martes, 20 de enero de 2015

Camino de Santiago Ruta del Sureste: Etapa de Toledo a Novés 40 Km

TOLEDO - NOVES (40.00 Km.) 

La Puerta de la Bisagra y la Avenida de
Carlos III es la referencia para salir de la ciudad de Toledo.

Hemos dejado atrás las inmensas llanuras de la Mancha y el perfil es más ondulado. También en este caso tenemos dos alternativas, seguir en muy buena medida el curso de la carretera, con lo que representa de peligrosidad y ruido, o bien tomar una ruta más larga, pero infinitamente más tranquila. 

Las dos se juntan en Huecas y desde ahí siguen hasta Novés, donde finaliza esta larga y dura etapa. 

La primera opción es mas corta, deja a un lado la localidad de Rielves y, como hemos dicho, buena parte de este recorrido pisa la N-403 con todo el riesgo que ello conlleva. 

La segunda pasa por Rielves tras cruzar el río Guadarrama y discurre, en su mayor parte, por tranquilos caminos. 

Bueno, pues con mucho animo he retomado esta mañana el camino. He salido un poco tarde, sobre las 6:30, pues como la etapa era larga tenía pensado parara en un pueblo a media mañana para comer y descansar y seguir cuando bajase el calor. 

Al salir de Toledo, a unos 500 metros de la puertas he encontrado con uno de los miembros de la asociación de Toledo que estaba haciendo un poco de ejercicio. Vaya tela. Si que es casualidad. 

Me ha preguntado que que tal iba, me ha deseado suerte y me ha explicado hasta la saciedad como salir de la ciudad, con tanto detalle que caso me pierdo. Un tipo muy majo, tenía pinta de guardia civil jubilado. La salida de Toledo es bonita, caminando junto al tajo durante un trecho largo, escuchando el murmullo del río y las llamadas de los patos.

Poco después el camino se adentraba en una zona dominada por canteras bastante polvorienta y transitada de camiones, subiendo y bajando pequeñas lomas. A unos 5km el paisaje cambio drásticamente, el camino discurría entre trigales a la derecha y montes de encina a la izquierda. 

Se nota que empiezan las estribaciones de Guadarrama, ya se adivinan los montes al fondo. Al atravesar un valle rodeado de alfalfa verde me encontré con un espectáculo curioso. En medio del campo había casi un centenar de cigüeñas, supongo que descansando antes de que saliera el sol.

A unos diez km había una bifurcación y me equivoque de ramal, adentrandome en una finca espectacular. Imaginar una antigua casa romana enorme en forma de U rodeada de un murete de albero, una pinada, un riachuelo, casas de labor, caballerizas, prados con caballos, gallinas correteando por ahí… en fin, el colmo la paz campestre, precioso.

También había un mastinazo, pero por suerte estaba adormilado y solo levanto la cabeza al oirme pasar. Mis pasos son silenciosos como los de un siux de las praderas cuando quiero. Lastima que la mochila meta un ruido de mil demonios y parezca una cuadrilla de gitanos de romería. En fin, gracias a los dioses no me hizo ni caso. Para poder salir de la finca le pregunte a un labriego muy mano que me indico el camino, qu retome alegremente estimulado por tan agradable visión. Y ahora viene lo mejor, y os juro que es verdad. 

Castillo de Barcience
A unos 100 metros delante de mi, al salir de la finca, paso un águila planeando a ras de suelo con un conejo entre las garras!! Jajaja el colmo para un devorador de documentales!!

Poco después mi dicha se torno en pánico, pues al pasar junto a otra finca me salió un mastinazo ladrando como un huno mientras otro aun mayor le hacia los coros atado junto a la puerta. Menos mal que el valiente estaba atado y el ciberas era el que sarna suelto. Hice lo de siempre y que hasta ahora me ha ido muy bien. Apretar el culico y seguir andando como si nada sin mirar atrás.

Después de atravesar campos de trigo, olivos y viñas, de innumerables fincas y casonas, he llegado al punto intermedio. Rielves. Lo primero que me ha llamado la atención al entrar en el pueblo era la total ausencia de gente y la gran abundancia de vacas de perro que había en las pocas calles que tiene el pueblo. 

Pensé que podría deberse a tres razones: que algunos habitantes de este pueblo no son muy cuidadosos y que además a esas horas hacia tanto calor que rodó el mundo estaba en el bar o en casa. También podía ser que una jauría de perros se hubiese comido a todos los habitantes y campase a sus anchas por el pueblo. 

Escalinata y Cruz de Huecas
Por ultimo, y tal vez lo mas escalofriante, que fueran los mismos habitantes los que fueran haciendo sus necesidades por la calle a la buena de dios y por vergüenza no se dejaban ver. Finalmente ninguna de las tres, pues al poco empece a ver a gente, por cierto, muy simpáticos, y aseados también. Después de pasar por el ayuntamiento me he acercado a comer a un bar (arroz a la cubana y lacón asado) y he ido a la piscina a echarme la siesta y descansar para el tramo de la tarde.

En el siguiente pueblo, Huescas, me he encontrado con unos personajes singulares. Cuando entraba en el pueblo, me he entretenido haciéndole una foro a la iglesia, y ha aparecido un tractor de frente con dos viejecitos dentro.

Cuando me he fijado, estaban haciéndole señas como locos con las dos manos para un lado. Yo no les entendía, porque a la velocidad que íbamos, ellos a 2 km por hora y yo a mi velocidad crucero de 5 km por hora era difícil que hubiera un accidente, pero no dejaban de gesticular que me hiciera a un lado. Por si acaso he mirado para atrás por si me iba a atacar un tigre de sientes de sable o un ciclista loco, pero no, allí estaba yo solo. 

El caso es que he llegado hasta ellos y les he dicho “hola!” y me han dicho “ties que tirar pahí!” y yo “es que la guía india por aquí…” y me ha dicho uno de ellos, desatao, “que no, el camino de Santiago es pahí bajo. Tu tira, pasas por los argolis (arboles) y al final hay un caño. Te sientas, descansas, bebes y sigues luego recto” el otro asentía con cara de sabio. Pues nada, a ver quien le llevaba la contraria. Así que he hecho lo que me ha dicho y allí en el caño me he plantado.

Cuando me iba ya del pueblo, dudando entre un camino y otro buscando la flecha he oído en la distancia “mucháááácho!!” que me gritaba otro paisano a lo lejos (notese que todas las aes están acentuadas. Es una voz propia manchega de una dificultad fonética difícil de reproducir). Y

a estaba yo pensando a ver que deidad local había ofendido ahora para que viniese el hombre este hecho un energúmeno, pero al llegar hasta mi ha dicho “te veo que no vas bien. Es poráhi”. Y dicho y hecho. Que gente mas amable, lo que no se es que hubiera pasado si me da por no hacerles caso, todo han sido ordenes en este pueblo!

Finalmente he llegado a mi destino, Novés, 40 km después, a las 8:30 de la noche, con los pies muy bien pero cansado como un niño chico. El párroco me ha llevado al albergue, que esta genial, con dormitorios, cocina, baño y un corral trasero muy fresquito desde el que os escribo ahora después de cenar algo ligero en un bar local

Estoy muerto de cansancio, se me cierran los ojos, menos mal que la etapa de mañana es mas o menos corta…

Fuente: https://elcheasantiago.wordpress.com/2011/07/19/etapa-17-toledo-noves/


2 comentarios:

  1. En toledo hay una Asociación de Amigos del Camino de Santiago que trabaja por la mejora, señalización y promoción de estos caminos, podéis obtener más información contactando con nosotros a traves de aacste@gmail.com o en nuestro blog http://amigoscaminotoledo-aacste.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...