miércoles, 29 de abril de 2015

Las Covachuelas de Toledo

Las Covachuelas de Toledo o supuesta corachuelas.

Anómala lectura o escritura del término coracha o la corachuela daría expresiones como covacha, corchuela, cauracha, corajo, coraza, en el castillo de Trujillo cofacha; en Portugal, corayca (Silves), coroada y corna (fortaleza de Melgaço), en la India corvaso, sin olvidar aquel caso de Córdoba del siglo X con el término escrito qawriyya en lugar de qawraya. 

Así “Las covachuelas” de Toledo, gran barrio o suburbio iniciado junto a la muralla del Arrabal de la Antequeruela, pudo venir de una mala lectura de “corachuela”, caso que ya se ha visto en Arjona servido por dibujo de Jimena Jurado con ese nombre bien escrito, mientas en el texto del libro se lee covachuela. 

En el Glosario de antiguos términos o vocablos de arquitectura de Eduardo Mariétegui se ve que fácil es tomar covacha por coracha y viceversa.

Acepto más ese tropiezo lingüístico toledano, corachuela en lugar del actual covachuelas, que el significado que se viene dando al segundo término: covacha, cueva pequeña y oficina o tienda de sótano. 

Y viejos textos toledanos de nuestra época dicen que “covachuelas” viene de cuevas o covachas que pudieron haber existido en el sector toledano de extramuros de la Antequeruela, de anfiteatro romano, aunque nadie, que se sepa, ha visto en nuestro tiempo nada de ellas, igual en la Edad Media, leyenda derivada del siglo XVI, con autores como Juan Bautista Monegro y otros que se hacen eco de tal leyenda mantenida por R. Amador de los Rios, entre otros de ahora Rey Pastor y Porres Martín-Cleto .

Antonio Ponz dice sobre el tal anfitetaro que no se puede ya distinguir la figura que tenía pues no queda sino tal o cual trozo de gruesas paredes arrimadas a las cuales se han fabricado pequeñas casas. Por otra parte Antonia Lucas nos informa de que había calle de Covachuelas, del diminuto covacha o cueva, calle junto a otras que formaba barrio de la “Fuente de la Reina”.

En los tiempos más recientes esa calle adopto el nombre de Alcázar y después de la guerra vuelve el de Covachuelas. 

Dando por acertado el término corachuela Las Covachuelas de Toledo serían inicialmente casas de barrios de baja condición de la afueras de la ciudad, por lo tanto CORACHAS ESPACIO, no fortificadas, con lo que con “ese” o “aquél” arrabal o “esa” o “aquella” coracha o corachuela se condenaba a un segundo orden toda construcción o hábitat de extramuros o hábitat apéndice. 

Sobre la existencia de supuestas ruinas de monumento arquitectónico romano nada nos dicen las ilustraciones más fiables del paraje de Las Covachuelas, el cuadro de la panorámica de la ciudad de El Greco (1610) y la perspectiva de Wyngaerde de la figura 21, en éste último a la altura de la Puerta y torre de la Almohada una cerca rústica lindando con el Tajo y humildes casas en primer término. En El Greco toda la barriada ya en pleno desarrollo.

 Y a todo esto faltaría saber el lugar exacto en que se situaría el coloso romano, si lejos o no del río Tajo .

A quienes siguen pensando que Las Covachuelas deriva de cuevas o covachas de restos romanos locales les preguntamos si ese mismo término con que se conocen otras barriadas de humilde condición existentes en tierras de Castilla y León, Jaén, provincias de Teruel y de Guadalajara es porque en ellas hubo cuevas, lo que de inmediato nos lleva a pensar que el topónimo Covachuelas es un genérico que pudo haberse iniciado en Toledo .

Fuente: http://www.basiliopavonmaldonado.es/Documentos/coracha.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...