martes, 18 de marzo de 2014

Historia de Ocaña

Ocaña es hoy un bello conjunto monumental, que pierde sus orígenes en el periodo prehistórico del Paleolítico medio-superior, según nos han mostrado los yacimientos estudiados en toda la zona. Algunos historiadores ven en esta villa la antigua Vicus Cuminarius romana.

Edad Media

El principal núcleo habitado de toda esta zona de la vega del Tajo en la antigüedad, desde época prehistórica a la islámica, fue el enclave de Aurelia, la actual Oreja en Ontígola. Dependiendo de ella, se encontraba la posición fortificada de Ocaña, dominando un barranco en el borde norte de la Mesa que lleva su nombre. Ocaña se encuentra entre las distintas poblaciones con las que el emir de Sevilla Ebn Abed dotó a su hija Zaida en 1082, cuando la dio en consorcio a Alfonso VI

Los árabes volvieron a adquirirla nuevamente, para poco después ser conquistada por Alfonso VI hacia el 1106.5 Algo más tarde también se conquistaría Oreja a los almorávides, pero, debido a su emplazamiento y a la escasez y poca calidad de su término, esta población entró en declive. A ello se añadió la cercanía de Ocaña, que poco a poco la fue desplazando al encontrarse en una posición más favorable. Su poblamiento se apoyó primeramente en el fuero de Oreja y en 1156 Alfonso VII le concede fuero.6 

Más adelante, en 1173, el castillo y la villa de Ocaña pasaron a Téllo Pérez de Meneses y a su pariente, Pedro Gutiérrez, magnates deTierra de Campos. Es a ellos a quien se debe en gran parte su repoblación. Poco después, en 1177 Téllo Pérez dona a la Orden de Calatrava la cuarta parte de Ocaña: «... quarta parte de tota occania...».7

A finales del siglo XII pasó ya a ser dominio de la Orden de Santiago, cuando la población llegó a su máximo esplendor, pasando a ser una importante encomienda, que alcanzaba desde esta villa a Zorita y Uclés. Con posterioridad, fue desplazando en importancia a esta última, que era la sede maestral.

Fue escenario de grandes acontecimientos como las cortes celebradas por Juan II y su hijo Enrique IV en los años 1422 y 1468/1469respectivamente. Fue lugar de refugio de Isabel la Católica, exiliada de la Corte de su hermanastro Enrique IV; y donde encontró, en los caballeros ocañenses Gonzalo Chacón y Diego Gutiérrez de Cárdenas, Comendador de Santiago, a sus mayores valedores.

Posteriormente, siendo ya Isabel reina, ambos gozaron de amplia influencia en la Corte. En 1499, los Reyes Católicos juraron a su nieto Miguel en la desaparecida Iglesia de San Pedro.

Edad Moderna

Como estancia de reyes, acogió a Juana I de Castilla y Felipe El Hermoso, y a su nieto Felipe, siendo lugar de recuperación para éste en su infancia.

En 1710, durante la Guerra de Sucesión Española, se produjo un hecho de armas. José Vallejo, al frente de una partida de tropas castellanas, sorprendió en esta villa a un regimiento portugués.

En la Guerra de la Independencia Española (1809), tuvo lugar la conocida como batalla de Ocaña, en la que las tropas del general Aréizaga perdieron frente a las francesas al mando del Mariscal Soult, dejándoles vía libre a La Mancha.

A mediados del siglo XIX tenía 1.000 casas y el presupuesto municipal ascendía a 68.073reales de los cuales 8.000 eran para pagar al secretario.5

Durante la Guerra Civil Española, fue capital de la Provincia de Toledo.

Monumentos de Ocaña

Ocaña es Conjunto Histórico Monumental por la larga relación de monumentos y obras de arte que atesora por lo que la descripción ha de ser necesariamente resumida y selectiva.

De todos ellos, elegimos la mención a la monumental Plaza Mayor, digna de una auténtica capital, las dos iglesias de Santa María y San Juan, el Teatro Lope de Vega, el Convento de los Padres Dominicos, el Palacio de los Cárdenas y el rollo jurisdiccional, el Museo Arqueológico, etc.

Se observará que de Época Medieval es poco lo conservado pues el auge de la ciudad se concreta urbanísticamente en los siglos XVI y XVII.

Plaza Mayor

Uno de los momentos más agradables del paseo monumental por Ocaña es cuando entramos en su plaza mayor. Su amplitud, perfecto estado de conservación, regulares proporciones y homogeneidad de líneas hace de ella una de las plazas monumentales que hayamos admirado.

La obra que vemos data de finales del siglo XVIII (en tiempos del reinado de Carlos IIII) aunque fue terminada una de sus alas en 1961. Antes de ello hubo otra plaza más rústica son soportales de madera.

Es un rectángulo formado por galerías de 17 y 18 arcos de ladrillo sobre pilares prismáticos de sillería almohadillada, que soportan viviendas de dos pisos más buahardillas.

Iglesia de San Juan

La iglesia de San Juan Bautista es posiblemente la más antigua de Ocaña, fechándose en el siglo XIII su originaria edificación, aunque como es habitual, las reformas, reconstrucciones y adiciones enmarcaran bastante esta primitiva fundación.

Se cree que esta iglesia mudéjar se construyó sobre una sinagoga.

Tiene tres naves con arcos formeros de herradura que pertenecen a la iglesia primitiva. Estos arcos apoyaban en pilares de ladrillo que luego fueron sustituidos por columnas actualmente pintadas de manera poco acertada.

Las bóvedas son de crucería, de época posterior así como la cabecera reconstruida en el siglo XVI.

Palacio de los Cárdenas

El palacio de los Cárdenas es el principal monumento civil de Ocaña. Está ubicado junto al Teatro Lope de Vega.

Fue mandado construir por el mencionado Don Diego Gutiérrez de Cárdenas, comendador de la Orden de Santiago y amigo-consejero de los Reyes Católicos.

Es un voluminoso palacio de concepción renacentista, con elementos y decoraciones que incluyen el gótico y el mudéjar. De forma cuadrada y disposición más bien horizontal, el conjunto de estancias y habitaciones rodean un patio central rodeado de galerías apoyadas en columnas octogonales.

La fachada meridional, que es la principal, tiene una monumental portada del gótico isabelino con vano rectangular adintelado rodeado por columnas góticas que se prolongan en tres cenefas de perfil carpanel, conopial y escalonado, respectivamente, bajo el que parece la "S" tumbada, emblema de la familia y que según se dice obedece a un hecho histórico.

Y es que cuando este caballero santiaguista presentó a los futuros Reyes Católicos, le hizo sabe a Isabel quién de los caballeros presentes era Fernando diciendo "Es ese".

Rollo Jurisdiccional o de Justicia

Muy cerca del Teatro Lope de Vega y del Palacio podemos admirar el rollo jurisdiccional que es de los más monumentales que hayamos visto. Parece de finales del siglo XV o comienzos del XVI.

Es un pilar fasciculado con ocho columnas anilladas situadas sobre un alto podio de cinco pisos. Encima de estas columnas hay un templete hueco formado por otras tantas columnitas de fuste cuadrado. Encima se colocó una cruz moderna.

Fuente Nueva

En las afueras de Ocaña encontramos un importante conjunto monumental, nos referimos a la Fuente Nueva o Fuente del Agua, obra civil del siglo XVI y de estilo herreriano cuya fachada principal está constituida una galería formada por vanos adintelados separado por 20 pilastras toscanas.

Convento de los Padres Dominicos

El convento de los Padres Dominicos es otro de los más conocido monumentos de Ocaña. Es una fundación de mediados del siglo XVI con una iglesia voluminosa de tres naves con capillas y cabecera poligonal. Esta iglesia se encuentra cubierta de pinturas murales de finales del siglo XIX.

El claustro del convento es de muy hermosa factura. Tiene planta rectangular de dos pisos. EL primero tiene arcos de medio punto sobre columnas toscanas. El segundo es adintelado y los dinteles son soportados por columnas jónicas. Una balaustrada cierra el piso superior por su parte baja.

Una de las razones por las que el Convento de los Padres Dominicos es tan conocido en Ocaña es por exponer un enorme Belén permanente que ha sido objeto de un montaje de efectos sonoros y luminosos y que sirve para relatar las escenas más importantes del Antiguo y Nuevo Testamento ante un auditorio creado para tal efecto.

Anexo a este Belén se encuentra un museo o exposición misional que expone piezas de arte oriental fruto de las expediciones de evangelización de los dominicos por el Extremo Oriente.

Otros monumentos de Ocaña

Ocaña guarda otros muchos monumentos de valor como laiglesia de Santa María, que aunque se considera la primera parroquia de Ocaña por su origen mudéjar, actualmente es una construcción neoclásica.

En la villa encontramos dos torres que han dejado de pertenecer a sus iglesias de origen. Una pertenecía a la arruinada iglesia de San Martín obispo, de monumentales proporciones y adusta decoración renacentista herreriana.

La otra se encuentra adosado al Teatro Lope de Vega y pertenecía al Colegio de la Compañía de Jesús. Se trata de un campanario mudéjar-renacentista de ladrillo del siglo XVI.

Junto al Teatro Lope de Vega se ha habilitado el Museo Arqueológico que guarda valiosa información de la historia de Ocaña y numerosos paneles informativos que permite interpretar adecuadamente las piezas expuestas.

Además, son numerosas las piezas expuestas de época prehistórica, celtibérica, romana y medieval.

Siguiendo con los edificios de carácter religioso hay que dejar aquí constancia de los Conventos de Santa Clara, lasCarmelitas Descalzas y Santa Catalina.

En la nómina de sus modestas ermitas, mencionamos las deJesús de Cuevas y San Isidro.

Heráldica

El escudo de Ocaña está formado por un solo cuartel de color verde, en el que puede verse un castillo de oro en escudo de plata. A ambos lados, dos leones rampantes sobre una mesa de madera, en clara alusión a la región denominada Mesa de Ocaña. 

En lo alto aparece una corona, mientras que abajo hay una cinta dorada, con la leyenda Ocaña

Fuentes: 
http://www.arteguias.com/toledo/ocanatoledo.htm
Wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...