sábado, 13 de enero de 2018

Barrio de San Justo, Toledo

Quien desee ver un hermoso hallazgo arquitectónico, realizado y pulimentado por el celoso cura párroco D. Clemente Ballesteros, acuda a la iglesia de San Justo y Pastor, que se encuentra casi al extremo de la calle de la Tripería. En la sacristía de esa parroquia, admíranse las bellezas de aquellos alfarges arábigos tan raros y tan delicados; las labores de su inimitable gusto.


Por toda aquella barriada, tirando hacia el río, pueden saborearse multitud de detalles preciosos, en ferretería, ornamentación y traza; pero quien guste de admirar filigranas de arquitectura, de adorno y decorado, madrugue un poco y recorra en cuanto se lo permitan, el recinto de San Juan de la Penitencia, San Lorenzo, la Concepción Benita, Casa de Munarriz, San Pablo, San Lucas... y para que nada falte, la hermosísima puerta del Colegio de Infantes, instituído por el Cardenal Silíceo.

José Ibáñez Marín. Recuerdos de Toledo (1893) 




























http://miratoledo.blogspot.com.es/2018/01/barrio-de-san-justo.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...