martes, 27 de marzo de 2018

Por el arroyo del Molinillo: De Pepino a Cervera


Arquitectura popular en Pepino

Cualquiera de los antiguos caminos que suben hacia los pueblos de El Berrocal (Mejorada, Segurilla, Cervera…) o el ascenso de los arroyos que vienen desde esta granítica sierrecilla hacia Talavera, nos proporcionarán un agradable paseo con buenas vistas y lugares amenos muy cercanos a la ciudad. 



Como ejemplo describiré el que desde Pepino nos lleva hasta Cervera subiendo por las orillas del arroyo del Molinillo.Grabado en una piedra del arroyo del Molinillo

Pepino fue aldea de Talavera y puede que su nombre se deba a un repoblador medieval llamado Alonso Pepino, aunque otros se aventuran a decir que deriva del nombre de un italiano llamado “Pipino”, con todas las reservas que hay que poner a estas teorías un tanto fantásticas de la toponimia.

Quedan algunos rincones pintorescos en el pueblo, con su arquitectura de piedra y adobe. 

También hay establecimientos hosteleros y de hípica.

Desde Pepino tomaremos un camino en dirección este hasta llegar al arroyo del Molinillo. 

Allí podemos ver sobre una roca de sus orillas una cruz y piedrecitas colocadas sobre ella, uno de esos lugares mágicos en que los caminantes dejan las piedras a veces en recuerdo de algún hecho luctuoso. 

En este caso se dice que un hombre se ahogó en una de las crecidas del pequeño arroyo.

Iglesia parroquial de Cervera de los Montes
















Molinillo de Cervera que da nombre al arroyo

Ascendemos por la ribera del arroyo y pasamos por el antiguo molino de agua que le da nombre. Se trata de un molino cuyo cubo ha sido techado para usarlo de pajar y por ello presenta un curioso aspecto. 

Entre cercados, chozos de piedra, prados, encinas y alcornoques llegamos a Cervera.

Ruinas del castillo o torrejón de Cervera

En este pueblo acogedor nos detendremos en su arquitectura popular, su berroqueña iglesia y los restos de unas antiguas dependencias de la Real Fábrica de Sedas de Talavera que se instalaron aquí huyendo del paludismo endémico de la ciudad por el estancamiento del río Tajo, en las que destaca su portada neoclásica. 

Conserva Cervera también un potro de herrar en buen estado y cuatro ermitas de las que una de ellas, la del Rosario, que se encuentra en el camino que sale hacia Segurilla, tiene en su interior buena azulejería de Talavera del siglo XVI.

Una de las ermitas de Cervera que guarda bonita cerámica de Talavera del siglo XVI

La de san Roque, a la entrada del pueblo es la de arquitectura más relevante, la del Socorro se encuentra a la salida y la del Consuelo en el cementerio. 

También hay un bonito viacrucis completo con su calvario al noreste de la localidad. 

La iglesia es construcción de finales del siglo XVI, de estilo herreriano y es de destacar el cuadro de la escuela española del siglo XVII de la Asunción, advocación de la parroquia.

Detalle de la arquitectura popular de Cervera de los Montes

Cervera, que es tanto como decir lugar abundante en ciervos, cuenta con restos del Calcolítico, hace más de 4000 años y romanos. 

Primero perteneció a las Tierras de Talavera, pero fue segregada de las mismas por Alfonso VII en el siglo XIII, entregándosela a Juan García de Toledo junto con Segurilla y Mejorada. 

Pasó después al señorío de Oropesa, de los Álvarez de Toledo, hasta que en 1639 se hizo villa con su propia jurisdicción. Durante la Edad Media se construyó el castillo, en el paraje llamado de los Torrejones. 

Hoy está bastante arruinado, se encuentra muy cerca del casco urbano en dirección noroeste y lo visitaremos en nuestro recorrido. 

Todavía se puede observar el aljibe para almacenar agua.Fachada de las dependencias de la Real Fábrica de Sedas de Talavera en Cervera de los Montes

También nos acercaremos, como indica el plano, hasta la encina Meregil, un ejemplar monumental de este árbol al que se llega por un agradable sendero.

De vuelta por la carretera hacia Pepino es interesante subir al Cerro del Cura, junto a la carretera, para contemplar desde allí la vista panorámica que se divisa sobre el Berrocal, la Sierra de San Vicente y el valle del Tajo.Calerillo de Pepino

Justo antes de iniciar la carretera el descenso hacia el cruce de Pepino, parte un camino hasta unos repetidores de televisión. 

Cerca de ellos vemos una chopera en una antigua explotación de cal con dos pequeños calerillos, hornos muy primitivos para cocer la piedra caliza bajo tierra. También se divisa desde allí una buena panorámica sobre el valle de la Portiña.

En la entrada anterior ya conocimos las dos fiestas y las dos encinas monumentales de estos dos pueblecitos de El Berrocal

http://lamejortierradecastilla.com/por-el-arroyo-del-molinillo-de-pepino-a-cervera/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...