lunes, 13 de febrero de 2017

Ruta de los Visigodos en los Montes de Toledo

Ruta de los Visigodos

Toledo a finales del siglo VI y principios del VII se transforma en el centro político, religioso y cultural del reino visigodo, con la conversión de Recaredo al catolicismo (589) junto con toda la comunidad arriana.

Se inicia una etapa que dará pie al desarrollo de una cultura hispana independiente que florecerá a lo largo y ancho de la Península hasta el siglo VIII que fue destruida por la invasión árabe.

Los monasterios toledanos se expanden hacia el sur en toda la comarca de los Montes de Toledo buscando la soledad de sus parajes donde ejercer una vida contemplativa y de estudio, alejados de la urbe.



Buscaron espacios entre las grandes vías de comunicación de origen romano, pero suficientemente aislados, entre las primeras estribaciones de la cordillera o en la propia meseta monteña que se inicia la subida del escalón or donde se abandona el valle del Tajo.

Museo de los Concilios Visigodos.Toledo

La Comarca de los Montes de Toledo es rica en presencia visigoda. Esta ruta ayudará a descubrir los yacimientos y lugares con restos de esta cultura junto a otros valores artísticos, históricos, paisajísticos, gastronómicos.

Esta ruta se inicia en Sonseca, donde se habrá llegado desde Toledo por la N-401 en dirección sur, hacia Ciudad Real. En Sonseca, tomando la carretera TO- 7002-V buscamos la población vecina de Casalgordo, distante unos 4 kilómetros. En esta localidad podemos visitar el templo parroquial de la Iglesia de la Asunción, bello edificio con planta de cruz latina, con un magnífico artesonado y una serena torre de estilo renacentista.

Al oeste se divisa la Torre Tolanca, fortificación musulmana del Siglo IX.

Al sureste de Casalgordo, se encuentran las ruinas de San Pedro de la Mata, a unos 3,6 kilómetros. Sobre su antigüedad y orígenes es mucho lo que se ha escrito, llegando a considerarse la teoría de que esta ermita fue iglesia paleocristiana. Por lo que hoy sabemos, la construcción del templo es de época visigoda, durante el reinado de Wamba (678-681) de la que se conservan restos en los paramentos inferiores y en la misma estructura del edificio.

Ruinas convento San Pedro de la Mata en Sonseca

Por Real Decreto de 3 de junio de 1932 estas ruinas de San Pedro de la Mata, que era uno de los ochenta monumentos visigodos conocidos en España, fue declarado Monumento Histórico-Artístico, merced a la labor del Conde de Cedillo.

Dejando Casalgordo y por la misma carretera a unos 2,5 kilómetros nos encontramos con Arisgotas, ubicado en una zona salpicada por vestigios de asentamientos visigodos. Se considera que su toponimia podría significar "Robledal de los Godos". A lo largo de su historia, en las tierras de labor se han encontrado numerosos bajo relieves de esta cultura que hoy en día están repartidas por las casas y patios vecinales. El templo parroquial supone un verdadero ejemplo de arquitectura popular. Su entrada esta orientada al sur y situada bajo un partido que se apoya en dos columnas exentas. La torre circular presenta dos cuerpos de mampostería y un tercero a modo de espadaña, como elemento decorativo exterior pueden observarse cinco pequeñas piezas visigodas, labradas en caliza, procedentes de San Pedro de la Mata, en su interior se puede admirar un artesonado policromado de gran belleza.

Mapa

Ademas una parte de estos vestigios visigodos y otras informaciones pueden ser contempladas en el pequeño Museo de Arte Visigodo local que se encuentra en la población.

Desde Arisgotas, por la carretera TO-7001-V, nos encaminamos hacia Marjaliza, por una zona de indudable belleza paisajística. Esta pequeña población, documentada ya en época romana, posee un templo parroquial bajo la advocación de San Juan Bautista que se complementa con una ermita dedicada a Santa Quiteria, señalando la tradición, en esta localidad, el lugar de martirio de la santa en el siglo II.

Imagen de Santa Quiteria

A su fuente, llamada Fuente Santa, junto a la carretera por donde llegamos acudían a bañarse muchas personas enfermas buscando la salud, especialmente los mordidos por perros y otros animales rabiosos.

Es considerada abogada de la rabia, por ello se la representa acompañada de un perro a sus pies.

Abandonamos Marjaliza por la carretera CM-4017, y tras recorrer unos 22 kilómetros, por una extensa rana, llegamos a un cruce donde seguimos las indicaciones que apuntan la dirección hacia Retuerta del Bullaque, que seguiremos durante aproximadamente 10 kilómetros. Momento en el que tomaremos según las indicaciones un camino rural asfaltado. Continuaremos por la carretera estrecha y sinuosa, en donde la parada es obligatoria para disfrutar de los esplendidos paisajes de los Montes de Toledo, hasta llegar a San Pablo de los Montes.

Extramuros de San Pablo de los Montes se localizan los restos de un cenobio agustino fundado en el Siglo XV construido sobre un edificio visigodo. El origen de esta construcción pudo ser un palacete de caza utilizado por la aristocracia visigoda toledana del Siglo VII. Cercanos a estas ruinas podemos encontrar restos de la existencia de pozos de nieve.

Museo etnogràfico (Menasalbas)

La ruta continua hacía Menasalbas donde existe un pequeño museo etnográfico que se creó con las aportaciones de los vecinos, ofreciendo una importante colección de útiles, objetos y herramientas de uso común en la sociedad agraria preindustrial de los siglos XIX y XX, que permiten un recorrido visual por cada una de las facetas de la vida campesina tradicional, y Gálvez, lugar con nuevos restos materiales visigodos. Aquí se encuentra, en una casa particular, una pilastra de material calizo en forma de prisma cuadrangular que ostenta una cruz tallada en cada una de sus cuatro caras laterales, de claro origen visigodo, probablemente procedente de Santa María de Melque. Actualmente es de propiedad privada y no se puede visitar.

Cogiendo la carretera CM-401, llegamos a Guadamur donde se puede visitar en la Ermita de la Virgen de la Natividad el Centro de Interpretación del Tesoro del Guarrazar, donde podemos apreciar una reproducción de las piezas de orfebrería del Tesoro de Guarrazar y numerosas piezas de ornamentación visigoda que también pueden verse en el interior del templo parroquial. Ya que se encuentra en Guadamur podrá admirar la mole de su impresionante castillo del Siglo XV y visitar el Museo de Costumbres y Artes Populares de los Montes de Toledo.

No se puede finalizar esta ruta, sin hacer especial mención al conjunto monacal de Santa María de Melque, ubicado en la tierra del antiguo señorío de Montalbán al pie de los Montes de Toledo.

Torre Tolanca en Sonseca

La iglesia es la parte mejor conservada de lo que fue un amplio conjunto monástico de los siglos VII-VIII. El templo único por sus características en el reducido panorama de la arquitectura de la Península Ibérica de esta etapa, se ubicaba en el centro de un gran patio formado por las distintas dependencias de un edificio, igualmente de carácter monumental, dotado de diferentes naves y dos alturas, que sirvió para albergar las dependencias de uno de los pocos monasterios visigótico-mozárabes que conocemos.

Almonacid y Totanés serían otros pueblos con presencia visigoda atestiguado por impostas y otros materiales decorativos de clara filiación cultural visigoda,procedente de espacios religiosos.

http://www.montesdetoledo.net/es/descubre/turismo-cultural/rutas-hist%C3%B3ricas/visigodos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...