lunes, 20 de abril de 2015

Convento Monasterio de las Trinitarias El Toboso

Al frente de la Glorieta emerge, el Monasterio Trinitario, conocido como El Escorial de la Mancha,edificio de planta rectangular y dos alturas construido en el siglo XVII. 

Su estilo herreriano impresiona por su sencillez y austeridad. 

En el año 1660 D. Alejo Martínez Nieva y Morales fundó este grandioso Monasterio, empeñando toda su hacienda y caudales para que viniesen a habitarlo Religiosas Clarisas. Tras su muerte, en 1662, D. Juan de Morales Martínez, Caballero Santiaguista y sobrino del fundador, queda como patrono del monasterio con la obligación de acabar las obras comenzadas por su tío y obtiene, el 10 de febrero de 1663, licencia eclesiástica para esta fundación del Convento de Santa Clara por parte del Prior de Uclés. 



La obra debía darse por acabada con toda perfección el día de San Miguel del año 1664, pero D. Juan no llegó a conocerlo, ya que murió antes de que venciera el plazo por lo que se nombró heredero de esta empresa a su hijo, D. José Gregorio Ramírez de Arellano que, siendo menor de edad, quedó bajo la tutela de su tío D. Carlos de Villamayor, Caballero de la Orden de Calatrava y Consejero del Rey.

A partir de este momento la construcción y el proceso de fundación empezarían a debilitarse por dificultades económicas y por el escaso interés que iban a tener los nuevos patronos, extendiéndose las obras con la comunidad religiosa trinitaria ya instalada en el convento. 

Se añade, además, la denuncia que presentó el Fiscal del Consejo de Órdenes, señalando cómo dicho convento no era necesario en la Villa por no pasar de seiscientos vecinos y haber otro convento de monjas de la misma orden. A esta objeción vino a sumarse la renuncia formal que hizo la Orden de Santa Clara la cual, al encontrarse sin fondos, terminó cediendo la fundación. En 1670 se abandonó prácticamente la obra hasta 1679 en que de nuevo se reactivó el proceso.

Sor Ángela María de la Concepción nació en Cantalapiedra (Salamanca) el 1 de marzo de 1649 y falleció el 13 de abril de 1690 en este Convento de El Toboso. 

Después de sentirse atraída y llamada por el Señor a la vida religiosa contemplativa, pasó cerca de un año en las Carmelitas de “San José” de Valladolid, monasterio fundado por Santa Teresa de Jesús, con quien posee un calco excepcional en su vida, obra y producción mística; pero la llamada vocacional impresa por Dios en su corazón le hizo llegar a las Trinitarias de Medina del Campo (Valladolid), en donde vivió 10 años con un profundo dinamismo ascético-místico, envuelto en numerosas revelaciones hasta que en 1680, como arrebatada a una vida de mayor perfección y santidad, Dios le provocó la idea, a sus sólo 31 años de edad, de aventurarse en la promoción de un nuevo Monasterio, donde se iba albergar la primera fundación de la Reforma que ella emprendería, siguiendo el camino iniciado años antes por el santo Reformador Trinitario San Juan Bautista de la Concepción. Sor Ángela, puso en marcha la raíz de las Trinitarias Recoletas que, siendo más fieles a la primitiva Regla de San Juan de Mata, fundador de la Orden de la Santísima Trinidad, vivirían con mayor ahínco y plenitud la llamada de Dios.

Resultado de imagen de Convento Monasterio de las Trinitarias El Toboso
Durante los últimos meses de 1678 el interés se centró en un convento a medio hacer que existía en El Toboso y que por el momento se encontraba sin destino. A principios del año siguiente, 1679, se atiende la petición de Sor Ángela y del P. Antonio Olivera, trinitario, para aposentarse en este edificio, por lo que D. Carlos de Villamayor se compromete a la finalización de las obras. 

En este mismo año 79 los trinitarios pleitearon con el Consejo de Ordenes para conseguir nuevas licencias reales de fundación, que fueron otorgadas el 20 de diciembre de ese año y que permitían ponerse en marcha hacia El Toboso donde, en 1680, quedara instalada la comunidad trinitaria y Sor Ángela como priora y fundadora del nuevo monasterio.

Características arquitectónicas del monasterio

Este monumental edificio es una verdadera joya artística, de trazos solemnes, todo él de obra de sillería al más puro estilo herreriano. Ocupa una superficie de 9.000 metros cuadrados con 100 metros de fachada. Sus torreones, su apreciada desnudez en la decoración y el estilo que lo envuelve hacen recordar el monasterio escurialense, por lo que se conoce a este monasterio como “el Escorial de La Mancha”. Cuenta el convento con claustro de dos plantas e iglesia barroca. En su interior alberga un museo con una valiosa colección de pinturas e imaginería de la escuela española del siglo XVII, orfebrería, bordados en oro, etc.

La esbelta espadaña parece ser de construcción posterior, presenta frontal partido en dos esbeltos torreones. Cuenta el convento con claustro de dos plantas e iglesia barroca. 

En su interior alberga un museo con una valiosa colección de pinturas e imaginería de la escuela española del siglo XVII, orfebrería, bordados en oro, etc.

Se ha recreado la celda de la fundadora Sor Angela Maria de la Concepción a la cual se tiene acceso y se contempla el patio, claustro y los frescos descubiertos en la galería.

En el Retablo del altar de la Iglesia se encuentra el cuadro de Felipe de Castro, que es una alegoría de la Santísima Trinidad.

Esta declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

http://www.trinitariasdeltoboso.com/
http://www.eltoboso.es/web/contenido.jsp?id=39&turismo=TRUE
wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...