jueves, 9 de abril de 2015

La Via romana de Toledo a Guadalupe

En las crónicas y reseñas de antiguas expediciones se cita frecuentemente el camino de Toledo á Guadalupe, por Espinoso del Rey, ó el de Talavera á estos mismos lugares; pero anteponiendo el de Alcaudete de la Jara: el citarse en ambos casos á Espinoso del Rey, y el existir en la CARPETANIA una población de ÍSPINVM, nombrada por Tolomeo, aunque la situe al Sudeste de TOLÉTVM, me hace pensar si correspondería á la misma de Espinoso.

Contra la respetable opinión de mi amigo el Sr. de Fernández Guerra, que la coloca en Nuestra Señora de Valdespino, del término de Consuegra; si fuese exacta mi conjetura, habría un nuevo dato para suponer por allí el paso de otra vía romana: nada hay que oponer por la graduación de Tolomeo, porque á SISAPONA la coloca al Sur de Toledo y á ORÉTVM al Sudoeste, á pesar de ser sus situaciones tan conocidas y contrarias. 

El camino podría ir por Guadamur y Polán, donde hay muchos restos antiguos, recuerdos de batallas y en el primero la dehesa de Castrejón, así como en el segundo fuerte castillo, llamándose allí camino real viejo; además, en término de Polán se halla el despoblado de Alpuébrega, que llevaba el nombre de Alpóbrega en 1241, cuando se decretó su repoblación, lo que prueba su notable antigüedad.

Más adelante pasaría cerca de las ruinas de Los Castíllos, en la jurisdicción de Gálvez, y seguiría á la bailía de Templarios de Melque, la cual, según cree el Sr. Fita, se llamó antes Santa María del Balat-el-Melk, es decir, del Camino del Rey, donde ya he señalado la existencia de ruinas: aquí aprovecharía el trozo de calzada romana hacia el castillo de los Montalbánes, que también se citó, siguiendo principalmente antes y después la llamada Vereda Carrilera ó de la Gitana y otros caminos que llevan el nombre de carriles, hasta Espinoso del Rey,pasando por Navalucillos: en el término de este último hay las casas del Castillejo, de Navalacarrera, La Retuerta y el huerto de la Romanera, nombres bien significativos. 

Después, el camino más frecuentado se dirige, con bastante rodeo, por Buenas-Bódas y Gargantilla á Sevilleja de la Jara, que tiene el molino llamado de la Corrota, ó más rectamente por Robledo del Mazo á dicha aldea de Gargantilla. 

Desde Sevilleja hay camino al pueblo de Puerto de San Vicente, pero el más frecuentado, y que debía ser el antiguo, es el que cruza la divisoria con el Guadiana al Sudoeste y luego la prolongación de la cresta, en que se abre dicho puerto de San Vicente, al lado de la ermita de San Bartolomé, continuando al Sur por la raña del último nombre, hasta incorporarse en el Portillo de la Cijarra con la otra vía descrita. 

Al lado de la ermita citada se aparta un ramal que cruza el Guadarranque y por el collado de la Sepultura de la Vieja, va más rectamente á Alía y Guadalupe. El camino anterior es uno de los que se consideran más cortos, entre Toledo y el Portillo de la Cijarra, midiendo solamente unas 72 millas, cuando por el puerto del Marchés se cuentan 76. 

Todo el territorio que cruza se halla sembrado de sitios que se distinguen con los nombres de Matanza, Matamóros ú otros análogos, y en sus cercanías, sobre todo en la parte más montañosa, hay numerosos restos de fortalezas y atalayas: no queda muy distante el despoblado de Malamoneda, que antes se llamó de Buena Moneda, con castillo, ruinas antiguas é inscripciones, y más adelante, hacia el Sur, está la aldea de Piedraescrita, con antigua fortaleza en un ramal de la sierra de Altamira, hallándose allí el Alto del Castillazo y la notable Plaza de las Morádas, que dominan y descubren una considerable extensión de territorio por el Norte, y al Sur hasta la Serena y aún más allá, habiendo sido una de las principales vigías para comunicar con otras fortalezas muy distantes.

No aparece tan probable ni demostrada, la remota existencia del otro camino á Espinoso del Rey por Alcaudete de la Jara, como comunicación para Talavera de la Reina, aunque pudo enlazarse con los caminos romanos de esta ciudad por una ó acaso por las dos orillas del Tajo; ya cité antes el castillo de CÍSELI, cuya existencia se conoce por la insigne lápida que descifró el Sr. Fita, y que estaba frente á la unión del río Gébalo: allí hay algunos vestigios de puente sobre el Tajo, que protegería probablemente dicho castillo, y por cierto que este paso fué elegido para cruzar el río en un estudio de ferrocarril desde Talavera, el cual se acercaba á Alcaudete de la Jara, Buenas-Bódas, Gargantilla y Sevilleja de la Jara para cruzar la divisoria con el Guadiana y seguir cerca del pueblo llamado Mina de Santa Quiteria, un poco al Este de la Raña de San Bartolomé. 

Este proyecto demuestra la bondad del paso, pero se rodearía para tocar en Espinoso del Rey, á no ser que al citar este pueblo, de la anterior comunicación, se hiciese por la proximidad á que se hallaba de la segunda vía.

Fuente: http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/vas-romanas-entre-toledo-y-mrida-0/html/00340e5c-82b2-11df-acc7-002185ce6064_3.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...