jueves, 9 de julio de 2015

Por el Puente de Alcántara hacia San Servando, Toledo


La imagen que preside esta semana el Blog es la número cien! Cien imágenes nos han acompañado a lo largo de estos casi dos años de vida del Blog (el próximo mes de Junio haremos dos añitos de vida…) y, tenía pensada otra fotografía para este “aniversario” pero, finalmente me decidí por esta otra que creo que también es de interés para los lectores.

Toledo: Puente de Alcántara y Castillo de San Servando. Autor: Otto Wunderlich, entre 1920-1936.
Fuente: IPCE; Archivo: Wunderlich; Sig.: W-00097

La imagen inmortaliza un precioso paisaje donde resalta en primer lugar el toledano puente de Alcántara con el río Tajo deslizando sus aguas , aún limpias, bajo él y, atravesándolo, una preciosa escena de un carro tirado por caballos y mulos cargados de lo que pudiera ser paja o la cosecha, mientras al fondo se ven una serie de personas a pie terminando de pasar el puente saliendo de la “roca” sobre la que se alza la ciudad Imperial.

Pero quiero, en realidad detenerme en el castillo que se ve al fondo, erigido en lo alto de un promontorio rocoso sobre el que se divisa toda la ciudad. Me refiero al castillo de San Servando y, quiero que detengan su mirada ya que, en esta imagen se puede observar el estado de esta fortaleza antes de la restauración que le fue practicada en la segunda mitad del siglo XX, donde se destinó a albergue juvenil, uso que aún tiene en la actualidad.

Fue un castillo que despertó gran interés literario, muchos autores como Góngora (quien lo citará en uno de sus poemas como Castillo de San Cervantes, al igual que otros literatos) o en el Cantar del Mío Cid, dedican unas palabras en sus obras a elogiar este castillo.

Pero, a partir del siglo XVI, el abandono que sufría este recinto defensivo lo convierte en un lugar ruinoso, ruina que se acentuó con el paso del tiempo hasta que, en 1857 se sabe que fue utilizado como polvorín.

En 1873 fue subastado por el importe de 3.500 pesetas, la intención era la de derruirlo pero, la intervención de la Comisión Provincial de Monumento de Toledo pudo evitar el que parecía su desgraciado destino declarándolo, el 26 de agosto de 1874, Monumento Nacional, siendo, si no me equivoco, el primer castillo de España en conseguir dicha declaración.

Aunque la realidad fue que, a pesar de la declaración, el castillo siguió en un estado completo de abandono debido a la falta de fondos para poder restaurarlo. Solo, a principios del siglo XX, entre 1911 y 1920, se llevaron a cabo pequeñas intervenciones para frenar algo su deterioro pero, hubo que esperar hasta 1945 para que el castillo “volviera a resurgir o renacer” de su letargo y ruina…

La restauración o, tal vez reconstrucción es el término más apropiado, no llegó hasta el año 1945 y finalizó en 1958, destinándolo a colegio menor de la Delegación de Juventudes (actualmente un albergue juvenil); las obras respetaron el perímetro mural del castillo y se reconstruyó completamente, de nueva planta todo su interior ya que no quedaba absolutamente nada de su interior, adquiriendo la imagen que hoy tenemos de él.

Castillo de San Servando en la actualidad.

No voy a dedicar espacio al análisis de la restauración, porque no es este el post específico pero si lo haré en el post dedicado a la Memoria Restaurada ya que considero muy interesante la reconstrucción que se llevó a cabo en el castillo…



miércoles, 29 de mayo de 2013
http://loslugarestienenmemoria.blogspot.com.es/2013/05/por-el-puente-de-alcantara-hacia-san.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...