sábado, 12 de mayo de 2018

Los Hidalgos en Toledo (I)

LA HIDALGUÍA

Dicen las Partidas que la hidalguía, como la nobleza, viene a los hombres por linaje. Los hidalgos fueron en un principio hombres libres en razón de su dedicación a las armas y a sus bienes, ya que la posesión de un caballo y armas con que ayudar al Rey era un primer paso para alcanzar la condición nobiliaria.

Batalla de Alarcos (Ciudad Real)

Tuvieron su origen en los primeros momento de la Reconquista, por lo que geográficamente hay que ubicarlos en el norte de España, donde se fomaron los primeros núcleos de resistencia y a medida que van conquistando el territorio de sus antepasados a los árabes, reciben parcelas donde sedimentan sus raíces.


En estas tierras conquistadas nacieron numerosos solares familiares, que tuvieron su base principalmente en la milicia.



Familias que supieron guerrear primero y administrar después y que fueron reconocidas por hidalgas en confirmaciones reales, ratificando o creando esta nobleza de sangre a la que aluden las Partidas.

Hasta el siglo XII no aparece la denominación de hidalgo para esta pequeña nobleza. En el poema del "Mio Cid" se los llamó "fijodalgos" y como tales, con tal apelativo, aparecen por primera vez en el Fuero de Castroverde del Campo en 1197.

En estas fechas la condición de hidalgos no era sinónimo de noble (leyes de Estilo), pero las Partidas lo reconocen y consagran como tal

También se define al hidalgo como de "nobleza inmemorial" puesto que su origen se pierde en el tiempo, siendo real la transmisión de sus privilegios y su regulación, como veremos. La condición de hidalgo comienza a ordenarse en el siglo XIII; se va trasmitiendo de padres a hijos y las probanzas no iban más allá de los abuelos.

También conviene hacer notar la diferencia entre caballeros e hidalgos. Los caballeros pudieron ser o no hidalgos; por lo tanto la caballería al principio no daba por sí misma la condición de nobleza.

Más tarde en el siglo XV se preceptuó en Zamora que para que los caballeros pudieran gozar las atenciones de los hidalgos era necesario que mantuvieran a su costa durante un año caballo y armas.

Hasta el reinado de Felipe III no se introdujo el concepto y el reconocimiento del caballero como "hidalgo de nobleza reconocida".

Hemos visto que este concepto varía según la época, aunque existen otras diferencias. La fundamental estriba en que si bien el hidalgo puede mantener su nobleza practicando cualquier oficio, el caballero estaba obligado, según la Nueva Recopilación a no usar "oficios serviles y bajos"; concepto que englobaba profesiones como la de sastre, pellejero, carpintero, herrero, barbero, especiero, zapatero, regatones, etc., so pena de perder las "franquezas de la caballería".

Clases de Hidalgos según su origen:
Hidalgos solariegos, que eran los de linaje y solar conocidos.
Hidalgos de cuatro costados, si los cuatro abuelos eran hijosdalgo.
Hidalgos de privilegio, tras un servicio prestado a la Corona.
Hidalgos notorios, tenidos como tales por la tradición.
Hidalgos de ejecutoria, los que litigaban y probaban su condición con al menos tres generaciones.
Hidalgos de gotera, considerados como tal en sus lugares de residencia.
Hidalgos de bragueta, que la recibían por tener doce hijos varones.

Celada de hidalgo

Determinación esta última que utilizaron los reyes para tener en cualquier momento un ejército eficaz, sin problemas de mantenimiento; a cambio estaban exentos de pagar impuestos y tributos.

Hemos de incidir también en la obligación que tenían los hidalgos de acudir a prestar servicios a la corona en tiempo de guerra, pero siempre bajo la condición de que fueran capitaneados por el Rey en persona, permaneciendo solamente un mes sin salario, pasado este tiempo el Rey debía dárselo.



Hemos visto como los privilegios del hidalgo le son dados o se justifican como contrapartida de sus prestaciones: defender, poblar, cultivar, administrar un territorio, guerrear junto al Rey, participar en los repartimientos del vecindario para la construcción de obras públicas, fortificaciones, etc. 

A cambio estaban exentos de pagar los impuestos reales; vivían por lo general en tierras de realengo teniendo libertad para asentarse en cualquier lugar del reino, viviendo de su trabajo; así surgió la necesidad de acreditar la hidalguía allá donde fuesen a vivir, que se realizaba en principio mediante testigos y más tarde mediante pruebas de hidalguía, precisamente para salvaguardar sus exenciones y privilegios, que no fueron muchos.

Fuentes: 
http://palomatorrijos.blogspot.com.es/2017/03/
https://hidalgosenlahistoria.blogspot.com.es/2016/03/los-hidalgos-en-toledo.html
http://realacademiatoledo.es/wp-content/uploads/2014/03/files_temastoledanos_48.%20Los%20hidalgos%20en%20Toledo,%20por%20Ventura%20Leblic%20Garcia%20y%20Mario%20Arellano%20Garcia.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...