miércoles, 27 de mayo de 2015

Convento de San Jerónimo ( San Prudencio ), Talavera de la Reina

Las inquietudes reformadoras del Arzobispo don Pedro Tenorio le hicieron, hacia el año 1372, fundar este convento para que los canónigos de la Colegiata residieran en él; al no aceptar los canónigos el arzobispo lo donó en 1398 a los frailes jerónimos de la Sisla. 

Su primitivo nombre fue convento de Santa Catalina, por la gran devoción que el arzobispo Tenorio tenía a esta santa. La gente le bautizó con el nombre de San Jerónimo por estar regido por frailes de esta orden y hoy le conocemos por San Prudencio. 

También recibió el nombre de Jesuitas nuevos por residir los jesuitas en él a finales del siglo XIX, esto explica los temas de los cuadros que se conservan.



Dentro del casco antiguo es punto de referencia, sus muros dan belleza a las calles y callejuelas que la rodean. 

Las primitivas construcciones de la iglesia, por ser en su mayoría edificadas a finales del siglo XIV e inicios del XV, fueron levantadas en estilo gótico-mudéjar, de ellas apenas nos quedan restos, solamente la conocida como puerta del Serafín, frente a la torre de la Colegial. 

El Altar Mayor posee un retablo barroco y frontones segmentados con figura y pináculos de una gran belleza. Posee Coro, al que se accede a través de una escalinata de granito.

El claustro de San Prudencio inicialmente era de dos plantas. Tras un incendio sólo se conserva una planta. Su construcción data de finales del siglo XIV y siglo XVI en el que se entremezclan los elementos mudéjares y renacentistas

Image
Agún otro detalle como la rejería o los canecillos y aleros nos orientan sobre la antigüedad de esta parte del monasterio de Santa Catalina. 

En su interior destaca la escalera volada que da acceso al coro y la sacristía de planta octogonal. Juan de Herrera reformó el exterior del testero del edificio dotándole de grandes contrafuertes. 

Se convirtió en colegio de huérfanos con el nombre de San Prudencio, en recuerdo del hijo del fundador. 

ImageFue en su mayoría edificado a finales del siglo XIV e inicios del siglo XV en estilo gótico-mudéjar. Juan de Herrera reformó el exterior del testero dotándolo de grandes contrafuerte

Las donaciones y las muchas vocaciones enriquecieron a este convento por lo que se convirtió en necesidad el agrandarlo. Del convento primitivo tan sólo se conserva la puerta conocida como El Serafín, puerta gótica de gran sencillez. En 1455 ampliaron la capilla pero su aspecto actual lo adquirió en 1536, aunque al colocar la cúpula fallaron sus paredes, teniendo que intervenir Juan de Herrera mandando colocar unos contrafuertes en uno de los lados del ábside, perdiendo la armonía y belleza programada por el arquitecto. Conviene destacar la sacristía, antigua capilla del Santísimo, por su belleza y la escalera volada que conducía al coro por su grandiosidad.

Al convertirse en colegio de huérfanos recibió el nobre de la fundación San Prudencio, en recuerdo del hijo de los fundadores. Se trata de un complejo monacal compuesto por la monumental iglesia, el claustro y la denominada Casa de los Canónigos. 

Los religiosos de este convento sobresalieron por su labor sacerdotal pero también por su preocupación por la historia de Talavera, por sus trabajos como copistas de libros de coro y por tener bien surtida de medicinas su botica. En 1821 fue cerrado y aunque abierto dos años después, en 1831 se clausuró definitivamente como convento de frailes jerónimos, pasando a manos particulares.

Actualmente es la sede de la Escuela Taller "Casco Histórico", la cual está llevando a cabo la rehabilitación del Lagar del San Prudencio de estilo barroco, donde se ubicará el Museo Etnológico

http://www.talavera.org/turismo/index.cfm?codigo=1004
http://talaveranet.byjiab.net/monumentos_tres.htm
https://taboramagazine.wordpress.com/2013/03/13/nuestro-patrimonio/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...