mérida de Talavera de la Reina en el Museo de los horrores

Dibujo de Enrique Reaño sobre el grabado de Laborde de la Puerta de Mérida

Hasta que en 1881 el ayuntamiento de Talavera decide utilizar los sillares de la Puerta de Mérida para la construcción del cementerio actual, se mantuvo en pie esta entrada de la muralla .


De la cual solamente queda hoy día parte de la estructura semicircular del torreón norte, el situado junto a la casa de la Panadería, aunque recientes excavaciones han descubierto el trazado original de los muros y torres inmediatos.

Restos actuales de la Puerta de Mérida en Talavera de la Reina

En el grabado de Laborde del siglo XIX, pueden observarse las dos torres semicirculares de construcción musulmana y otra estructura central con dos arcos; entre ambos se sitúa una hornacina y todo el conjunto está sostenido por dos pilares de planta rectangular que tienen aspecto de ser una construcción anterior a la edificación árabe. 

Para Dionisio Urbina esta puerta monumental es claramente romana y guarda similitud con otras similares fuera de España.

Su destrucción es un ejemplo de cómo en el siglo XIX se destruyó gran parte del recinto amurallado de Talavera por haber sido utilizado como cantera y porque se consideraba a las murallas de las ciudades como un freno al crecimiento urbanístico.

Al fondo del arco parece observarse un edificio que podría tratarse de la antigua iglesia de San Clemente, aunque la perspectiva estaría un tanto idealizada por el autor, pues las ruinas actuales de esta antigua iglesia talaverana se encuentran situadas más a la derecha.

http://lamejortierradecastilla.com/la-puerta-de-merida-en-el-museo-de-los-horrores/

lunes, 26 de noviembre de 2018

El Idolo de Pradillo, Quintanar de la Orden

Hoy traemos una pequeña pieza a la que creo que debemos dedicar una mención en el blog en forma de entrada. 

Desde lo más grande, en tamaño, a lo más pequeño, toda muestra de espiritualidad, creencia o creación conectada con el pasado trascendente, debe tener cabida en este humilde espacio, sobre todo si es de tiempos encuadrados en la Antigüedad o prehistóricos, que son los periodos que principalmente tratamos aquí. 

El llamado Ídolo de Pradillo es un pequeño guijarro, que como bien indica el autor de las líneas que traemos como fuente más abajo, bien podría ser más un amuleto, que lo que se conoce como un "ídolo", a pesar de haber recibido este último nombre. 

El pequeño tamaño y la doble representación, fálica, por un lado, y en forma de vulva, por otra parte, es decir, combinando lo masculino y lo femenino, ha hecho creer que representaría a la fecundidad en forma de amuleto.

En 1983 Ramón Villa González, arqueólogo que trabajaba en unas prospecciones, lo halló en superficie, a las fueras de la población manchega de Quintanar de la Orden, en un paraje conocido como El Pradillo, de ahí el nombre que ha recibido, aunque en un artículo de ABC, de 2008, se cuenta que "fue encontrado en 1983 por un joven de la localidad cuando jugaba al balón en el paraje del Pradillo, entregándolo a su profesor". 



La pieza se encuentra en el museo arqueológico provincial de Toledo: el Museo de Santa Cruz, pero no hemos encontrado ninguna fotografía para acompañar a la ficha, únicamente una ilustración. 

Juan Pereira Sieso

Fuente: Juan Pereira Sieso, Toledo - septiembre de 1983

El objeto fue confeccionado sobre un guijarro de cuarcita metamórfica, y presenta una serie de concreciones y alteraciones superficiales debidas al terreno donde se hallaba, su exposición intermitente Ir los agentes atmosféricos y a su probable uso' como eslabón.

 Su forma es ovoide, ligeramente romboidal, acentuándose esta última característica en la mitad superior del objeto. 

Presenta una serie de acanaladuras en su cara anterior y posterior, que fueron realizadas con algún tipo de instrumento cuya naturaleza y sistema de trabajo nos es desconocido ya que las alteraciones de la superficie, debidas a la erosión, no han proporcionado huellas lo suficientemente claras. 

[...] El diseño que la disposición de estas acanaladuras nos sugiere es el de una representación vulvar esquemática, mejor conseguida en la cara anterior que en la posterior, y la representación de la parte superior de la cabeza de un ídolo fálico, apreciable desde una perspectiva superior. 

Según las características que hemos descrito anteriormente, el objeto en cuestión pertenecía al grupo de ídolos conocidos como "perduraciones de los Ídolos Ovoides", caracterizados por estar realizados sobre guijarros de forma más o menos ovoide y en una o dos de sus caras, representaciones grabadas de "imágenes simbólicas del culto de la religión megalítica".

[...] El pequeño tamaño del ídolo del Pradillo, nos sugiere también una matización sobre su funcionalidad, que sería probablemente la de un "amuleto", con una función propiciatoria difícil de precisar. 



Esta matización debería hacerse entensible a la mayoría de los ejemplares encuadrados dentro del grupo de "perduraciones de Idolos Ovoides", si bien el mayor tamaño y la dificultad de transporte de los ejemplares de Noceda y Radical hace más exacta su definición como ídolos, mientras el resto adquiere un sentido más exacto bajo la denominación antes propuesta de "amuletos". 

La falta de contexto arqueológico del ejemplar estudiado nos lleva a proponer una cronología. amplia, localizada en la Edad del Bronce y quizás con una mayor aproximación durante el desarrollo del Bronce Medio en la Meseta Sur. 

http://iberiamagica.blogspot.com/2018/11/el-idolo-de-pradillo-quintanar-de-la.html


domingo, 25 de noviembre de 2018

Cerámica funeraria de Talavera de la Reina

LA CERÁMICA FUNERARIA POPULAR

Placa funeraria del cementerio viejo de Oropesa

La cerámica de Talavera es conocida sobre todo por la preciosa azulejería y las magníficas piezas del siglo XVI y XVII que hicieron de esta manifestación del noble oficio del barro la preferida de Felipe II, que la puso de moda entre los poderosos de la época y concedió a sus alfares el privilegio de exportación a su inmenso imperio. 

Pero hay otras producciones de la cerámica talaverana menos conocidas y de elaboración más tardía y popular que, no por menos llamativas desde el punto de vista estético, carecen de interés como expresión artesanal y llena de contenido antropológico, sobre todo en cuanto al estudio de la mentalidad popular referida a un tema como es la muerte, con el que, según Quevedo, tanto teníamos que ver los médicos. Se trata de la cerámica popular funeraria que se puede observar en casi todos los cementerios públicos situados en torno a Talavera y Puente del Arzobispo.


Muchos de los camposantos fueron trasladados desde las céntricas iglesias de los pueblos hasta su más higiénica periferia por la normativa promulgada el siglo pasado. Es por ello difícil saber si durante los siglo XVI y XVII se produjo esta manifestación cerámica funeraria y de hecho los ejemplares más antiguos que he podido encontrar se datan a finales del siglo XVIII. 

Posteriormente hay una verdadera explosión en la segunda mitad del siglo XIX y vuelve a reavivarse cuando se produce el renacimiento de la cerámica talaverana con Ruiz de Luna

.Las abundantes piezas del pasado siglo son monocromáticas, en tonos marrones o sepia y con una gran sencillez en la decoración, sin embargo, tienen una gran expresividad en cuanto a la lírica popular de sus epitafios se refiere.

 Una excepción a este modelo son algunas placas de Puente del Arzobispo que adaptan a ciprés su tradicional motivo del “pino” con sus hermosas tonalidades verdes.

Placa funeraria en cerámica en color del taller de Ruiz de Luna

Ruiz de Luna redescubre la cerámica de Talavera en la primera mitad del presente siglo y encontramos curiosas manifestaciones de su arte en las placas de cementerio que ejecuta, algunas de ellas en relieve y de las que reproducimos algún ejemplar. 

A las nuevas generaciones de esta familia de ceramistas les toca vivir la posguerra y producen una serie de monumentos o paneles de azulejos referentes a los caídos del bando nacional durante la confrontación , todo un género cerámico funerario que requeriría un estudio aparte ya que, sin entrar a considerar su contenido ideológico, no están exentas de belleza.

Pero aparte de consideraciones estéticas sobre el soporte cerámico hay que resaltar la riqueza de los epitafios que se escriben sobre estas modestas lápidas de barro cocido. 

Epitafio significa en griego “sobre sepultura” y desde la antigüedad se ha venido expresando esta última vanidad humana que es el “mensaje postrero” que en forma de monólogo, diálogo o poema dejamos a las generaciones futuras. 

Los romanos repartieron su epigrafía por toda nuestra península y es ésta una de las principales fuentes para el estudio de su historia. 

Los más modestos de ellos se enterraban bajo algunas grandes tejas, esas “tégulas” que a veces tenían grabada alguna inicial o pequeña inscripción.

Placa funeraria cerámica de Puente en Aldeanovita

En los cementerios de Los Navalmorales y en Espinoso, he hallado algunas grandes baldosas muy similares con una modesta inscripción realizada ya en nuestro siglo con un punzón cuando el barro aún estaba fresco. 


Es la más modesta expresión funeraria, probablemente, sobre la tumba de algún humilde peón agrícola.

Los motivos ornamentales de esta cerámica funeraria son los tradicionales: la cruz, el túmulo, los cipreses, diferentes y sencillos adornos vegetales y algunos geométricos en las cenefas. 

En las placas de los niños es frecuente la presencia de ángeles más o menos afortunados en la ejecución de su dibujo.

Hay algunas alusiones a la enfermedad que provocó la muerte y a si fue repentino el desenlace o bien se produjo “ tras larga enfermedad”:

Padre nuestro que estás en los cielos / por el alma de Jacinta va / que bastante ha sufrido / con los años de su enfermedad.

En ocasiones se dejan entrever las arcaicas etiologías que el pueblo considera causa del deceso:

La muerte te sorprendió / dejándonos sin consuelo / Petronilo ruega a Dios / por tus padres en el cielo. / Tu fuiste la mejor rosa / del jardín de Jericó / y cuando más fresca estabas / Mal aire te desojó.

Otras veces se teatraliza el final de la vida pues, hasta en las mentes más sencillas, hay deseos de trascender no sin cierto histrionismo:

La muerte me separó / de los seres tan queridos / y para mayor dolor / me dejó dos angelitos / Un ataque me separó / de Ulalio y de Ulalita / y al volver un poco en sí / por los dos yo preguntaba.

Los recursos poéticos tienen a veces cierto aire de haber sido extraídos de sermones, por ejemplo en alguna de las muchas despedidas en primera persona del difunto a sus deudos se dice:

Adiós hermanos queridos / Bien me podéis perdonar / de cuanto os haya ofendido / Adiós, Hasta Josafat.

Placa de cerámica funeraria del cementerio viejo de Oropesa

La rima pura y dura es la que con frecuencia busca el anónimo autor :

Adiós, madre, dulce encanto /yo sé que estás en la gloria /Gozando de Dios ,¡ Qué llanto / derrama por ti Gregoria !

O este otro ejemplo de rima más traída por los pelos:

Emilia de mi corazón/ para qué quiero vivir / si ya no tengo ilusión / desde que te vi morir / tu triste esposo afligido / Reomualdo Rodríguez Lozano / se quedará en la vida / sin tú cariño ni amparo.

Los recursos poéticos están a veces impregnados de los lugares comunes del estilo literario vigente en la época que, no lo olvidemos, coincidía en muchos casos con el romanticismo:

El cuerpo descansa aquí / de la virtuosa Petra / pero su alma penetra / la gloria porque está allí / de este mundo baladí / salió y ha subido al cielo / rápidamente en un vuelo / dejando a su esposo e hijos / entre dolores prolijos / en el mayor desconsuelo.

Todavía se escriben las mismas llamadas que hacían los romanos a que el viajero se detuviera junto a las tumbas del camino y, así por ejemplo, dice una de ellas : Pasajero que a la postre / de este mundo al otro vas / rézame un Ave María / que Dios te lo pagará.

Toda esta cerámica funeraria es, no lo olvidemos, el último pequeño lujo que gentes muy humildes daban a sus seres queridos y por eso no debemos esperar que se canten las glorias y honores que glosaban los antiguos epitafios. 

Lo más que se puede encontrar es un “ fue alumno del instituto de Toledo”, “fue cura ecónomo de Piedraescrita” o “fue uno de los devotos que más se distinguieron en cooperar con sus limosnas para la construcción de este templo de Navaltoril”. No son, desde luego, grandes hechos heroicos los que aquí se reflejan.


Otro tipo de epitafio dentro del género es el que podríamos clasificar como “ tétrico”, el típico epitafio de calaveras y espanto.

¿Qué es de tu talle? Pues si considero / y contemplo despacio tu figura / has quedado tan feo que yo infiero / que si alguno amara tu hermosura / y viese un retrato de tu rostro fiero / No quisiera mirarla ni en pintura.

Desgraciadamente, las flores de plástico, los mármoles y todo un elenco de elementos kitch han sustituido en los cementerios actuales a estas bonitas placas de cerámica llenas de contenido y cultura popular.

http://lamejortierradecastilla.com/la-ceramica-funeraria-popular/


Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...