domingo, 15 de noviembre de 2015

Doña Bárbara de Flores. temblequeña que fué Ama de Cámara de S.M. Luis I de Borbón.

La imposibilidad física de criar al recién nacido, o el deseo de conservar la figura, cediendo a las veleidades de la moda, impulsó a muchas madres de antaño a buscar quien a sus pechos sacase adelante la progenie.

 Surge entonces, por necesidad o capricho, la figura de la nodriza, que ha sido estudiada sobre todo en su papel de ama de cámara cuando estuvo al pie de las cunas reales"...

José Manuel Fraile Gil
Revista de Folklore
Año: 1999 - Tomo: 19a - Revista número: 221



"Los españoles pintados por si mismos" 1843 (Págs. 104-112)

Esta fué la profesión que desempeñó Doña Bárbara de Flores, la temblequeña que visita hoy VÐT.

Desde finales del siglo XVI hasta 1830, las amas reales se habían ido buscando entre las señoras nobles de la Corte, extendiéndose esta búsqueda, muy poco a poco, a los alrededores de Madrid; en La Mancha y, posteriormente por los médicos de Cámara, especialmente en las aldeas burgalesas.

Esto fue así hasta julio de 1830, año este en el que el Rey Fernando VII, ordenó buscar un ama, "para lo que de a luz mi muy amada esposa".

La elegida fue la cántabra Francisca Ramón de Peñacastillo, y en un segundo viaje, fue elegida como ama de retén, Josefa Falcones, natural de Torrelavega.

A partir de esta fecha la moda iniciada por la realeza se instauró definitivamente, pasando a ser las nodrizas del norte de España las más solicitadas.

Pero fueran las nodrizas reales de donde fueran, está claro que, dada su proximidad a la corona, se veían favorecidas a la hora de hacer algunas solicitudes a sus regios señores.

Pero, volvamos a nuestra protagonista.

"La feliz mortal" encargada de alimentar en primer término al que fuera Príncipe de Asturias, y posteriormente Rey de España, Luis I de Borbón; fué Doña Bárbara de Flores, natural de Tembleque, donde se la consideró desde entonces como una gloria local, desempeñando tan bien su dificultosa misión, que más tarde sirvió también de ama al Serenísimo Infante Don Felipe.

Y atendiendo a los favores personales que las mencionadas Amas de Cámara podían conseguir de sus señores, quede como ejemplo el que: El año 1715, la Villa toledana de Tembleque solicitó al Rey a través de Bárbara de Flores, que desalojase la Villa una Guardia del Cuerpo de Flandes que se había instalado en ella, a lo que el Rey accedió.

Posteriormente, sabemos que Doña Bárbara Flores, estuvo aquejada de una"melancolía hipocondriaca histérica", tal y como aparece en el libro del año 1733: "Remedios de deplorados, probados en la Piedra Lydio de la experiencia", del Doctor Don Francisco Suarez de Ribera (págs. 96-108); en el que el Doctor Don Cosme Martínez Cabeza de Baca, 

Médico titular de la Villa en esa fecha, hace al autor del libro consulta sobre el mal padecido por tan egregia dama; y que, una vez más para los interesados, dejo en el enlace.

Luis I de Borbón.

Luis I de Borbón, llamado el Bien Amado (Madrid 25 de agosto de 1707- Madrid, 31 de agosto de 1724): fue el primer rey Borbón nacido en España, hijo primogénito de Felipe V y de su primera esposa María Luisa de Saboya, tuvo el reinado más breve de la historia de España (si exceptuamos el de Felipe el Hermoso, quien fue rey de Castilla durante apenas dos meses).

En enero de 1724 se produce la abdicación inesperada de su padre, no se sabe muy bien si lo hizo para poder así ocupar el trono de Francia, ya que el Tratado de Utrecht impedía que el mismo rey ocupara los tronos de España y Francia (sus aspiraciones a hacerse con el trono francés parecían inminentes al producirse la muerte del heredero y por la debilidad física del rey galo, Luis XV), o por problemas mentales (ya que el rey padecía crisis depresivas).

Luis accede al trono el 15 de enero de 1724, con dieciséis años, y ocupa el mismo hasta que se produce su muerte por la viruela el 31 de agosto de ese mismo año, con diecisiete años recién cumplidos. Es decir, estará en el trono poco más de siete meses.

Fue un rey inexperto y poco preparado para reinar, no obstante las riendas del país siguieron en manos de su padre, Felipe V, y de su madrastra, Isabel de Farnesio, quienes desde su residencia en el palacio de la Granja de San Ildefonso dirigían el país.

El Bien Amado, tuvo una infancia triste, dado que quedó huérfano de madre a los siete años y estuvo sometido a una rígida tutela. A los quince años contrajo matrimonio con Luisa Isabel de Orleans, muy criticada por su conducta extravagante (debido también a problemas mentales), pero de lo que no cabe duda es que debió de amar a su esposo, pues tras enfermar éste, lo cuidó personalmente y, de hecho, ella también contrajo la enfermedad, si bien no con el mismo trágico fin. Luis y su esposa no tuvieron descendencia.

Tras la muerte de su primogénito, Felipe V asumirá de nuevo las labores de gobierno. Curiosa y paradójicamente, éste será el rey con el reinado más largo de la historia de España (más de 45 años, dividido en dos períodos), mientras que su hijo (con la salvedad antes expuesta) tendrá el más corto (poco más de siete meses)(229 días).

Texto: "Luis I de Borbón, el reinado breve" por Sebastián Merino.

Bibliografía:

"Criados, nodrizas y amos. El servicio doméstico en la formación del mercado de trabajo madrileño, 1758-1868". De Carmen Sarasúa.

"Amas de cría, campesinas en la urbe". De José Manuel Fraile GIl
Revista de Folklore
Año 1999- Tomo: 19a- Revista número: 221

"Remedios de deplorados probados en la piedra lydio de la experiencia". De Francisco Suárez de Ribera

"Los españoles pintados por si mismos. La Nodriza". De Manuel Bretón de los Herreros

http://villadtembleque.blogspot.com.es/search/label/Beatriz%20Galindo?updated-max=2012-03-29T07:00:00%2B02:00&max-results=20&start=7&by-date=false

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...