miércoles, 26 de febrero de 2014

Sinagoga de Golondrinos, Toledo

El barrio judío de Toledo se estructuraba en dos espacios diferenciados: el arrabal exterior o superior y el arrabal grande.

El primero lindaba con el barrio cristiano de San Román,el segundo desembocaba en el pasaje que sube hacia la plaza de Santo Tomé por la puerta de la Assueca o Asieca.

Pero López de Ayala, cuando narra las luchas entre Pedro I y su hermano Enrique, refiere que en Toledo una judería apartada fue destruida en 1355 por las tropas de don Enrique, pero que la Judería Mayor, “que estaba serrada e mucha gente a dentro”, resistió.

La “judería apartada” estaba en la colina del Alacava,
cercana a la de San Román.

Era un barrio separado de la gran judería.

La calle del Ángel era su límite más cercano a la judería mayor.

La palabra “alacava”, trascripción del árabe “al-‘aqaba”, significa “colina”. En el barrio judío del Alacava había dos edificios públicos:

Una escuela rabínica, llamada “Midrach de las Vigas”, y una sinagoga.

En la segunda mitad del siglo XV se menciona la sinagoga utilizándola como punto de referencia en la descripción de dos casas en la parroquia de San Román, en una manzana de la parte más alta del cerro del Alacava.

La primera casa, que pertenecía a don Abraham batidor, se levantaba en el adarve de Sancho Padilla
(actual callejón de Esquivias).

Lindaba con la casa del sedero Diego López y, a las espaldas, con una sinagoga de judíos.

En 1469 un juez autoriza a vender un censo, en la colación de San Román, sobre unas casas lindantes
con casas de Diego López sedero, con casas de Juan Gómez de Guadamur, y a las espaldas, con una sinagoga de judíos; el censo, de 1.300 maravedíes, tenía que ser pagado anualmente a don Abrahem Abenrabí, batidor, y a doña Lumbre su mujer, judíos moradores en Toledo.

La segunda casa, en 1488 pertenecía a un judío converso, Lope de Acre.

Se la describe en el adarve de los Golondrinos, medianera con un corral que solía ser sinagoga de los judíos.

El 24 de junio de 1492, Moisés y Samuel Anacagua, dos hermanos joyeros judíos, vendieron a las religiosas del monasterio de Santo Domingo el Real “unas casas en la colación de la iglesia de san Román al alacava, dentro del adarve que dicen de los Golondrinos,c on unas almacrías”.

Los dos hermanos eran los últimos representantes de la familia judía Anacagua, conocida en el siglo XIV porque uno de sus miembros construyó una casa de estudio en Toledo, que Albaneh menciona en su poema como “madrisa de Ben An-neqawa”.

Esta madrisa estuvo en la casa que hace esquina en el adarve de Golondrinos, adosada a la sinagoga.

Lope de Acre se comprometió a entregar anualmente el tributo de 500 maravedíes que recibía por esta casa al monasterio de los agustinos, para la construcción de una capilla:

“Dio este convento un pedazo de su cementerio a Lope de Acre, vecino de esta ciudad, para edificar una capilla de Santa Catalina...

Él tenía con el dominio directo sobre unas casas en esta ciudad a la colacion de la iglesia de san Roman e l’adarue que entonces se dicia e agora se dice de los golondrinos que entonces avia por linderos de la una puerta casas de juan alvarez Golondrino e de la otra parte un corral que solia ser sinoga de judios”.

Casa de las Cadenas, en la calle Bulas

El Libro de Capellanías, fechado en 1577,informa que la casa estaba en la esquina calle de las Bulas - callejón de Golondrinos:

“Dichas casas alindan de la una parte con el dicho adarue de los golondrinos a la parte del poniente del sol
e por la otra parte con la calle Real hacia la parte hacia el pozo de aisco con la calle real que sube de hacia la plazuela del alacaba para ir a la plaçuela de los caleros”.

El corto tramo correspondiente a la calle de las Bulas Viejas se designaba hasta 1440 como “adarbe que dicen de Abenasa (Ysaq Abenasa)”, después “callejón de los Golondrinos” y en 1864 “callejón del Obelisco”, nombre que llevaba aún en 1926.

Los títulos de propiedad de esta casa desde el siglo XVII se conservan en los archivos del convento de los Agustinos:

“Estando a la parroquia de san Roman en la calle que llaman de las bulas viejas frente de la casa que llaman de las golondrinas”.

“Dos casas principales que estan en la calle de las bulas parrochia de san Roman de la ciudad de toledo y alindan con un corral que esta adjunto de ellas y con un callejon sin salida que llaman de los golondrinos y por delante con la calle real que baja a la plazuela de valdecaleros las cuales dichas casas tienen un sótano que esta debajo de ella con su puerta a la calle de las Bulas”.

Los títulos de propiedad del convento precisan, pues, que debajo de la casa había un sótano con su puerta a la calle de las Bulas
(puerta que existió hasta 2009).


Donde estuvo la casa de Lope de Acre se construyó otra que tenía un patio bajo el que se hicieron dos aljibes que sustituyeron al sótano.

La sinagoga estaba pared con pared con la casa de Lope de Acre.

En la parcela de la antigua sinagoga se edificó una casa hacia 1930.

Jean Passini. "La Alacava, barrio alto de la judería de Toledo"

En 2005 el propietario de la casa situada en el número 29 de la calle de las Bulas, junto a la entrada al callejón de Golondrinos, proyectó la rehabilitación del edificio.

Como siempre que se van a hacer obras en el Casco, se efectuó la previa intervención arqueológica.

Con ocasión de la misma, se descubrió “una esquina” de una construcción medieval (un muro de 6 metros de ancho por 8 de alto, con tipología mudéjar similar a la del Taller del Moro) así como un pequeño adarve y un pilar de ladrillos.

Restos que se han identificado con la sinagoga mencionada en los textos, que estuvo adosada a la casa que fue propiedad de Lope de Acre.

Según el arqueólogo, “probablemente el edificio continúe por el subsuelo y por las casas vecinas” pero no se ha podido proseguir la investigación al tratarse de propiedades privadas.

Bajo la sinagoga, se han encontrado restos de un baño ritual o micvé, un espacio cerrado, de sólidos muros, arcos de piedra y canalización para el agua, una sala pequeña con bóveda de cañón, accesible desde la calle por una puerta independiente.

Una red subterránea, cuya existencia viene respaldada por la existencia en las cercanías de un pozo llamado de Aizco, suministraba el agua corriente necesaria.

Un corredor lateral interior facilitaba el paso de la sala abovedada a la sinagoga. Según los propietarios, uno de los aljibes se llena de agua de manera natural.

A esta sinagoga recién descubierta se le ha dado el nombre de “sinagoga de los Golondrinos” porque junto a ella vivió una familia que a la que llamaban “los Golondrinos” porque había decorado paredes y techos con  dibujos de golondrinas, motivo que figuraba también en su escudo.

Publicado por Caminante en 4:43
Fuente: http://buscandomontsalvatge.blogspot.com.es/2013/08/toledo-sinagoga-de-golondrinos.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...