martes, 8 de diciembre de 2015

Asentamientos en el medio rural durante Bajo Imperio romano: Las Villae Carpetanas

El sistema de propiedad romano de época bajoimperial, esta representado principalmente por el fundus o gran propiedad dentro de la cual se inserta la villa.

A pesar de que el sistema de grandes propiedades, había echo su aparición en el siglo III d. C, sobre todo en la zona del Duero, es en época tardía cuando se desarrolla plenamente.

La distribución de las villae tardorromanas por el territorio peninsular, parece atender al declive de la vida urbana. En este sentido, una parte importante de los ciudadanos romanos de Hispania, se vieron transformados en población campesina, que tendía a marcharse de las ciudades , para concentrarse en las villae y grandes  urbi rurales, buscando tanto un medio de vida como una cierta seguridad, frente a la inestabilidad de la época. 

Estas villae, representaban la primacía de una nueva estructura social que se desarrolla en el Bajoimperio y en ellas se hace patente el grado de riqueza de sus posessores. La época de máximo apogeo de estos establecimientos rurales, va a corresponder en el territorio peninsular al siglo IV d.C .

La villa no sólo va a suponer una novedad arquitectónica, sino que también va a significar la aparición de una nueva oligarquía provincial, en este período. En el Bajo Imperio, la gran propiedad territorial va a ser explotada por colonos, ya que la esclavitud o el campesinado libre, eran en este momento casi residuales.

Los decretos de la época de Diocleciano, van a tender a vincular a los trabajadores a la tierra, para así aumentar la rentabilidad de la explotación y asegurarse el cobro de impuestos, lo que conllevara una aproximación de los coloní a la categoría jurídica de los esclavos . Dentro de la economía bajoimperal, las villae romanas van a jugar un papel destacado en el ámbito de la producción agrícola, y de carácter artesanal. 

Generalmente estos establecimientos rurales, se asentaban en los terrenos mas fértiles y propicios, para la explotación de la tierra. El sistema de villa permitía integrar actividades diversas, no exclusivamente agrícolas (el mismo pastoreo, recursos forestales etc.). También la ganadería y dentro de ella la cría de animales como el caballo, van a ser actividades que se realizarán en estos establecimientos. En este sentido una villa rústica, también debía atender a múltiples funciones: cría del ganado lanar y vacuno, aves de corral, etc.

En Hispania, estas villae se localizaban en lugares algo elevados y secos y en proximidad a las vías de comunicación, lo que les permitirá poder comercializar sus productos. Debemos señalar que aunque es obvia la necesidad de instalar la villa en el entramado viario, no por ello ha de edificarse muy próxima a la calzada principal. Es más bien la inmediatez del acceso a la villa, la condición que necesariamente debe salvarguardarse. 

Debemos entender que el excedente de producción agrícola, ganadero etc. de estos establecimientos, debía encontrar unos canales rápidos y rentables para su venta. Otra de las características, de este tipo de establecimientos es su proximidad a un cauce fluvial, que actuaría como fuente de suministro y regadío para las mismas.

La existencia de amplias vegas, debió favorecer en época romana el desarrollo de estos establecimientos rurales, que obtendrían buenos rendimientos agrícolas. La mayor parte de las villae hispanas se sitúan cerca de cursos de agua, pero están construidas sobre una altura que evita las humedades, proporciona condiciones de salubridad y permite el control del territorio próximo, respondiendo a las exigencias de los agrónomos romanos, en cuanto a las condiciones para su asentamiento. 

La orientación adecuada para estos establecimientos, según estos autores es el oriente o el mediodía. En algunos casos, estas villae se localizaban en las proximidades de ciudades importantes, adquiriendo la categoría de villas suburbanas. Debemos también señalar que la construcción de villae, significó en época romana, la introducción de las comodidades de la vida urbana en la explotación rural. 

En este sentido, existen en Híspanla villas urbano-rústicas, que combinan elementos de la domus ciudadana y de la villa rústica, como tal. Estas villae cuya finalidad es estrictamente agrícola, presentan una importante suntuosidad. Todas estas características, aplicables a las villae bajoimperiales peninsulares, las encontramos también en el área carpetana, que pertenecía en este período a la extensa Provincia Cartaginense. 

Así disponemos de numerosas villae carpetanas, situadas en los cauces fluviales del Tajo, Henares o Jarama. El Tajo va a servir de espléndido marco geográfico, a villas como las Tamujas, Vega Baja de Toledo, Rielves, Cabanas de la Sagra, entre otras. Las producciones agrarias en la ribera del Tajo, son abundantes en la actualidad y debieron serlo también en época romana. 

Debemos señalar que aquellos asentamientos que se localizaban a cierta distancia de los ríos, aparecían ubicados en las proximidades de grandes arroyos o fuentes, este es el caso de la villa de Puente de la Olmilla (Albadalejo, C. Real), que se encontraba próxima al arroyo de la Bola. Otra de las características de estas villae carpetanas, es su proximidad a la red viaria de época romana. 

Esta característica, es observable en villae carpetanas como la de Materno, en la localidad toledana de Carranque, situada en un lugar próximo al cruce de dos importantes vías romanas, la que unía Emérita con Caesaraugusta y la procedente de Segovia, que alcanzaría Alces y Laminium, en la Meseta Sur. 

Debemos tener también en cuenta, que determinadas ciudades importantes del territorio carpetano, concentraron en su área de dispersión una serie de villas, que se benefician de esa forma, de su proximidad a la urbs. En este sentido, se constata la presencia de villas suburbanas en la ciudad romana de Complutum, en una privilegiada situación en las inmediaciones de la urbe. En una ciudad como Toletum, también se localizan villae o asentamientos rurales en sus proximidades. Este es el caso de la Alberquilla, donde la producción agrícola debía tener un importante valor.

 El auge de estas villae, como sistema de producción en el área de la Meseta, es resultado del desplazamiento del eje económico, desde zonas como Levante o la Bética, hacia el interior peninsular durante el Bajo Imperio. En época altoimperial las villas romanas presentes en el área de la Meseta Central, son mas escasas y entre ellas podemos mencionar la de Saucedo , situada en las proximidades de la actual Talavera de la Reina, y por tanto localizada en la provincia Lusitana 

Sin embargo la proliferación, de esta forma romana de propiedad agraria, constituida por el fundus en el que se inserta la villa, se desarrollará especialmente en época bajoimperial en el área de la Meseta. Las villae carpetanas enclavadas en la Meseta Sur, presentan al igual que las del resto de Hispania, una gran diversidad en cuanto a su estructura arquitectónica e importancia.

La villa romana de Materno en Carranque (Toledo), presenta un complejo de edificaciones, entre las que destacan la mansión del propietario y una construcción de planta basilical. La residencia del señor, era una estructura de planta aproximadamente cuadrada, de unos 35 mts de lado. Desde un punto de vista arquitectónico, esta villa sigue un esquema, con habitaciones distribuidas en torno a un patio central. 

El edificio de planta basilical, presenta una cabecera dividida en tres naves, y utilizo en su construcción algunos materiales suntuarios.

De otra parte, el yacimiento tardorromano de Tinto Juan de la Cruz (Pinto, Madrid) , presento en el curso de su excavación, una villa bajoimperial, en cuya planta se pueden diferenciar tres zonas, que son de este a oeste, las siguientes: Una gran estructura rectangular, una serie de estancias individualizadas por la presencia de una exedra y finalmente una zona muy compartimentada, articulada en torno a un pozo.

 Parece que esta villa bajoimperial presenta la característica de ser urbano-rústica, en cuanto presenta dos funciones: su finalidad agrícola y su carácter de residencia del señor. Es probable que esta villa tuviera un período de utilización, desde mediados del siglo IV a inicios del V d.C. 

De otra parte, la finca de las Tamujas (Malpica de Tajo), ha aportado una villa bajoimperial, localizada junto a la ribera del Tajo, que consta de dos importantes construcciones: Una de estas construcciones parece ser la vivienda del dominus, que acogía una instalación termal y un aula doble absidiada y la otra construcción, probablemente sea una construcción rústica de algún tipo. El centro de la villa, estaba formado por un gran patio central, pavimentado todo él con mosaico. Este patio tenía a ambos lados dos exedras, que aumentaban su longitud en 4,40 mts. Otro de estos asentamientos, la villa de Rielves (Toledo), presenta el carácter de una residencia bajoimperial de lujo. 

Dispone esta villae, de un patio de 21 mts de lado, al que cierra un pórtico semicircular.También contaba esta villa con una habitación central al norte, que pudiera ser un triclinium con vista al patio. El triclinium y la sala de recepción de esta villa, destacan por su envergadura arquitectónica, de las reducidas cámaras al este y oeste de aquel y de las termas occidentales. La construcción de esta villa, parece datarse a inicios del siglo IV d.C.

 Otra de estas villae carpetanas, fue descubierta en Alcázar de S.Juan en 1952, en el mismo casco urbano de esta localidad. Las excavaciones de esta villa, pusieron al descubierto los restos de un hipocaustum, junto a una importante cantidad de mosaicos, con una decoración a base de motivos geométricos (rombos y hexágonos) y florales. La datación propuesta por J. San Valero, para estos pavimentos musivos, se encuadraría hacia finales del siglo II o inicios del siglo III d.C.11 . 

También en la Vega Baja de Toledo, ha aparecido una villa romana, que mostró en su excavación un triclinium de planta rectangular y un peristilo adornado con un estanque octogonal, de reducidas dimensiones. 

Además de estas importantes villae romanas, otros asentamientos rurales en el área carpetana, parecen tener una menor entidad. Este es el caso del asentamiento de Quinto de la Hélice (Madrid) , que podría corresponder a una estructura tipo villae, quizás vinculada a la explotación agrícola del territorio, que debía comercializar sus productos por alguna vía principal, que discurriese por los alrededores. 

También en la localidad toledana de Mesegar, parece que pudiera existir una villa romana, a juzgar por los distintos hallazgos aparecidos, entre los que destacan diversos fragmentos cerámicos, tres muelas de molino y una lucerna de bronce, si bien futuras excavaciones, deberán aclarar esta posibilidad . Finalmente en Hoya de la Sabina, a unos 6 Km al nordeste de Villanueva de la Fuente, se han podido atestiguar vestigios probablemente correspondientes con una villa, de la que solo nuevos trabajos, nos permitirán conocer su importancia16 . 

Estas νillae carpetanas antes mencionadas, presentaban en ocasiones instalaciones termales. Generalmente las termas privadas existentes en las Villae hispanas, tienen un tamaño acorde con el numero de personas que las utilizaban (el dominus y su familia). Estas termas privadas, presentan generalmente en su esquema base, un apodyterium, un frigidarium, un tepidarium y un caldarium, que van a ocupar toda el área del edificio. 

En algunos casos, como en la villa de Alcázar de S.Juan, sólo se han descubierto simples restos de bypocausta, que probablemente encubren la existencia de un complejo termal. Debemos señalar que el sistema de calefacción por hypocaustum, fue el mas utilizado en época romana, para calefactar tanto las zonas domésticas, como las termas o baños, públicos o privados. La difusión del sistema de calefacción por hipocaustum, se va a generalizar en Hispania a partir del siglo I a.C. 

Este sistema consiste principalmente en hacer pasar el calor generado en un fuego, por debajo de una o varias estancias intercomunicadas entre sí. En determinadas ocasiones, algunas villas carpetanas sin ser de una especial relevancia o tamaño, van a presentar unas instalaciones termales de grado medio, tal como ocurre en la villa de lasTamujas, en la provincia de Toledo. 

Otras villae carpetanas como la situada en Rielves (Toledo) o la importante villa romana de El Val, en la ciudad de Complutum, presentan instalaciones termales, cuya cronología inicial parece fijarse en el siglo IV d.C. En la estructura constructiva de la villa de El Val, se puede apreciar el esquema de unas termas, en cuya parte central, se distinguía un hipocausto perfectamente diferenciado, en torno al cual se hallaron restos de cañerías. Otra villa carpetana, localizada en Carranque (Toledo) presenta junto a la mansión del propietario, unas termas y un gran edificio de planta basilical. 

Este área de la Meseta meridional, donde se situaban las ν Mae carpetanas, era un área fértil, donde la producción agrícola, podía ofrecer buenos rendimientos. Sabemos por las referencias de los autores clásicos , que el territorio carpetano, presentaba cultivos como la vid, y el olivo, que no se daban debido a un mayor rigor en el clima, en la Meseta Septentrional. Los cereales (cebada, trigo), la vid y el olivo serían los principales cultivos, que presentarían los fundus, en los que se insertarían las carpetanas. 

Probablemente en estos establecimientos, va a ver una tendencia progresiva a ir reemplazando el cultivo de cereales, por otros cultivos de mayor rendimiento, sobre todo la vid y el olivo. Durante el dominio romano, aquellas que fueran fundamentalmente casas de labor, también intervendrían en el cometido de la fabricación de aceite. También algunas villas del área carpetana, muestran dependencias, que pudieran estar en relación con diversas actividades agropecuarias. 

Así la villa bajoimperial de Tinto Juan de la Cruz (Pinto, Madrid)18 , presenta en su zona mas oriental, una estructura rectangular, dividida al menos en dos estancias, cuya finalidad quizás haya que ponerla en relación con el almacenamiento de grano. La zona mas occidental de esta villa, presenta dos edificios articulados en torno a un pozo. El hallazgo de una pileta en este área, nos puede indicar posible utilización de esta zona, para labores de servicios agropecuarios. 

También actividades como la cría de caballos, quizás podrían tener cabida en estas villas romanas de la Meseta Sur. En este sentido, debemos tener en cuenta la aparición de una pintura mural en la villa romana de el Val en Complutum, en la que aparece un auriga conduciendo su cuadriga. De esta misma villa, procede un mosaico con una temática similar. Estas manifestaciones artísticas, junto a la existencia de establos en este establecimiento, nos indican la probable cría de caballos para carreras, como una de las actividades mas importantes de este complejo .

 El caballo probablemente seria utilizado como elemento de competición y lúdico en las carreras de circo, en el área carpetana. En otras ocasiones, en estas villae carpetanas se utilizaría la ganadería bovina o asnal, en actividades relacionadas con el transporte terrestre de carga. En este sentido en la villa de Villaverde Bajo, se ha encontrado fragmentos de un carro, probablemente del tipo Cisium, que era un vehí- culo ligero de dos ruedas, tirado por dos animales . 

También las villae carpetanas, al igual que las del resto de la península, pudieron tener dependencias dedicadas a trabajos o manufacturas artesanales. La producción artesanal de estas villae, no necesariamente iría dirigida al autoconsumo o a una primera transformación de los productos agrarios.

En la Meseta Sur, sólo disponemos de indicios de posibles talleres de este tipo de producción cerámica, en Pantoja y Castillo de Bayuela (Toledo). En la villa bajoimperial de Valdetorres del Jarama (Madrid), han aparecido fragmentos cerámicos de Terra sigülata hispánica tardía, junto a cerámicas paleocristianas grises. También esta presente en este asentamiento, cerámica vulgar de cocina, con formas tradicionales de platos, cazuelas, ollas, etc. 

Finalmente la villa bajoimperial de Rielves, ha ofrecido en prospección, algunos fragmentos de sigülata, entre los que destacan dos platos de cerámica sigülata clara "D", de época bajoimperial29 . En algún caso, como en la villa bajoimperial de Valdetorres del Jarama (Madrid), además de los fragmentos cerámicos hallados, se constata también desde un punto de vista numismático, la aparición de aproximadamente dos docenas de monedas, que cronológicamente abarcan desde momentos preconstantinianos hasta fines del siglo IV d.C.30 .

 La presencia de villae romanas en el área de la Meseta Central durante época bajoimperial, también va a suponer la realización de importantes mosaicos, que pavimentaban las zonas residenciales de estos establecimientos, por parte de diversos talleres musivarios. Así en la importante villa de Materno en Carranque (Toledo), se documentan una importante cantidad de mosaicos de tema mitológico, realizados por dos talleres diferentes. 

De uno de ellos, conocemos parcialmente a través de una inscripción hallada en el cubiculum principal de esta villa, el nombre del dueño: Mas... nus y también el del pintor que los realizó Hirinius. Este dato nos indica una cierta especializaron del trabajo, al existir de un lado un pintor, quizás no dedicado en exclusiva a la elaboración de cartones para mosaico y junto a él un equipo, formado por un numero impreciso de artesanos, dirigidos por el jefe del taller, que se ocuparon de preparar los suelos, su nivelación, la elaboración y colocación de teselas, etc.

Este taller probablemente realizo el mosaico de la Metamorfosis del cubículo de Materno, así como también el del oecus de la mansión y el de su antesala. Un segundo taller que firma como IVL. PRVD, es probable que realizara los mosaicos del núcleo principal de la villa. En relación a esta villa, debemos señalar que en ella se documentan prácticamente todos los diversos tipos de mosaicos, que se daban en época romana: opus tesselatum, opus signinum, opus sectile, etc. 

También en la importante villa bajoimperial de Rielves (Toledo) , han aparecido importantes mosaicos de carácter geométrico, con decoración de meandros, sistemas de octógonos, hexágonos, etc. Se han recuperado en esta villa 19 mosaicos, cuyos diseños corresponden en su mayoría a cartones de origen norteafricano, si bien no falta la temática nórdica, gala y germana de hexágonos, estrellas de David etc. 

El triclinium de esta villa de Rielves, contiene también un mosaico figurado, que representa a dos parejas de figuras armadas. De otra parte, en la villa romana de lasTamujas (Malpica de Tajo) han aparecido en diversas estancias, algunos mosaicos geométricos, con peltas y un mosaico de octógonos32 . También en la localidad toledana de Cabanas de la Sagra, se han descubierto abundantes fragmentos de mosaico, que debían proceder de una villa romana33 . El campo de este mosaico esta formado por cuadrados y rectángulos, limitados por una doble fila de teselas negras. En su interior, se desarrollan diversos motivos geométricos que se alternan, como círculos secantes, nudos de Salomón, peltas derechas y acostadas, etc.

Este pavimento musivo, esta datado aproximadamente en el siglo IV d.C.y presenta similitudes con los encontrados en las villas de los Quintanares (Soria) o Almenara de Adaja (Valladolid). También en la Vega Baja de Toledo, se ha hallado un mosaico octogonal de gran calidad técnica, que decoraba el suelo del triclinium de una villa.

En la parte central del emblema, aparece una fuente con peces y en torno a ella, una orla floral con frutos y diversos círculos concéntricos, adornados por roleos y trenzas. En este mosaico también aparece una representación de las Estaciones, como figuras simbó- licas de la renovación de la naturaleza.

En el término de la Alberquilla, próximo a Toledo, han aparecido algunos mosaicos , que probablemente pertenecerían a una villa romana. Uno de estos mosaicos, presenta una representación de un entablamento arquitectónico en su parte inferior, y se data a fines del siglo IV o inicios del V d.C. En otra habitación de esta villa, otro mosaico presenta una serie de imbricaciones, que rodean una zona con cuadrifolios tangentes. Su datación es similar al mencionado anteriormente. Otra villa romana del área carpetana, en la que han aparecido un numero importante de mosaicos, es la situada en la localidad de Alcázar de S.Juan. Los mosaicos de esta villa, presentan una decoración a base de motivos vegetales y geométricos (cuadrados, rombos, y hexágonos) .

Es probable que el cuadro central de este pavimento, actualmente perdido, fuera de carácter báquico y probablemente en él, se situaría una crátera o el propio Dyonisos apoyado en algún sátiro . Los mosaicos de esta villa, presentan una fuerte influencia norteafricana. Además de los mosaicos realizados por diversos talleres, se constata también en algunas villae carpetanas bajoimperiales, la presencia de diversas estancias con pintura mural.

En algunos casos como en la villas de Rielves o de Puente de la Olmilla, los mosaicos nos indican unas importantes influencias culturales y artísticas entre esta zona y el norte de África. También debemos señalar, que territorios como la Meseta septentrional y meridional, así como parte de Lusitania en la que predominan estos grandes latifundios en época bajoimperial, presentan características comunes en la temática y técnica de los mosaicos. 

Es interesante destacar, el hecho que una villa como la de Materno en Carranque, presenta materiales lujosos en la construcción de algunos de sus edificios, como el nácar, el marfil o el mármol, que necesariamente tenían que ser importados de otras zonas del Imperio. 

Estos materiales suntuarios, nos indican la importancia y lujo, que alcanzaron algunas de estas villas carpetanas.

En conclusión, en relación a las villas carpetanas bajoimperiales, podemos señalar su importancia no sólo en lo relativo a las actividades de carácter agrícola, ganadero (cría de caballos y otras especies), y a la producción artesanal, sino que debemos también constatar su importancia en base a los importantes pavimentos musivos y piezas escultóricas que contienen, que constituían una parte substancial en la decoración y embelleciendo de estos establecimientos.

http://gredos.usal.es/jspui/bitstream/10366/73522/1/Las_villas_carpetanas_en_el_contexto_de_.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...