miércoles, 25 de abril de 2018

Cuando los Jesuitas cerraron su Casa en Toledo después de cinco siglos

Quedando 3 sacerdotes mayores; en 1583 el colegio de la Orden llegó a tener 700 alumnos

A.P.HERRERA 

La Casa de la Orden en el casco histórico de Toledo

Después de casi cinco siglos en la ciudad, la Casa que la Compañía de Jesús tiene en Toledo, en la confluencia entre la calle Alfonso XII y el callejón de Jesús y María, cerrará sus puertas el próximo verano ante la falta de vocaciones. En la actualidad solo tres sacerdotes habitan el inmueble, propiedad de esta Orden religiosa.

Uno es un «peso pesado» de la Compañía de Jesús española, el padre Luis María Mendizábal, de 84 años, conocido director espiritual y fundador en 1977 de la congregación religiosa Fraternidad de Cristo Sacerdote, ,cuya casa madre está en Oropesa.



Otro es el padre superior, Ricardo Rodrigo, quien confirmó a ABC la noticia de su marcha, probablemente en el mes de julio, cuando sean destinados a otras casas de la Compañía de Jesús en España. Hay otro tercero, el padre Máximo, de mayor edad. Ahora atienden el culto de la Iglesia de San Ildefonso, popularmente conocida en Toledo como de los Jesuitas. El padre Rodrigo confía en que en un futuro, el resurgir de vocaciones propicie el regreso de los jesuitas a la ciudad, que abandonan con tristeza.
La historia

La llegada de los jesuitas a Toledo se produjo tras la muerte del cardenal Siliceo, que se había negado a que se establecieran en la ciudad. Su sucesor, el arzobispo Carranza, les concedió el permiso necesario y entre octubre y diciembre de 1558 estuvieron alojados en el Colegio de Infantes. Luego alquilaron una casa cerca de la iglesia de la Magdalena en la que vivieron todo el año 1559 los tres sacerdotes que establecieron la fundación. Posteriormente la comunidad creció con otros 3 sacerdotes, 4 hermanos coadjutores y 2 estudiantes, y pasaron al Torno de las Carretas (hoy Núñez de Arce) a otra casa cedida por un devoto de la Compañía.

En 1561 compraron una casa en la colación de Santo Tomé (la plaza con el busto del doctor Marañón), que era más capaz para una comunidad que crecía: 12 sacerdotes, 3 estudiantes y 7 hermanos coadjutores.En 1583 abrieron un colegio, el de San Eugenio, regentado por 17 sacerdotes y hermanos coadjutores, en una casa alquilada en la calle hoy San Miguel de los Ángeles. Cuando iniciaron las clases, los alumnos eran 700. El 1 de abril de 1767 los jesuitas son expulsados de los territorios de la Monarquía (España y las Indias) y sus bienes incautados. La biblioteca pasará a la arzobispal y por un tiempo los locales del Colegio de San Eugenio serán ocupados por la Universidad de Toledo (estaban entonces en la plaza de las Tendillas).

El regreso de los jesuitas a Toledo se realizó en 1903, bajo el pontificado del cardenal Sancha, que les permitió recuperar la iglesia de San Ildefonso y abrir una residencia en el lugar que todavía ocupan.


MARÍA JOSÉ MUÑOZ / TOLEDO
Día 31/03/2011
http://www.abc.es/20110331/toledo/abcp-jesuitas-cierran-casa-despues-20110331.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...