domingo, 21 de octubre de 2018

Leyenda de Nalvillos, El Caballero cornudo

Postal de los años 70 donde aparecen los restos de la alcazaba, escenario de parte de la leyenda de Nalvillos

Vamos a conocer una leyenda que se basa en hechos históricos y que tiene como escenario la alcazaba de Talavera, situada antiguamente en lo que hoy conocemos como Huerto de San Agustín. 

Se trata de la Leyenda de Nalvillos, el caballero cornudo.

Nos encontramos a comienzos del siglo XI. Ximén Blazquez es uno de los caballeros cristianos con mayor protagonismo en la reconquista y repoblación de las tierras de la ciudad de Ávila, cuyo territorio limitaba por su extremo sur con la entonces musulmana ciudad de Talavera con la que guerreaban continuamente.



De la estirpe de este noble saldría la familia de los Dávila, con viejas ramas nobiliarias como el marquesado de Velada y el condado de Navamorcuende, territorios cercanos a Talavera que les fueron concedidos a nobles abulenses precisamente por intervenir en la conquista de los mismos a los árabes. 

Un hijo de Ximén Blazquez se llamaba Nalvillos y su mujer fue raptada en las cercanías de la ciudad del Adaja cuando iba de romería el día de San Lorenzo, durante una algarada que los moros talaveranos.

El joven marido, considerado también un valiente caballero famoso por sus hechos de guerra, ante el agravio infligido por los moros solicitó del concejo abulense que fuesen con él en cabalgada contra Talavera. 

Así lo hicieron, dejando que cincuenta caballeros acompañaran a Nalvillos y, como dice la crónica,

«Quando llegaron a las atalayas çerca de Talavera, metió los cavalleros todos en una çelada, e rogoles e mandóles que no saliesen de allí mientras que no le oyesen a él tañer su bocina».

Una vez dejó a sus compañeros de armas ocultos probablemete junto a la que hoy conocemos como atalaya de Segurilla, Nalvillos se cambió de ropa, cortó hierba, entró en la villa simulando querer venderla y llegó hasta la alcazaba donde su mujer permanecía después de haberla tomado el gobernador militar árabe como esposa. 

Estando asomada a una ventana, la mujer le reconoció e hizo que pasara al interior, donde le advirtió del peligro de muerte que corría si era descubierto. Pero el joven caballero le insistió en el gran amor que la profesaba y penetró en el interior del palacio.

Pero estando en éstas, «entrava el moro por el alcaçar e mandol ella a Nalvillos esconderse en cavo del palacio. 

E el moro echose en la cama con ella. E faziendo sus deportes olvidó el amor del Enalviello».y Nalvillo fue apresado….

Curiosa manera ésta del deporte para llamar en la Edad Media a las actividades eróticas que tan bien debía ejercitar el jefe árabe, a quien ella, arrobada de placer, le preguntó después de yacer juntos sobre el premio que daría a la persona que le entregase a Nalvillos, su mayor enemigo cristiano en el campo de batalla. 

A lo que el gobernador contestó que le otorgaría la mitad de las tierras y riquezas de su señorío.

Atraída por la oferta y tal vez por los “deportes” que practicaba con el moro, la cristiana traicionó a su marido y lo entregó. 

Una vez apresado, el gobernador preguntó a Nalvillos qué tipo de muerte daría a su mayor enemigo si, como era el caso, le tuviese en su poder, y el caballero de Ávila respondió que lo quemaría en el lugar más elevado de la ciudad con la concurrencia de todo el mundo después de pregonarlo.


“…y llevaron preso a Nalvillos para ejecu-tarlo en el lugar más alto cercano a la villa…”

Esto mismo ordenó hacer el gobernador árabe. Llevaron leña a Las Atalayuelas, paraje que como ya hemos dicho pudiera tratarse de la atalaya de Segurilla, como lugar de mayor altitud, o bien del primitivo despoblado de Velada conocido como Las Atalayuelas en la finca El Barrero.

 Cuando le ofrecieron a Nalvillos pedir un último deseo antes de morir, El valiente caballero manifestó que quería tocar la bocina mientras era ejecutado.

 Pero al hacerlo aparecieron los cristianos abulenses que se encontraban emboscados y causaron gran mortandad entre los desprevenidos musulmanes, quemando vivo al gobernador en la misma pira que tenía preparada para Nalvillos. 

Entraron después los caballeros de Ávila en Talavera por sorpresa, matando y cautivando a cuantos encontraron y llevándose un gran botín. 

La mujer de Nalvillos no tuvo mejor suerte que su amante el gobernador, ya que fue también quemada por los cristianos en un paraje que en la crónica se denomina La Alvacoba, lugar que pudiera tratarse del antiguo asentamiento vettón, romano y luego granja de los jerónimos de La Alcoba, cerca de “Talaverilla”.

Antes de embarcarse en esta aventura Nalvillos consultó los augurios de las aves, pues al parecer era un gran escrutador del destino mediante la observación de las vísceras de los animales o el vuelo de los pájaros, por lo que una vez seguro de su éxito se decidió a emprender camino a Talavera con sus huestes para tomarla


http://lamejortierradecastilla.com/la-leyenda-de-nalvillos-el-caballero-cornudo/


sábado, 20 de octubre de 2018

Casas de Ylustres en la ciudad de toledo en 1569


Resultado de imagen de casa de los ayala toledo




Portada del antiguo palacio de los Toledo y Ayala

Lamentablemente, la definición que Hurtado de Toledo da de esta concreta categoría no es demasiado precisa, pero, tal y como se ha señalado anteriormente, «casas de ylustres» es un término obviamente reservado para la alta nobleza. 


Portada del Museo de Santa Cruz de ToledoEl Memorial de 1576 indica que Toledo era solar de varios linajes distinguidos, los más importantes de los cuales eran los «Silvas y Ayalas, Guzmanes y Mendozas, Rojas y Riberas, Manriques y Toledos, Lasos y Carrillos» (p. 524). 

Estos nobles se trasladaron gradualmente a Madrid a lo largo del siglo XVI, pero en 1569 todavía podríamos encontrar a muchos de ellos en Toledo residiendo en sus casas solariegas. 

Museo de Santa Cruz de Toledo, pero que en principio no fue concebido como museo sino como Hospital de la Santa Cruz, bajo los auspicios y a expensas del cardenal Pedro González de Mendoza, (predecesor de Cisneros)

Tal y como indica el censo, esas familias tendían a concentrarse en un número relativamente reducido de pequeñas parroquias situadas en el centro, según un modelo extensible a otras ciudades castellanas y que también puede ser detectado en el vecindario toledano de 1561, aunque con algunas variantes.

Resultado de imagen de casa de los laso toledoLa de Santo Tomé, con sus grandes palacios, siguió siendo la parroquia más rica de Toledo, pero las de San Antolín y San Román rivalizaban con ella. 

Hubo dos casas de Garcilaso:

La casa en la que nació, la propiedad familiar, y la casa de su propiedad, en la que habitó de casado.

Por el contrario, no había nobles en las barriadas trabajadoras de Toledo, particularmente en las parroquias de Santiago y San Isidoro, ninguna de las cuales tenía entre sus vecinos ni una sola «casa de ylustres».



viernes, 19 de octubre de 2018

La Encina monumental del Gacho en La Iglesuela


Encina del Gacho con su impresionante ramaje

En término de La Iglesuela y en pleno valle del Tiétar se encuentra la conocida como encina de El Gacho. Se trata de un magnífico ejemplar que dicen las gentes de La Iglesuela es la mayor del mundo apareciendo en el libro Guiness.

Se localiza en el extremo occidental de La Mesa, una elevación aplanada cubierta de monte mediterráneo.Encina del Gacho en La IGlesuela



Gacho es un toro que tiene un cuerno más bajo que otro. No sé si el nom re de la encina es debido a que el paraje se denomine así o porque la encina tiene algunas de sus ramas caídas hacia abajo: gachas

La encina cuenta con un diámetro de 1, 5 metros aproximadamente pero lo que más llama la atención es su enorme copa y la gran longitud y grosor de sus ocho ramas principales que llegan extenderse hasta 15 metros desde el tronco.

http://lamejortierradecastilla.com/una-encina-guiness/


jueves, 18 de octubre de 2018

El caballero del Tondo, Toledo

Resultado de imagen de el caballero del tondo“Perdido en un rincón está su imagen, allí al fondo, en el caserón arruinado de la Cuesta de San Justo. 

Sobre el apergaminado revoco un caballero galopa agarrado al cuello de su bravo corcel. 

Se abraza como puede a su montura, parece herido, débil, necesita sus dos brazos para mantenerse apenas erguido. Encerrada está su imagen en un tondo entrelazado de color turquesa.

Quizás por ello siga aquí, sobre la pared, sin ese aro celeste hace tiempo que hubiera partido lejano”

Fragmento de una pintura mural de época medieval existente en el inmueble sito en la Cuesta de San Justo nº 6, Toledo. Fotografía: Jose María Gutiérrez Arias, Sección Vivienda, Consorcio de la Ciudad de Toledo. Año 2018.

Hace varios meses tuve la oportunidad de visitar un inmueble singular, el nº 6 de la Cuesta de San Justo. Un edificio de traza medieval, con una fachada única con sus canecillos volados de doble orden soportando el piso superior. 

Columnas de granito y alfarjes policromados en su interior. No quedan muchos edificios así en Toledo, con esta riqueza constructiva. 



Por desgracia su estado de conservación no es muy bueno y sus propietarios no pueden acometer su rehabilitación. Actualmente está en venta, quizás quien recoja el testigo pueda recuperar esta joya arquitectónica.

Me gusta mucho mi ciudad, me encantan este tipo de casas. A veces siento que es un cariño correspondido, estas casas son agradecidas y te devuelven lo que tu vuelcas en ellas.

Resultado de imagen de el caballero del tondo

De mi visita me llevé un regalo, el regalo de descubrir una fantástica pintura mural en un paredón perdido, al fondo del solar, sobre una pared que cerraba en tiempos lo que parecía uno de los salones principales del edificio. Sobre el revoco de yeso-cal se despliegan dos tondos formados por una cinta entrelazada de color azul. 

En el de la izquierda está nuestro caballero, en el de la derecha se ven dos figuras humanas, una es volteada por un toro o un animal fantástico, la otra, apenas visible, clava una lanza al animal.



Pintura mural de época medieval existente en el inmueble sito en la Cuesta de San Justo nº 6, Toledo. Fotografía: Jose María Gutiérrez Arias, Sección Vivienda, Consorcio de la Ciudad de Toledo. Año 2018.

La pintura mural parece tener continuidad bajo los revestimientos colindantes … es difícil saberlo. Estas imágenes llevan siglos aquí, espero que puedan seguir mucho tiempo más. De momento las fotografiamos y dejamos recuerdo de ellas a la espera de una imprescindible restauración.

Jose María Gutiérrez Arias
http://www.consorciotoledo.org/el-caballero-del-tondo/

miércoles, 17 de octubre de 2018

Los Chozos de las Tierras de Talavera

Chozo en Navalmoralejo

Aunque más adelante estudiaremos los chozos de cada una de las subcomarcas talaveranas,hoy amos a dar una visión general de los mismos.


Son las construcciones más sencillas de la arquitectura popular de la comarca los pintorescos chozos que se levantan en mampostería de la piedra local, en estos dos casos granito y pizarra, o ambos combinados, a veces unidas las piedras con barro y otras a piedra seca.

Chozo de pizarra en término de Aldeanueva de San Bartolomé

Sus muros suelen tener un hueco de entrada con puerta de madera, si se conserva, y muchas veces sin ningún otro hueco, salvo algún ventanuco.

Los techos están rematados en falsa cúpula construida por aproximación de lanchas de piedra y con una capa de compresión impermeabilizadora de tierra sobre ellas. 

En Gredos los chozos mantienen sus cubiertas vegetales de piorno o escoba según la altura. 

También en la sierra hay un espacio delante de los chozos con bancos de piedra en torno a un vallado protector enlosado que se llama “estanza”

Chozo de granito en término de Segurilla

Se solían utilizar para alojamiento temporal de pastores y en ocasiones como refugio para estancias temporales de aprovechamiento agrícola de viñas, olivares, huertos etc

Suelen ser de planta redonda, aunque en algunas ocasiones son más cercanas a la planta cuadrada o incluso rectangular, que las hace parecidas a las navetas prehistóricas de Menorca.

Chozo de Valdeverdeja de planta rectangular en el arroyo de los Pozos

En su interior encontramos pocos elementos constructivos. Vemos alguna alacena hecha en el propio muro para salvaguardar de insectos y roedores los víveres. En escasas ocasiones cuentan con una chimenea muy sencilla o simplemente una lancha de piedra que se desplaza para que salga el humo; 


En los chozos de Gredos hay una lancha que sobresale del muro llamada tiznera y que desvía las chispas para que no se prendan las techumbres vegetales que abundan más en la sierra. y también encontramos algún banco de piedra.


Falsa cúpula de un chozo vista desde el interior.

Los suelos pueden estar enlanchados, empedrados o simplemente con una capa de barro comprimido. Antiguamente esos suelos se enlucían con boñigas de vaca disueltas en agua que luego se endurece y hasta se puede fregar.

En ocasiones las paredes interiores están enfoscadas con barro e incluso enjalbegadas

Choso en término de Gamonal

http://lamejortierradecastilla.com/los-chozos/

martes, 16 de octubre de 2018

El Crómlech de Totanés.





En la guía mágica. Montes de Toledo tendremos muchas sorpresas… y es que hay cosas que parecían algo y en realidad SON. jajajajajaja a pocos kms de mi pueblo… por donde paseo con la bici…. y… hay muchas más curiosidades, esto es solo el principio. Os lo aseguro.



Mas información en el nuevo libro de Antonio Martín Asperilla

https://senderosesotericos.wordpress.com/category/toledo/

lunes, 15 de octubre de 2018

Mercados de la Comarca de Torrijos a lo largo de la Historia

Resultado de imagen de dibujos de mercados medievalesLOS MERCADOS DE LA COMARCA

Los vecinos de de Novés, que hacen las Relaciones de Felipe II, ofrecen una información muy detallada de los mercados de la comarca:

 “La villa de Torrijos tiene un mercado muy principal los miércoles de cada semana, franco, y la villa de Santa Olalla tiene otro mercado muy antiguo y principal cada lunes de la semana, y se cree que goza de algunas franquezas, y la villa de Fuensalida tiene un mercado muy pequeño y no franco los viernes y este mismo dia la villa de Maqueda tiene otro mercadillo ruin” (Relaciones de Novés, nº 57).

También los informantes de Portillo hablan de los mercados de las poblaciones cercanas más importantes: Fuensalida y Torrijos. El mercado de Fuensalida se celebraba los viernes y no era franco. Mientras que el de Torrijos, que se celebraba los miércoles, es “buen mercado y es mercado franco”.


En Camarena informan sobre el mercado de Fuensalida, que se celebraba los viernes “y no saben la exención que tiene”. Mientras que del mercado de Casarrubios del Monte dicen que era “horro por privilegios que tiene”.

Resultado de imagen de Comarca de TorrijosLos vecinos de Erustes, al informar sobre las carencias que hay en el pueblo, dicen lo siguiente: “Y lo que mas falta en este lugar es pescado, sardinas, hierro y acero, sal, de todo lo cual se provee este lugar de los mercados de Santa Olalla, Torrijos, Toledo y Talavera”.

EL MERCADO DE FUENSALIDA

En Fuensalida se celebraba mercado todos los viernes. “E no es franco”, informan en Portillo.

Efectivamente, los mercaderes forasteros debían pagar:

-La veintena por cada pieza de paño o vara vendida.
-Cinco sardinas por cada canasto de pescado.
-La veintena por sartenes, calderas y otras cosas “fechas de arambre”; la veintena también por queso, miel, cera, peces, barro vidriado, vidrio etc. También los pimenteros y hortelanos forasteros, el esparto hecho o por hacer.
-Por cada carga de fruta se pagaban cuatro dineros.
-El salinero: tenía que pagar un celemín de sal por cada costal.
-Por cada cabeza de ovejuno o cabruno: el impuesto era un dinero. Y cuatro dineros si era vaca o buey.

Toda mercancía vendida por forasteros pagaba la veintena.

El mayorazgo de los señores de Fuensalida constituido en el año 1435 ya incluía el mercado junto con las casas de su propiedad que tenían en la colación de Santo Tomé en la ciudad de Toledo y sus propiedades en Fuensalida con “el señorío, jurisdicción, vasallos, casas, heredades, tierras, derechos que eran en el dicho lugar de Fuensalida y en su término”.

Además este mayorazgo lo formaban los tributos, alojares, andadurías, pechos, mercado y todos los otros pechos y derechos que había en Fuensalida y 7.000 maravedíes que tenían por juro de heredad cada año “señaladamente en las alcabalas del citado lugar”.

MERCADO Y FERIA EN MAQUEDA

En Maqueda había mercado desde tiempo inmemorial. Era mercado franco los martes de cada semana. Pero este mercado le hacía la gente del pueblo “y acude muy poca gente y menos mercadurías”, informan los vecinos de Maqueda. En Novés dicen que este de Maqueda era “un mercado ruin”.


También en Maqueda había feria franca de treinta días al año: del 15 de julio al 15 de agosto. Pero era una feria donde no se juntaba “ningún ganado ni otras mercaduras de cantidad”.

PUEBLA MONTALBÁN

El de La Puebla de Montalbán era mercado franco, concedido a la villa por el Rey Juan II (1405-1454). Se celebraba todos los jueves. No se pagaba alcabala (tributo) por lo que se vendía y así se respetaba por los señores de Montalbán, que tenían el derecho de alcabala en todas las demás compraventas.

De este mercado no habla ninguno de los pueblos de la comarca. Parece que no era muy conocido fuera de La Puebla de Montalbán.

SANTA OLALLA

Se hacía mercado todos los lunes. No era franco. El Conde de Orgaz tenía el derecho de portazgo sobre todo lo que, por cualquiera de sus tres puertas torreadas, llegaba de fuera de Santa Olalla para ser vendido en la villa.

“Solía ser bueno y muy nombrado y ya no lo es”, dicen los informantes de Santa Olalla en las Relaciones de Felipe II. Esta mala situación del mercado parece ser consecuencia de no ser libre de impuestos. El de Santa Olalla no era mercado franco.

BARCIENCE

También en Barcience había mercado los martes. Por costumbre, “pero que ninguna cosa se viene a vender ni se hace mercado mas de haber esta voz antiguamente”, dicen los informantes en las Relaciones del Rey Felipe II.

Era Barcience una población de muy pocos habitantes (tenía 130 vecinos) y económicamente muy pobre: era de señorío solariego del Conde de Cifuentes. Era una población estacionada “y que la causa porque no crece antes parece que ha de disminuir es por ser todo él del Conde de Cifuentes, solariego y tributaria, que no hay cosa que no lo sea”, se informa desde Barcience al Rey Felipe II. Al Conde de Cifuentes se le pagaba anualmente el tributo perpetuo.

TORRIJOS

Los informantes en las Relaciones de Felipe II dicen que en Torrijos, desde tiempo inmemorial, había mercado franco en todas las cosas todos los miércoles del año, incluida toda la cuaresma, que era feria franca. Fueron los Reyes Católicos los que, el día 8 de febrero de 1485, concedieron mercado franco a la villa de Torrijos.

Los vecinos de Erustes, al informar sobre las carencias que hay en el pueblo, dicen lo siguiente: “Y lo que mas falta en este lugar es pescado, sardinas, hierro y acero, sal, de todo lo cual se provee este lugar de los mercados de Santa Olalla, Torrijos, Toledo y Talavera”.

Los informantes de Villamiel dicen que Torrijos era “una villa cercada por algunas partes de cal y canto y otras de tapiería de tierra, de 800 vecinos, “en la cual se coje gradísima cantidad de aceite y hay tratos de xabonerias y colambres y otros muchos tratos y se hace en ella un mercado el miércoles de cada semana en el cual ha mucho tiempo que todas las mercaderías que en el se venden las venden horras ansi los de la villa como todos los forasteros”.

En estos informes se habla de algunos productos, que se podían adquirir en el mercado de Torrijos: pescado, sardinas, hierro y acero, sal y jabón. También se vendían colambres (cueros curtidos o no). Los odres, corambres o “pellejos” estaban hechos de cuero generalmente de cabra, que, cosido y empegado por todas partes menos por la correspondiente al cuello del animal, servía para contener vino o aceite.

Es de suponer que desde el mercado de Torrijos, celebrado en miércoles, los vendedores fueran el viernes al mercado de Fuensalida con sus mercancías: piezas de paño, sardinas, canastos de pescado salado, sartenes, calderas y otras cosas “fechas de arambre”, queso, miel, cera, peces, barro vidriado y vidrio etc. También acudirían los pimenteros, hortelanos forasteros, los esparteros con el esparto hecho o por hacer. Cargas de fruta.


Los salineros de Espartinas junto a Ciempozuelos vendiendo a celemines la sal molida, que se echaba en costales, o la sal en bolos para los animales. En Fuensalida por cada cabeza de ovejuno o cabruno el impuesto era un dinero. Y cuatro dineros si era vaca o buey.
Los piconeros de La Puebla también traían al mercado leña y carbón para cocinar y calentarse.

Los pueblos vecinos venían a Torrijos a comprar todos estos productos y, sobre todo, la madera para la construcción de sus casas. Los serranos de Ladrada, Cadalso y Cebreros traían a Torrijos tablas y vigas para venderlas en el mercado.

En la plaza del mercado había ya en siglo XV una bodega, con tienda y cámara, traspasada a un judío. Estaba junto a la fragua y paredaña con el Mesón Nuevo. También estaba ubicada en la Plaza del Mercado la Cárcel Real. A la parte de poniente de la Plaza del Mercado fue construido el grandioso palacio de los Duques de Maqueda con casi 4.000 metros cuadrados.

https://marianoestebancaro.wordpress.com/2014/11/02/mercado-y-comercio-comarca-de-torijos-siglo-xvi/

domingo, 14 de octubre de 2018

La Desaparecida ermita de San Joaquin y Santa Ana en Talavera de la Reina

Ermita de San Joaquín y Santa Ana en un manuscrito de la historia del siglo XVIII de Talavera de la Reina, señalado con la flecha

Hubo varias ermitas en Talavera hoy desaparecidas, una de ellas se encontraba en la zona de los actuales jardines del Prado y estuvo dedicada a San José y a San Joaquín sucesivamente. Así nos la describe en el siglo XVII Francisco de Soto: 

«Hay en esta villa otras ermitas de que hacer memoria, fuera de la de Nª Sª del Prado…

La primera es la del glorioso S. Joseph a quien Talavera tanto reverencia, edificós chin, y después le labraron una hermosa capilla en la ermita de Nª. Sª. del Prado donde hoy es venerado este glorioso santo; antiguamente estaba sita aquí una particular cofradía de San José, que después pasaron a la parroquia de San Miguel donde todos los años se hace una solemne fiesta a este santo glorioso.



Lugar aproximado donde se situaba la ermita de San Joaquín y Santa Ana. Al fondo la actual calle Salvador Allende

La ermita de San Joaquín es en la que antes era de San José y, después que se le hizo a este santo otra en la ermita de la Virgen del Prado , le pasaron a ella y pusieron a San Joaquín en la que había sido la de San José».

La Cofradía de San José se localizó primero en su ermita, luego en la de la Virgen del Prado para pasar después a la parroquia de San Miguel. Más tarde, al desaparecer ésta, pasó a la iglesia del Salvador. 

No debemos confundir esta cofradía con la Hermandad del Patrocinio de San José, radicada en la parroquia de San Andrés y que nació vinculada a la Real Fábrica de Sedas, celebrándose todavía hoy su fiesta.

Ermita de San Joaquín y Santa Ana en el dibujo del sigloXVI de Van der Wingaerde de Talavera de la Reina

En el grabado de Van der Wingaerde aparece en la zona de El Prado un pequeño edificio que bien pudo ser la ermita de San Joaquín, de la que Ildefonso Fernández refiere que se encontraba «en el ángulo del Prado más inmediato a la población y a la Alameda. 

De niños recordamos haber visto en este sitio un empedrado y no más» 

Este mismo autor asegura que la ermita de San José se hallaba en los corrales de la plaza de toros. 

No sabemos si se trata de otra ermita o es la capilla donde se instaló la imagen de San José tras la ruina del edificio antes referido.

Postal en la que he señalado la stuación aproximada de la ermita de San Joaquín y Santa Ana

En 1750 se reconstruye la llamada entonces ermita de San Joaquín y Santa Ana. Pudiera ser que parte de la cerámica en paneles sueltos que hoy está en la ermita de la Virgen del Prado, y que no aparentan ser obra del mismo autor que pintó los azulejos de San Antón, procediera de la antigua ermita de San José.


http://lamejortierradecastilla.com/la-desaparecida-ermita-de-san-joaquin-y-santa-ana/

sábado, 13 de octubre de 2018

El Museo del Ejército en Toledo celebra los 175 años de la Bandera Española

La exposición, con entrada gratuita, estará abierta hasta el 19 de marzo de 2019

El Museo del Ejército acoge desde ayer la exposición temporal «Rojo, amarillo, rojo: la bandera de todos. 175 aniversario», una muestra que reúne un total de 123 piezas cuyo objetivo es explicar el complejo proceso de transformación desde ser la bandera de guerra naval elegida por Carlos III en 1785 hasta ser el emblema nacional de España.

Con este muestra se conmemorarán los 175 años del decreto del 13 de octubre de 1843 que completó el uso, en el ejército español, que ordenó que las banderas y estandartes de los regimientos abandonaran los antiguos colores y adoptaran los nacionales. También pretende explicar a los ciudadanos los «significados, valores y múltiples mensajes» que encierra la bandera nacional.

Bajo estas premisas, la exposición se remonta a los antecedentes más lejanos de la bandera, con los colores reales rojo, amarillo y blanco, y repasa otros referentes más cercanos, como la bandera roja, amarilla y roja de los buques de guerra; el papel de los regentes María Cristina y el general Espartero o el nuevo significado que adquirió la enseña en los inicios del siglo XIX. También muestra ejemplos de banderas con bordados lujosos y estandartes de voluntarios.


En el tramo final, la exposición enlaza con la actualidad aportando ejemplos de la bandera nacional para usos personales como es el vestido «patriótico» de la diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada que ha lucido en alguna ocasión y, un mono (del año 2016) y un casco de carrera con el que el piloto Fernando Alonso ganó el Campeonato del Mundo en 2005. 

La muestra se despide con opiniones de reconocidos deportistas como Ruth Beitia, Carolina Martín o Javier Fernández, el periodista Lorenzo Silva o el cocinero Paco Roncero, quienes explican, entre otros, el significado que tiene para ellos la bandera española.

123 piezas de gran valor

Entre los elementos de gran valor histórico que se pueden encontrar en esta exposición hay uno que destaca por su especial valor simbólico. 

Se trata de la bandera de la Milicia Nacional de Cabeza del Buey (1820) procedente del Congreso de los Diputados. 

La enseña lleva escrita en la franja central amarilla la palabra «Constitución» porque fue a partir de las Cortes de Cádiz cuando se asocia la idea de Constitución a la bandera nacional.

Significativas son también las banderas del IV Tercio de la División Vascongada o la que portaron los voluntarios catalanes que fueron a Cuba para la pacificación y, otras piezas como son condecoraciones, cubrecabezas, medallas, astas de banderas, escarapelas, cuadros y la bandera de la nación en diferentes momentos de la historia.

Banderas en los balcones

El comisario de la exposición, el teniente coronel, Antonio Manzano, explicó que la muestra enlaza perfectamente con un momento que actualmente vivimos en España: «sacar las banderas a los balcones». 

Esto se explica, según palabras del comisario, porque las motivaciones personales de cada vecino «son idénticas a aquellos que vivieron en 1843. 

Ellos vieron en la bandera defensa de la constitución, cumplimiento de las leyes, libertad, igualdad, olvido de las rencillas anteriores, y en definitiva, un unámonos todos desde nuestra particular posición con la Constitución como referencia para salir hacia delante», indicó.

En este sentido, el teniente coronel también explicó que a lo largo de estos 175 años la bandera de la república, en rojo, amarillo y morado «supuso un paréntesis entre bicolores», desde 1931 hasta 1939, pero que tras el fin de la Guerra Civil española «volvió a recuperar los colores».

Todas las piezas de esta muestra, que estará abierta al público con entrada gratuita hasta el 19 de marzo de 2019 en la sala de exposiciones temporales del museo, han sido prestadas por instituciones como el Congreso de los Diputados, el Museo de Historia de Madrid o el Museo de Albacete, entre otros y por particulares.


10/10/2018 16:47h

https://www.abc.es/espana/castilla-la-mancha/toledo/ciudad/abci-museo-ejercito-celebra-175-anos-bandera-espanola-201810101558_noticia.html

https://www.libertaddigital.com/fotos/museo-ejercito-175-aniversario-bandera-espana-cultura-1015442/BanderadelaMiliciaNacionaldeCabezadeBuey-Badajoz.jpg.html

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...