Entrada destacada

Ruta por los Castillos Templarios de Toledo

Iniciamos esta gran ruta por el Castillo templario de Villalba, cerca del pueblo toledano de Cebolla Castillo de Villalba, Cebolla ...

miércoles, 8 de enero de 2014

División eclesiástica visigoda

Durante la etapa visigoda, y especialmente durante los reinados de Leovigildo y Recaredo, la unificación política se hace acompañar de una unificación religiosa. Iglesia y Estado se expanden por la Península, con la excepción de los territorios controlados por astures, cántabros y vascones.

La Iglesia visigoda continúa con la antigua división regional constituida en el anterior periodo romano. Así, la Península Ibérica queda dividida en cinco provincias eclesiásticas: Tarraconensis, Cartaginensis, Baetica, Lusitania y Gallaecia.

La sede metropolitana de la Tarraconensis se sitúa en Tarraco. Junto a ella, numerosas ciudades reciben un obispado, como Barcino, Emporium, Urgellum, Pompaelo, Caesaraugusta o Dertosa, entre otras. En la Cartageninsis, la capitalidad religiosa recae en Toletum, y las sedes de los obispados se sitúan en ciudades como Pallantia, Recópolis, Valentia o Carthago Spartaria.

La Iglesia de la Baetica sitúa su sede metropolitana en Hispalis. Entre sus obispados destacan los de Corduba, Iliberris o Malaca. En la Lusitania, la sede principal se encuentra en Emerita, siendo Pax Iulia, Ebora, Olisipo, Salmantica o Avela sedes de obispos. Por último, la región menos romanizada, Gallaecia, recibe también un número menor de sedes eclesiásticas. Así, Bracara es su sede metropolitana, y los obispados se sitúan en ciudades como Asturica, Lucus, Iria o Auria, entre otras.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...